Entradas

¿Cómo escribir tu página de «Quién soy» con storytelling?

Si te gusta escribir, es interesante que tengas una web, no solo para dar a conocer tus libros o para compartir los artículos de tu blog. También puedes utilizarla para desarrollar tu marca personal, para contar quién eres, qué haces y cómo lo haces. Porque, de verdad, créeme, nada conecta más con tus lectores que una buena historia personal. Se trata de empatizar con ellos, de hacerles sentir algo distinto para que se enganchen a tus artículos y libros. En este vídeo-post te comparto ¿cómo escribir tu página de «Quién soy» con storytelling?

No solo te cuento la teoría, también te pongo el ejemplo de mi propia página y te destripo los secretos para escribirla. La puedes leer aquí antes de seguir con el post y de ver el vídeo.

En un artículo anterior te hablaba sobre el arte del Storytelling. En él comentaba que sirve para contar el relato de una marca y también como técnica de marketing. Entre sus aplicaciones al brand story, tenemos el ejemplo de cómo utilizar este arte para construir nuestra página de “Quién soy”.

Narrar la página «Quién soy»

Para escribir este relato, nos sirve el esquema clásico aristotélico de la estructura en tres actos que también vale para la ficción: planteamiento, nudo y desenlace. Seguro que lo utilizas en tu escritura o lo recuerdas de tus años de escuela. En el planteamiento, debemos presentarnos, hablar sobre nuestros valores y misión. En el desarrollo/nudo es donde sucede lo primordial. Donde conocemos más sobre tu historia, vemos tu conflicto y cómo has superado los obstáculos. Recuerda que en una buena historia siempre, siempre, siempre tiene que haber un conflicto, un cambio. El protagonista (es decir, tú) no puede ser el mismo que al comienzo, tiene que sufrir una transformación. En el desenlace deben unirse de forma lógica todos los puntos de la historia. Es el momento de hablar de tus logros y de tu visión.

Hasta aquí la teoría. Pero, ¿qué te parece si analizamos un caso práctico para aterrizarlo? Como todo queda en casa, no se me ocurre mejor ejemplo que mi propia página de Quien soy. Sería interesante que la leyeras antes para hacerte una idea de lo que viene a continuación porque voy literalmente a destripar 🔪🔪🔪 mi página:

  • Para el planteamiento, en lugar de utilizar un orden cronológico temporal y empezar a contar desde lo más antiguo a lo más reciente, comienzo in media res, es decir, anticipando el conflicto. Así comienza el 90% de las series actuales, con el cadáver en el suelo. Toda la trama trata de reconstruir lo que ha ocurrido hacia delante y hacia atrás. Genera mucha expectación y engancha. Este arranque lo utilizo para presentarme, anunciar mis valores y anticipar a lo que me dedico en la actualidad.
  • En la primera parte del nudo, comienzo a contar mi infancia, cómo era de niña, lo que me gustaba hacer. ¿Por qué cuento esto? Porque para mi historia es relevante, porque fui una niña atrapada en las palabras. Importante: todo lo que cuentes en tu historia tiene que tener un sentido. No vale contar anécdotas o chistes.
  • En la parte final del nudo hablo sobre mi «trabajo alimenticio», a qué aprendizajes, obstáculos y retos me enfrenté.
  • En el desenlace, escribo sobre el momento «revelación», el clímax de la historia que desencadena mi evolución. También junto todos los puntos y vuelvo al principio, para rescatar de nuevo los valores, la misión y la visión.

Utilizando estas piezas y componentes del storytelling, estoy segura de que te va a quedar un página de «Quién soy» más que resultona. Ahhh, se me olvidaba contarte que en la web utilizo un truco visual que funciona muy bien: dividir tu historia en párrafos y ponerle un titular a cada parte. Sería algo así como mini-capítulos. Además, lo genial de tener esta página escrita es que también puedes aplicarla (acortando algún párrafo) a la descripción de tu perfil de LinkedIn.

Por último, recuerda que tu página de «Quién soy» no está escrita en piedra, está en continua evolución como tú. Tendrás que ir modificándola a medida que vayas cambiando, para contar nuevos logros, retos o giros en tu vida personal y profesional.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre cómo escribir tu página de ‘Quién soy’ con storytelling. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiendo este post sobre cómo escribir tu página de ‘Quién soy’ con storytelling a quien creas que le puede interesar.

