Entradas

¿Hay que tener talento para ser escritor?

¿Hay que tener talento para ser escritor? ¿O todos llevamos ya un potencial escritor/narrador en nuestro interior? Esta es una pregunta que me envió un seguidor de mi página de Facebook y que me ha permitido reflexionar en este vídeo- post sobre un temazo como el talento.

Hace 9 años estudié un Master de Coaching y Gestión del Talento enfocado al área de Recursos Humanos y desarrollo de personas en las empresas. Nos daban una definición de talento muy similar a la que puedes encontrar en el diccionario de la RAE:

“Especial capacidad intelectual o aptitud que una persona tiene para aprender las cosas con facilidad o para desarrollar con mucha habilidad una actividad.”

Creo que esta definición se queda algo corta porque solemos asociar el talento a las artes creativas: pintura, escritura, interpretación, baile, canto… Pero hay talentos científicos, matemáticos, arquitectónicos… Y ahora se está empezando a poner en valor un talento esencial para nuestras sociedades actuales: el talento emocional. La capacidad para gestionar nuestras emociones que tiene mucho que ver con la empatía, con ponerse en el lugar de los otros y, por tanto, con la capacidad para escribir.

Tengo que decir que ese Master fue muy útil, no solo para mi trabajo con escritores/as en el proceso de construcción de su obra. También cuando leo borradores de novelas, dado que se trata de descubrir si el estilo, la voz y la mirada de ese autor/a son lo suficientemente atractivos como para ser publicado/a. O sea, si tiene talento.

¿Talento innato o aprendizaje?

En este vídeo te vas a encontrar con los siguientes contenidos ampliados:

    1. Todos nacemos con un talento innato para hacer algo de manera diferente y extraordinaria. De niños sabemos cuál es nuestra pasión, aunque la educación y formación reglada nos hacen olvidar esos talentos. Hay personas que los descubren cuando ya son mayores. Esa pasión tiene que ver con el concepto de “flow”, de fluir. Algo que haces muy bien y que podrías estar haciéndolo siempre. Por ejemplo, cuando estás escribiendo, pierdes la noción del tiempo y del espacio.
    2. El talento para escribir tiene que ver con la mirada, con el punto de vista. Con la forma única en la que cada uno vemos la vida. Como dijo el escritor portugués Gonçalo Tavares en un curso al que asistí en Sevilla:“La escritura tiene mucho que ver con el esternocleidomastoideo, el músculo que te permite girar el cuello y cambiar tu punto de vista”.
    3. Todos llevamos un narrador dentro. Porque todos miramos la vida de una manera diferente. Es posible enseñar la técnica y desatar las palabras de nuestro interior. Pero también hace falta tener una pasión enorme por la escritura relacionada con la emoción y la sensibilidad de cada uno. Eso es bastante difícil de enseñar y de aprender. Aunque sí se puede desarrollar la mirada gracias a la perseverancia y al entrenamiento del punto de vista.

Así que a Darío, el chico que me hizo esta consulta, le contesté que las dos cosas son ciertas: hace falta talento para escribir pero la mirada y la técnica puede trabajarse cuando en tu interior palpita la pasión de un escritor. Ahora dale al play y déjame en tus comentarios la idea que tú tienes sobre lo que es el talento:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Vídeos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

4 objetivos para perseguir en la escritura

Hace unas semanas conocí a una persona y nos pusimos a hablar sobre nuestras profesiones. Cuando le conté que yo era escritora, lectora profesional y asesora en procesos de escritura, me comentó:

“- He escrito un texto, ¿puedo enviártelo para que lo leas? – Sí, claro, pero ¿qué necesitas de mí? – Me gustaría que me dijeras si es bueno o no, darme algún consejo o recomendación”.

Le comenté que me lo leería, pero que reflexionara sobre los objetivos que quiere conseguir con ese texto, o en general cuando escribe. Porque a priori, con un solo folio no puedo valorar si merece la pena o no… y según para qué, según sea lo que persigue el/la autor/a. Es difícil dar un consejo tan a la ligera.

