¿Qué es la intertextualidad y cómo afecta a tu escritura?

Si crees que has tenido una idea mega original para tu novela o un argumento novedosísimo nunca antes visto, déjame que te dé una mala noticia. Todos los temas y argumentos están ya contados desde la tragedia griega porque somos herederos de una larga tradición de historias, orales y escritas, que están en la memoria colectiva, en el acervo cultural de nuestra especie. Por eso cuando escribes, estás dialogando y conectando con otros autores del pasado y el presente, con referencias textuales que, quieras o no, están en tu inconsciente.

De estos vasos comunicantes de la literatura hablo en este vídeo-post. También te cuento cómo puedes superar la mala noticia de que en el siglo XXI ya está todo escrito. 

Diálogo entre textos

La intertextualidad es la relación que un texto, oral o escrito, mantiene con otros textos, ya sean contemporáneos o históricos. El conjunto de textos con los que se vincula explícita o implícitamente constituye un tipo especial de contexto, que influye tanto en la producción como en la comprensión del discurso.

Por tanto, la literatura son vasos comunicantes, los textos del pasado influyen en los del presente y estos a su vez en el futuro. Es un diálogo continuo entre autores.

Como ejemplos de esta dependencia mutua entre enunciados podemos encontrar las citas o los epígrafes que son alusiones directas a otros textos dentro de una nueva obra. Pero implícitamente, cualquier texto del pasado se ve influido inconscientemente por todas las referencias y lecturas que ha hecho su autor/a. En otras palabras, escribimos lo que hemos leído.

¿De dónde surge este concepto?

Los orígenes del concepto de intertextualidad están en la obra del filólogo ruso M. Bajtín. Este autor, durante el segundo tercio del siglo XX, publicó una serie de trabajos sobre teoría de la literatura. En ellos reflexionó sobre el carácter dialógico que tiene todo discurso. Según defiende Bajtín, todo emisor ha sido antes receptor de otros muchos textos, que tiene en su memoria en el momento de producir su texto, de modo que este último se basa en otros textos anteriores. Con ellos establece un diálogo, por lo que en un discurso no se deja oír únicamente la voz del emisor, sino que convive una pluralidad de voces superpuestas que entablan un diálogo entre sí.

Todo está escrito dentro de un marco cultural

Toda obra se produce en el seno de una cultura que cuenta con una larga tradición de textos, que poseen unas características determinadas en cuanto a su estructura, temática, estilo, registro, etcétera. Este conocimiento textual compartido forma parte del acervo común de la comunidad lingüística, y por ello se activa cuando un emisor produce un texto, así como también cuando su receptor lo interpreta. Por ejemplo, ante la fórmula [Érase una vez], cualquier hispanohablante identifica que el género al que pertenece al texto (a priori) es el cuento infantil.

Hay que tener en cuenta que la intertextualidad puede incidir en la comprensión de un texto, bien constituyendo un obstáculo, bien un apoyo. Porque ese texto está inmerso en una cultura que debemos conocer para interpretarlo. En España, por ejemplo, somos herederos de la tradición grecolatina. Los temas y argumentos de la tragedia griega se van repitiendo a lo largo de los siglos y dialogando con otros autores en diferentes épocas.

Reflexiones sobre la intertextualidad

Y todo lo anterior me lleva a dos reflexiones:

1. La primera, cuando me dicen mis alumnos de las mentorías, pero Nuria, entonces si está todo contado, ¿cómo ser original? Pues si todos los argumentos están ya contados, la originalidad radica en la forma de contarlos, en adaptarlos a nuestra época y darles la vuelta a través de nuestra voz y nuestro estilo personal.

2. Y la segunda, la importancia de buscar la inspiración en otros textos. ¿Cómo han contando otros autores lo que yo quiero contar? ¿Cómo lo cuento de forma distinta? Por eso cuando alguien me dice que escribe, pero que no lee para no sentirse influenciado, me quedo como la vaca mirando al tren: ¡Pero si ya estás influenciado, es imposible no sentirse influido por otros autores! Entonces no me creo que esa persona sea escritor. Es como el pianista que no va a conciertos o el pintor que no ha pisado el Museo del Prado o cualquier otra pinacoteca del mundo. El diálogo con otros autores es siempre constante y sirve de inspiración, ¡ojo, no de plagio! que eso está feísimo. Lee, lee y lee, no tengas miedo de contaminarte.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre qué la intertextualidad y cómo afecta a tu escritura. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

 

Si te ha gustado, me harás muy feliz si me dejas un comentario y más si lo compartes.

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Email

2 responses on "¿Qué es la intertextualidad y cómo afecta a tu escritura?"

  1. Hola Nuria:

    Es lo que siempre he pensado, que desde Homero hasta ahora está todo escrito y que, si no fuera por los libros de caballería, Cervantes no hubiera escrito su Quijote. Y se puede ser superventas sin ser absolutamente nada original, como Javier Castillo.

    Un saludo cordial,

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás te interese:

newsletter Nuria Sierra. boletin semanal escritores, libros

NEWSLETTER

Pasión por la escritura

login academia nuria sierra. academia para escritores

Academia

NURIA

SIERRA