 

¿Qué elementos debes incluir en tu storytelling?

Storytelling. Seguro que esta palabreja anglosajona te suena. Pero, ¿qué es? En este vídeo-post anterior te compartía la definición del arte de contar historias. Y te comentaba que tiene principalmente dos derivadas: contar el relato de una marca (brand story) o como técnica de marketing. Entre sus aplicaciones al brand story, podemos utilizar este arte para construir nuestra marca personal y adaptarla a la narración de nuestra página “Quién soy” en la web o las Redes Sociales. Pero antes de meternos en harina, es conveniente saber qué elementos debes incluir en tu storytelling.

Como escritores, es interesante que en la actualidad tengamos una web, no solo para dar a conocer nuestros libros o para compartir los artículos de nuestro blog. También podemos utilizarla para contar quiénes somos, qué hacemos y cómo lo hacemos.

Porque, de verdad créeme, nada conecta más con nuestros lectores que una buena historia personal. Se trata de empatizar con ellos, de hacerles sentir algo distinto para que se enganchen a tus posts y libros. Y para eso, el arte del storytelling es el arte de la seducción con palabras. En este vídeo-post te comparto los seis elementos fundamentales que debe incluir un relato narrado con esta técnica para que puedas aplicarlos a la escritura de tu historia personal.

Antes de empezar a escribir

Nuestro relato personal siempre está conectado a la identidad y a la reputación, es decir, a lo que comunicamos sobre nosotros y a lo que los demás dicen de nosotros. Por eso, antes de ponerte manos a la obra con tu storytelling, es interesante hacer una reflexión sobre la esencia profunda de lo que somos, preguntarse acerca de los siguientes puntos:

  • Valores. Cuáles son mis creencias, los pilares de mi vida que constituyen mi valor diferenciador con respecto a los otros.
  • Misión. Por qué hago lo que hago, cuáles son mis motivaciones, por qué me levanto cada mañana. 
  • Visión. Dónde quiero estar dentro de por ejemplo tres años, hasta dónde quiero llegar con mi escritura.  

Una vez que tengas los tres aspectos anteriores bien claros, es hora de ponerse a contar tu historia personal.

Elementos que debes incluir en tu storytelling

Entonces, ¿qué no puede faltar en una buena historia?

  1. Un comienzo impactante. ¿Por qué no empezar con una pregunta para la que nadie tiene respuesta? Esas grandes preguntas existenciales que seguro que te has hecho alguna vez.
  2. Conflicto. En toda historia hay siempre una transformación, un momento de cambio, ¿dónde estabas y dónde estás y qué ha ocurrido para que haya esa evolución?
  3. Tema. La idea principal que sirve de foco a toda la historia. En el caso de la página de «Quién soy», el tema principal es mostrar quién eres, contar lo más emocionalmente posible tu historia de evolución y tu relación con la escritura.
  4. Experiencias personales. Se trata de utilizar aquellas historias que te representan, que son la esencia de lo que eres. Deja la ficción para tus novelas, aquí se trata de ser lo más cercano a ti mismo que puedas.
  5. Sentido. Tu historia debería tener el objetivo de persuadir, seducir con tus palabras y conectar empáticamente con tu audiencia.
  6. Autenticidad. Las historias honestas y reales son las más interesantes. Además, a día de hoy, con la transparencia que nos da internet y las redes sociales, es difícil mantener un «personaje ficticio» durante mucho tiempo. ¡Y es tan cansado inventarse una vida!

Con estos componentes fundamentales ya puedes empezar a construir tu relato, tanto para la página «Quién soy» de tu web como para aplicarlo a tu estrategia de Redes Sociales.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre qué elementos debes incluir en tu storytelling. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo

con quien creas que le puede interesar.

Técnica para convertir tus historias personales en ficción

La semana pasada en unas jornadas sobre Storytelling aprendí una técnica muy sencilla, más bien un juego divertido, para convertir tu historia personal en ficción literaria, en un relato universal que atrape la atención de los lectores.