Así que esto me hizo reflexionar sobre qué buscamos los que estamos enfermos de palabras cuando escribimos. En este vídeo te comparto los 4 objetivos que, según mi experiencia de estos años, son los que persiguen todos aquellos que escriben, ya sea por afición o profesionalmente:

  1. Ser leído. Todos los que escribimos queremos ser leídos por alguien, compartir nuestras emociones plasmadas en el papel, llegar al otro y comunicarnos a nivel profundo con nuestros lectores. Incluso el/la que escribe un diario, tiene el secreto inconfesable de que alguien lo encuentre y se lo lea.
  2. Publicar. Este es uno de los grandísimos objetivos de un escritor. Salir del círculo de lectores de tu familia y amigos y llegar cada vez a un público más amplio y desconocido, ya sea a través de la autoedición o de las editoriales “tradicionales”.
  3. Forrarse. Ummmm… en fin… si persigues este objetivo, mejor dedícate a otro sector profesional. Si bien es cierto que hay escritor@s que viven de la escritura, hacer dinero a espuertas y vender bestsellers como churros, es la realidad de unos pocos mortales. Y estoy segura de que en ese nivel monetario, los escritores que, digamos “están forrados”, no persiguen ya ese objetivo sino el siguiente.
  4. Disfrutar. Si no puedes dejar de escribir, disfruta del proceso. Fluye e invierte las horas muertas en crear tu ficción, tu mundo, tus historias. La escritura es un proceso, no un fin sí misma. Disfruta del aprendizaje, de los errores, de los aciertos. Y escribe sin parar.

Para saber qué consejo le di a la persona con la que tuve esta charla, dale al play y déjame en los comentarios algún objetivo más que se te ocurra o que tú te plantees a la hora de escribir:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Vídeos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Escribes? Eres un bicho raro

Seguro que si te encanta escribir, has escuchado esta expresión en más de una ocasión: eres un bicho raro. O también estas otras: ¿Por qué te dedicas a escribir si no sirve para nada? ¿Por qué no haces algo más práctico y útil?  Los que somos de Letras hemos vivido alguna vez ese desprestigio, y sobre todo, nos hemos sentido incomprendidos por nuestro entorno social.

Cuando era niña, tod@s mis amig@s sabían lo que querían ser de mayores, profesiones concretas como abogado, enfermero, médico, ingeniero, veterinario… Pero yo no sabía qué quería hacer en la vida. Era algo abstracto e inespecífico como escribir, contar historias, hacer redacciones sobre un tema, estudiar la vida de los escritores… O sea, te vas a morir de hambre, me decían y me miraban con pena.

Si te has sentido así alguna vez, en este vídeo te comparto dos argumentos, fruto de la reflexión y de mi trabajo de años, para sacudirte ese “sambenito” del bicho raro. Si le das al play, te vas a encontrar con:

  1. No te hace falta ninguna validación social. Durante 17 años trabajé en un banco en el departamento de Marketing, luego en Gestión de Contenidos y Redes Sociales. Y los que trabajábamos allí teníamos la sensación de que no hacíamos nada útil, de que el dinero lo hacían los trabajadores de las sucursales que estaban de cara al público y cobraban las comisiones. Así que siempre teníamos que justificar cada campaña o movimiento que hacíamos, hasta el último euro que invertíamos. Después de todo ese tiempo, cuando ya me fui de aquel trabajo pensé, pero ¿por qué necesito la aprobación de nadie? Hago mi trabajo, aporto valor y punto. Si no puedes dejar de escribir, sigue, da igual lo que diga el resto del planeta. ¿Acaso tiene que importarte?
  2. Inventar historias es un don. Eres un privilegiad@, heredero de una larga estirpe de creadores de palabra que se remontan a los tiempos de las cavernas. Así de rimbombante como suena. Porque contamos historias desde las pinturas de Altamira. Las historias nos han servido para crecer como especie, para mantener unida a la tribu, para transmitir valores y cultura. Todo es relato y la ficción seguirá siendo importante en el futuro. Que se lo digan a Benioff y a Weiss, los guionistas de Juego de Tronos… Después de 8 temporadas, hay una petición en Change.org con más de 1.400.000 firmas que piden cambiar el final.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Vídeos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Por qué no se vende tu libro? Obstáculos y oportunidades