Sé que tú tienes una historia que contar pero en ocasiones no sabes cómo empezar a narrarla: qué anécdotas de tu vida cotidiana elegir para trasladarlas a la ficción, cómo distanciarte de tu historia personal para que se convierta en universal, cómo crear tu mitología íntima para no caer en los tópicos y lugares comunes…

En el vídeo te cuento lo siguiente:

  • ¿Quién me enseñó esta técnica? Juan José Morales, ‘Tate’, dramaturgo, director y actor. Él la aplica a la escritura de obras teatrales pero se puede trasladar perfectamente a una novela o un relato corto.
  • ¿Qué es la mitología íntima vs. los lugares comunes? Crear tus propias metáforas sin caer en los tópicos.
  • Deseo y acción. A todos los personajes de una historia les mueve una motivación, un objetivo que conseguir. Sin acción y sin conflicto no hay historia.
  • Búsqueda del distanciamiento. Para transformar tu historia personal en ficción universal hace falta distanciarse de uno mismo y utilizar un protagonista totalmente ajeno a ti.
  • Los dos pasos de la técnica. Elige un tema, dale características tangibles, busca tu protagonista y las 3 acciones principales que va a realizar. Así contado parece que vas a construir una catedral, pero de verdad que es una técnica muy sencilla.

Contarnos a nosotros mismos y transformar lo cotidiano en épico puede resultar tan fácil como utilizar el juego que te comparto en el vídeo de esta semana. Solo te hacen falta dos folios, un bolígrafo, tu memoria y tu imaginación. Ahora dale al play y ¡¡ponte a jugar/escribir!!

Posts relacionados:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

3 razones para utilizar tus Redes Sociales si quieres cambiar de trabajo o encontrar un empleo

Cuando yo empecé a trabajar hace unos años, las únicas ofertas de trabajo que existían se publicaban en las páginas color salmón de los periódicos o en los tablones de las empresas de trabajo temporal. Y la única forma que tenías de contactar con los empleadores, era enviar un curriculum impreso, meterlo en un sobre, ponerle un sello, echarlo al buzón y sentarte a esperar… No hace tantos años de esta situación (no te pienses que soy tan vieja), pero la realidad es que los procesos de contratación y los métodos de trabajo han sufrido un cambio espectacular en muy poco tiempo. ¿De quién es la culpa? Por supuesto de internet y de las Redes Sociales.

Fuentes de información para encontrar y que te encuentren

Las redes se han convertido en una de las principales fuentes de información tanto para encontrar trabajo, como para cambiar de profesión y sobre todo para que te encuentren. Porque mejor que te encuentren que buscarlo tú, ¿no? Si yo hubiera tenido la posibilidad de acercarme al director de Recursos Humanos de cualquier empresa del planeta como se puede hacer ahora a través de LinkedIn…Las Redes tienen un poder de conexión ilimitado y si todavía no lo hemos explotado al máximo es porque… tenemos miedo. Miedo a lo desconocido, miedo a no saber manejarnos en un contexto que puede volverse en nuestra contra.

Ojito porque todo queda registrado

En Twitter puedes releer mensajes que escribiste hace años. ¿Quién no conoce algunos de los casos recientes de esta red? Por ejemplo el de los tuits sacados de contexto del concejal del Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata, que le llevaron a juicio. Tres años después todo el mundo ignora que esos chistes eran parte de una conversación más larga sobre el despido de Nacho Vigalondo del periódico El País por lanzar una serie de tuits mientras estaba borracho.

El periodista Joel Mathis afirma que «Twitter es el repositorio de nuestros días más estúpidos». Y no le falta razón. También es una herramienta de venganza y de escarnio público. Incluso de causa de despido como le pasó el mes pasado a James Gunn, guionista de la saga Guardianes de la Galaxia por unos tuits de 2008 y 2009.

Los reclutadores cotillean nuestros perfiles sociales (o deberían)

Cada vez más, los reclutadores de las empresas revisan nuestras Redes Sociales antes de contratarnos. Y no solo nuestro curriculum en LinkedIn. También nuestro perfil de Twitter o nuestro muro de Facebook. A pesar de que este último lo tengas con un grado de privacidad máximo, ¿sabes lo fácil que es crear perfiles falsos y pedirte amistad para «cotillear» tu muro? Te aseguro que es una práctica más que común.