“Mi libro no se vende, ¿por qué será?” es una pregunta que se hacen muchos escritores noveles y autores que están empezando a promocionarse en Internet. Como lectora profesional, leo unos 50 manuscritos al año. Me da la sensación de que todo el planeta está sentado frente al ordenador pariendo y pariendo novelas, libros de relatos, biografías, ensayos…

Hace unos meses me escribió un autor de literatura infantil que tiene un libro autopublicado, para contarme que hacía muchísimos esfuerzos pero que no se vendía. La editorial no le estaba apoyando, y aunque su libro era muy interesante, no alcanzaba la difusión suficiente para llegar a las editoriales ni a los lectores. Y hace poco, un poeta ecuatoriano, me escribió para contarme prácticamente lo mismo. A todos les hablo de los obstáculos y oportunidades que he identificado en el panorama editorial actual.

En el vídeo te comparto esas 5 razones por las que creo que es tan complicado vender libros y las oportunidades que las nuevas tecnologías nos brindan para usarlas en nuestro favor. Si le das al play, te vas a encontrar con:

La forma de hacer las cosas ha cambiado…

…y tú no te has dado ni cuenta. Soy así de sincera, lo digo sin tapujos. Tú te desplazas en un tren a vapor y ahora un dron te trae el pan a casa. Debido a la transformación digital y al desarrollo de las Redes Sociales, el mundo editorial ha cambiado radicalmente en los últimos años. La entrada en el mercado de editoriales de autopublicación y de plataformas tipo Amazon y similares, ha provocado que la audiencia esté muy atomizada. Y que las grandes editoriales «de toda la vida» hayan modificado sus criterios de publicación.

«Busco un agente o una editorial tradicional, como las de antes»…

…me comentan algunos autores. Y les digo, vale, sube a mi máquina del tiempo y viajemos al pasado. Quedémonos sentados en el sofá de tu casa a ver si entra por la puerta un editor que quiera publicar tus cuentos. Como le pasó a Grace Paley en los años ’50.

Al mercado saturado y al aumento del número de impactos informativos que recibe la audiencia cada día, se une la falta de apoyo al escritor por parte de las editoriales que no pueden asumir una oferta cada vez más amplia. Los agentes editoriales también están en la misma situación, buscando voces nuevas que se diferencien, que no sea «más de lo mismo». Pero tienen tal acumulación de representados que es difícil de gestionar tanta oferta cuando se publican 1.565 libros a la semana (cifras de la Federación de Gremios de Editores de España ¡¡en 2016!!).

Diferénciate con tu marca personal

Por eso, se hace cada vez más necesaria la participación activa de los autores en la promoción de sus libros. La utilización de estrategias de marketing, publicidad y visibilidad en Redes Sociales con el fin de dar a conocer la obra propia e incrementar las ventas. Incluso los autores que publican con grandes editoriales comerciales y que manejan muy buenas cifras de venta, tienen internamente tanta competencia entre sus propios compañeros de editorial, que no da tiempo a hacer campañas extensas. Ellas y ellos mism@s tienen que mover y gestionar sus Redes Sociales (o contratar a un Community Manager) y hacer las promociones de sus libros en Facebook y Twitter Ads.

Si quieres acercarte a las editoriales y que un agente te represente, primero tendrás que mostrar tus diferencias, ser visible. Hacerte querer, comunicarte con tu audiencia, fidelizarla y más tarde, presentar unas cifras de ventas. Es un camino largo y perseverante, lo sé, y no existen atajos, ni fórmulas mágicas. Se impone más que nunca que investigues sobre tu marca personal, la manera en que los demás te están percibiendo, la huella que dejas en tus lectores, lo que los otros dicen de ti en las reseñas, blogs, páginas especializadas…

«Es que les envío mi libro por messenger y me marcan como spam»

Por mi trabajo como lectora, recibo solicitudes de amistad en las Redes que inmediatamente después de aceptar, me envían su libro para que me lo lea. ¿Cómo va a comprar tu libro cualquier persona, si lo primero que haces es enviarle publicidad? Ehhhh, ¿tú quién eres y por qué entras en mi casa sin permiso? ¿No te recuerda a los antiguos vendedores de enciclopedias?