¿Quién quiere a un empleado que es un fiestero y publica sus fotos en la discoteca tomando copas? ¿O el que lanza tuits incendiarios contra la empresa que le ha despedido? ¿O el que tiene un perfil bajo en LinkedIn? ¿O el que cuelga fotos «desafortunadas» de su despedida de solter@ en Instagram? Eso pasa todos los días.

Razones por las que mantener una gestión correcta de las Redes

Pero dejemos a un lado las malas praxis y los sustos que nos puede dar el Social Media para ver el lado bueno, buenísimo, de una herramienta de comunicación fantástica que está a nuestra mano. ¿Por qué es importante estar presente en las Redes Sociales si buscas trabajo o estás pensando en cambiar de empresa?

Razón nº 1. Estar en las Redes es estar en el mundo. Como dice la frase que encabeza este post «Ahora eres lo que compartes». Quieras o no, tu nombre ya aparece indexado en Internet en múltiples entradas. Así que lo mejor que puedes hacer es hablar tú en primera persona. Y de la mejor forma posible para que las empresas que busquen candidatos, digan «ahh vale, esta persona sabe gestionar su entorno digital y entiende el lenguaje actual». Comparte siempre con cabeza, con responsabilidad. Aunque sean tus redes personales, recuerda no hay nada privado en las Redes. Lo único privado es lo que no publicas. Yo tengo tres temas tabúes que recomiendo no tocar nunca si no quieres problemas de malas interpretaciones y fueras de contexto: política, religión y fútbol. Tampoco suelo meterme en debates de actualidad o casos mediáticos, porque suelen ser bucles sin sentido en los que pierdes energía y amigos. Eso no quiere decir que no tengas tus ideas, pero es mejor pensarlo dos veces antes de escribirlas. ¿Esto se lo diría a esa persona a la cara, mirándola a los ojos? La respuesta suele ser no, porque probablemente ni siquiera conoces a esa persona en el mundo real.

Razón nº 2. Te permiten hacerte un «nombre». Demuestra que eres un profesional en tu campo. Publica todas aquellas informaciones que estén relacionadas con tu sector, con tu trabajo o tu pasión. Comparte la experiencia de otros mencionándolos siempre. Y si tienes un blog o una web con un portfolio de tus trabajos o proyectos, sumarás puntos a la hora de la contratación. Ser un referente en tu nicho de mercado y tener una marca personal consolidada, te permite además colocarte en una posición ventajosa a la hora de negociar las contraprestaciones económicas. Para que no se te vaya la vida recopilando información y publicando en las Redes, es importante tener un plan de contenidos organizado que equilibre la promoción (charlas, conferencias de trabajo…) con los logros en tu empresa, y sobre todo con compartir las publicaciones de otros compañeros de profesión.

Razón nº 3. Crean vínculos. Si solo hablas de ti cuando estás buscando trabajo y contactas con los perfiles que te vienen bien en ese momento, la gente va a sospechar – y con razón – de que solo te interesan para venderles tu «moto». Pero que no tienes nada más que decir. El diálogo con la audiencia debe ser constante, desde la transparencia y la sinceridad. Al final se trata de crear relaciones, establecer vínculos, aunque sean digitales, con las personas más heterogéneas. Cuando más atractivo te vuelvas para los que te leen y más constante seas en los mensajes, más posibilidades tendrás de que se decidan por ti como el candidato ideal entre la más que abultada oferta del mercado.

¿Se te ocurre alguna razón más por la cual estar presente en las redes sociales es un plus? Entonces cuéntamela en un comentario. 👇👇👇 

Escritores y emprendedores, ¿qué tienen en común? [Vídeo]

La semana pasada tuve el placer de participar en la sección de «Historias Emprendedoras» del canal de youtube de Lucía Jiménez Vida. Ella trabaja con emprendedores de España y Latinoamérica para ayudarles a extraer su potencial creativo y aplicarlo de forma estratégica a sus negocios. Es experta en Storytelling y fue un privilegio charlar con ella porque es uno de mis referentes en el arte de contar historias.