No puedes llegar a casa de otra persona que no te conoce de nada a meterle tu novela por los ojos. Esta práctica bastante fea y, por desgracia, muy común, me recuerda a cuando trabajaba en una sucursal bancaria. De eso hace unos 20 años… Como era la más joven, la pringada y la última en llegar, me mandaban a hacer puerta fría, a recorrer las calles en busca de locales que quisieran cambiar de TPV. Pasé tardes enteras – otoñales e invernales – entrando en tiendas a contar mi rollo. ¿Y sabéis el resultado? Menos cero. ¿Por qué? Porque nadie me conocía, ¿cómo iban a confiarme su dinero?

El punto de despegue en mi carrera de looser vendedora se produjo en una tienda de antigüedades. Me encantaba aquel sitio. Entraba para curiosear, para toquetear las preciosidades restauradas, sin venderle nada a la dueña. Comencé a ir todas las tardes, a interesarme por su trabajo, por su vida…No recuerdo cuántas semanas tardó en cambiar el TPV por el de la entidad en la que yo trabajaba y en abrir un Plan de Pensiones, pero supongo que fue el mismo tiempo que en confiar en mi… Primera regla de oro en el mundo digital: No puedes vender nada antes de que te conozcan, de que confíen en ti.

Traza un plan digital

Y para finalizar, la Gran Verdad: Si no estás dispuesto a invertir tiempo o dinero – o más bien las dos cosas – en conocerte a ti y a tu audiencia, en tener conversaciones con tu público, en mantenerte al día en las Redes Sociales, lo vas a tener tremendamente complicado.

Porque esto va de tener un plan estratégico y de llevar a cabo todas las acciones tácticas que estén en tu mano para alcanzar tus objetivos de visibilidad y venta. Si no tienes tiempo para formarte porque no conoces bien el lenguaje online, o lo tuyo es escribir y punto, te recomiendo que busques a un profesional que lo haga, si de verdad estás comprometido con la difusión de tu obra.

Ser constante es otra de las reglas de oro. No vale publicar hoy 10 entradas y dejar tu mundo virtual abandonado un mes. Hay que estar siempre, sin agobios y sin estar todo el día pegado al móvil o al ordenador. Se trata de organizar tus comunicaciones, por ejemplo una vez a la semana, y utilizar herramientas de programación. Ahorrarás muchísimo tiempo y no tendrás que preocuparte de ¿qué publico hoy?… hoy no he publicado nada… ¿y mañana? De verdad, déjate de sufrimientos inútiles que no sirven para nada. Vale más que dediques 2 horas a la semana a programarlo todo y te olvides.

Dime en los comentarios si se te ocurre algún obstáculo más y cómo se puede solucionar. Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Posts relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Por qué es importante ser visible en redes sociales?

Hace unos meses mientras comía con una amiga escritora, hablábamos sobre las redes sociales y la continua exposición a los medios. Me comentaba que sentía pereza y rechazo a la visibilidad social. Porque a ella lo que le gustaba era escribir, publicar y poder llegar cada vez a un público más amplio. Pero sin tener que estar siempre exhibiéndose, sin tener que airear su vida… solo pasear a sus perros y escribir. Nada más. “Quiero ser como Salinger”. Me quedé mirando el plato que compartíamos y le pregunté “¿De verdad crees que en 2019 puedes y “debes” ser como Salinger?”

No sé por qué razón el autor de “El guardián entre el centeno” intentó, después de publicar su única novela, escapar a la presión mediática y huir por todos los medios de la atención que el público le requería. «Los sentimientos de anonimato y oscuridad de un escritor constituyen la segunda propiedad más valiosa que le es concedida». Quizá esta frase le sirvió como excusa en los años ‘70 pero a día de hoy, la visibilidad y la transparencia que nos brinda internet hacen que sea imposible esta huida.

Supongo que debajo de ese rechazo a la exposición hay muchas razones ocultas. Aunque desde mi experiencia, creo que las principales son el miedo a mostrarnos, el qué dirán y el desconocimiento de cómo funcionan los medios sociales. Normal, ¿quién no ha sentido pánico al subirse a un escenario por primera vez?

Pero dejemos a un lado las razones para no mostrarnos y resolvamos las preguntas: ¿por qué es importante estar presente en las redes sociales? ¿Para qué le sirve a un escritor la visibilidad? En el vídeo te comparto cinco razones por las que creo que, si te quieres dedicar a la escritura, es mejor que sepas manejar con cierta soltura tus redes sociales.

En el vídeo te vas a encontrar con:

Razón nº 1. Cuenta tu historia

Quieras o no, van a hablar de ti, sobre todo cuando eres un escritor con cierto recorrido y visibilidad pública. Cuenta tu historia como tú quieres antes de que los demás digan lo que les de la gana.

Razón nº 2. Evita crisis de reputación

Ser dueño de tu comunicación te permite controlar las posibles crisis de reputación online que puedan surgir, los “haters” que andan sueltos, y estar preparado frente a posibles críticas tanto sobre tu trabajo como sobre ti mismo. Asúmelo, no puedes gustar a todo el mundo.

Razón nº 3. Fideliza a tus lectores

La gente quiere saber de ti, quiere conocer a la persona que está detrás de esas páginas que les han hecho vibrar, de esa novela que les ha cambiado la vida, de ese personaje que es como si fuera de su familia. Con esto no digo que haya que mostrar toooooda tu vida al detalle (o sí, tú decides hasta dónde quieres llegar) pero es importante tener un plan de contenidos organizado que equilibre la promoción (presentación del libro, encuentros literarios, charlas, reseñas…) con la vida personal y sobre todo con compartir el trabajo y las publicaciones de otros escritores.

Razón nº 4. Crea vínculos

Si solo hablas cuando tienes un libro nuevo y lo estás promocionando, la gente va a sospechar – y con razón – de que solo te interesan para venderles tu producto. Pero que no tienes nada más que decir. El diálogo con los lectores debe ser constante, desde la transparencia y la sinceridad. Al final se trata de crear relaciones, establecer vínculos aunque sean digitales.

Razón nº 5. Marca personal

Este punto da para un millón de entradas en el blog. Pero resumiendo, la marca personal es la huella que dejas en los demás. Tiene que ver con la reputación, la credibilidad, la emoción que despiertas en los otros. Promover tu imagen y tus valores a través de una comunicación constante, te permite expandirte y crear relaciones más estrechas con tus seguidores y lectores.

Ahora dale al play y dime en los comentarios si se te ocurre alguna razón más para tener presencia digital y visibilidad en redes sociales.

Posts relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Cuál es el secreto para escribir la gran novela?

Todos los escritores, tanto los noveles como los más experimentados, buscamos el secreto, la fórmula mágica, la píldora maravillosa que nos permita escribir esa gran historia que tenemos en la cabeza. Pero, ¿existe ese secreto? ¿Está al alcance de todos?

En este vídeo te comparto 4 claves que creo que son fundamentales para triunfar con tu escritura y escribir esa novela que te está obsesionando.

Primera clave. Conocer las reglas gramaticales y ortográficas

Aunque te parezca muy básico y elemental, en mi trabajo como lectora profesional todavía me encuentro manuscritos y borradores de novelas que tienen faltan gramaticales y ortográficas. Cuando las veo, me sangran los ojos y no sigo leyendo. De verdad, créeme. No hay excusa para poner faltas, sobre todo porque tenemos a nuestra disposición programas y herramientas que solucionan este problema. Y si dudas en una palabra, nada como acudir al Diccionario de la RAE. Conocer las reglas del idioma en el que escribes es una cuestión de respeto y atención.

Segunda clave. Leer, leer y leer

Al igual que no me creo a un escrit@r que ponga faltas de ortografía, tampoco me creo a uno que no lea. Para escribir hay que hartarse de leer todo tipo de géneros. Y cuanto más alejados de tu forma de escribir, más enriquecedor es. Además te puede servir de ayuda para ver cómo otros autores han resuelto una escena parecida a la que tú te enfrentas. Si quieres darle un tono lírico a tu prosa y utilizar el lenguaje de forma insólita, lee poesía.

Tercera clave. Entrenar la capacidad de observación

La literatura es una mirada sobre las cosas, un punto de vista sobre lo que te ocurre cada día. Por eso es importante entrenar la capacidad de observación. Meterse en la cabeza de un personaje que piensa de forma muy distinta a ti supone un ejercicio de empatía y de manejo de la atención a los detalles. Mantente siempre curioso y anota lo que te resulte interesante, desde fragmentos de conversaciones hasta la forma de un charco después de la tormenta.

Cuarta clave. Trabajo, esfuerzo y dedicación constante a lo largo de años

Las tres claves anteriores solo se consiguen con tesón y constancia. La escritura es un proceso, no un resultado en sí misma. Para alcanzar tu propia voz, tu estilo diferenciador, necesitarás escribir y leer durante años. Hasta los autores más famosos confiesan que no existe un secreto para escribir, solo el trabajo continuado. Es cierto que hay una serie de pautas que pueden predecir el éxito de una novela. Pero la realidad es que nadie conoce el secreto. Y esperemos que la escritura siga siendo siempre un enigma.

Ups, siento haberte hecho un pequeño spoiler del vídeo. Espero que sigas dándole al play y dime en los comentarios si crees que hay algún secreto para escribir la grandísima novela. Por favor, no te lo quedes para ti.

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

Los atajos en la escritura no sirven para nada

¿Estás buscando atajos en tu escritura? ¿Fórmulas mágicas que te conviertan en tu escrit@r favorit@ de la noche a la mañana? Pues siento decirte que en la escritura, como en muchas facetas de nuestra vida, los atajos no existen. No llevan a ninguna parte. Si alguien te vende que puedes escribir como los grandes de la literatura en dos semanas, desconfía. La escritura exige trabajo, dedicación, esfuerzo y mucho tiempo, tiempo que no le vas a poder dedicar a otras actividades o personas… No puedes pretender escribir como Alice Munro o Cortázar en cuestión de días. Llegará un momento en el que encontrarás tu voz, tu estilo y la forma de contar tu visión de la vida a través de tus relatos, pero es un proceso de años escribiendo, corrigiendo y leyendo.

En este vídeo te doy dos argumentos por los cuales creo que en la escritura los atajos no sirven para nada.

Primer argumento: Necesitas crecer para merecer

Esta es una ley universal, la del equilibrio y la compensación. Imagínate que la escritura es ir subiendo una escalera, pasando de un peldaño al siguiente. Y no te puedes saltar ninguno. No puedes ir del nivel 1 al nivel 5 de la noche a la mañana. Es como el caso de aquella persona que le toca la lotería, de repente se ve con chorrecientos mil millones en su cuenta y al año se los ha gastado. Esa persona ha pasado del nivel 1 de “pobreza” al nivel superior de “riqueza” sin formarse en finanzas, sin gestionar con cabeza ese dinero, sin pasar por todos los peldaños del esfuerzo y el trabajo que cuesta ganar esos euros.

Cuanto más escribes, corriges y lees, más vas subiendo en esa escalera, en esos niveles. Si pretendes publicar la obra maestra sin escribir y sin leer todos los días, olvídate. Todos queremos el resultado pero la realidad es que no estamos preparados para el trabajo y la energía que conlleva ese proceso.

Segundo argumento: La escritura no es un fin en sí misma, es un proceso

La escritura es una inversión de tiempo y dedicación. El resultado no importa, lo que importa es el/la escritor/a en el que te conviertes en ese proceso a lo largo de los años gracias a la formación y al aprendizaje de nuevas habilidades. Porque subir peldaños supone gestionar nuevos problemas: no son los mismos problemas los que se tienen en el nivel 1 de escritura que en el nivel 30. Y aunque te conviertas en un escrit@r reconocido y consagrado, tendrás otros problemas del nivel “maestro del universo”, pero problemas. Porque la vida es eso, ir resolviendo problemas de diferentes niveles mientras vas transformándote.

Si escribes una novela y la rechazan todas las editoriales a las que la envías, escribes otra, o un libro de relatos, o un ensayo, o una saga completa… De lo que se trata es de escribir independientemente del resultado. Es la única forma de que ese resultado que deseas llegue. Porque ya sabes que es una ley universal.

Ahora dale al play y dime en los comentarios si crees que hay algún atajo infalible para escribir como Alice Munro de la noche a la mañana. Por favor, cuéntamelo.

Vídeos relacionados:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.