En la conversación virtual tratamos tanto temas de escritura como de emprendimiento. Y quedó grabada, así que esto es lo que te vas a encontrar en el vídeo de más abajo. Espero y deseo que sirva de inspiración a todas aquellas personas que pueden estar pensando en emprender un negocio:

  • Mi historia, ¿en qué trabajaba antes de emprender?
  • ¿Qué fue lo que me llevó un día a decidir que iba a crear mi propia empresa? ¿Cuál fue mi principal motivación?
  • Los retos a los que me he enfrentado en estos primeros pasos de mi emprendimiento.
  • Lo que he aprendido de los obstáculos, la experiencia que me llevo de enfrentar los retos.
  • ¿Cómo me ha servido el Storytelling para destacar con mi marca?
  • Consejos para todos aquellos que quieran escribir un libro o tengan ya un borrador que les gustaría publicar guardado en el cajón.
  • Mis servicios para incrementar la visibilidad de los escritores en internet.
  • Los éxitos y metas cumplidas en los primeros meses del emprendimiento.
  • Recomendaciones de libros y mentores que me han inspirado como emprendedora.

*[Si ves el vídeo directamente en Youtube, tienes los enlaces de toda la información adicional sobre libros y referentes que comento]

A raíz de esta charla empecé a pensar qué cosas tienen en común los escritores y los emprendedores. Según nuestra mente tradicional, parece que no tienen ninguna conexión. Pero si lo pensamos con nuestro cerebro creativo, podemos encontrar que los dos:

  • Tienen clientes. Sí, los lectores son personas que compran un «producto». Eligen a un escritor porque les gusta su forma de escribir, porque conectan con sus historias. Igual que los emprendedores: la afinidad y la conexión de los clientes con la marca es fundamental. Sin esta seducción, no hay impulso de compra.
  • Tienen que aprender a vender. Sé que este punto en nuestra mente española nos da asco. Es así. Es lo que todos odiamos hacer, probablemente por nuestras creencias limitantes al respecto. Pero a día de hoy, con la competencia tan brutal y la audiencia/público objetivo tan atomizada, mejor aprender a vender si queremos hacer funcionar nuestro negocio o carrera profesional como escritores. En este post comentaba las razones por las cuáles es tan complejo vender libros.
  • Están solos. La escritura es una de las actividades más solitarias que conozco. Por eso es tan importante fomentar la red de contactos, apuntarse a cursos presenciales de escritura, conocer a otras personas que tengan nuestra misma pasión, que compartan nuestra manera de ver las cosas. Ser emprendedor es también una forma de vivir. Somos unos «jodidos locos» y no todo el mundo está preparado para entender este estilo de vida. Buscar mentores y asociarse con personas que tenga tu visión, te puede asegurar el empuje y la motivación que necesitas para salir de tu burbuja.
  • Tienen un sueño poderoso en la vida. Llámalo misión, llámalo razón de la existencia, llámalo por qué te levantas cada mañana. Si no tienes esta energía, va a ser muy complicado superar los primeros obstáculos que se presenten, porque te aseguro que los va a haber (de todos los colores y pelajes). Escribir y emprender son fuerzas arrasadoras, venenos con los que hay que lidiar. Es imposible dejarlo, es algo superior a ti. Si escribes o emprendes solo y exclusivamente por dinero, hazte un favor, déjalo. Hay muchas más formas de ganar euros y seguro que más fáciles.
  • Fracasan. ¡Cuánto miedo nos da el fracaso! El temor a que una editorial rechace mi manuscrito, a que no gane el concurso de relatos, a que no funcione la campaña promocional y no venda ni un boniato…¿Y si le diéramos la vuelta y no hubiera posibilidad de fallar sino solo de aprender? Porque ¿qué es el éxito? Y en contraposición, ¿qué es el fracaso? Solo hay aprendizaje, se miden los resultados y se valora lo que ha funcionado y lo que no. Para la próxima vez mejorar la estrategia. A-P-R-E-N-D-I-Z-A-J-E
  • Tienen que promocionarse. Este último punto está muy relacionado con el de vender. De hecho, antes de vender, tienes que alcanzar una cierta visibilidad y notoriedad en internet. ¿Cómo pretendes que te compren si no te conocen de nada? Sería como vender a puerta fría, que puedes hacerlo, no digo que no. Pero es un desgaste enorme y tiene resultados pobres y contraproducentes para tu marca como escritor o emprendedor. Primero piensa en tu público, qué quiere, qué necesita, cómo puedes darle contenido de calidad. Y una vez que tengan confianza en tu marca, puedes empezar a ofrecerles tu libro o tu ayuda profesional. En este post escribía sobre el miedo a la visibilidad en redes sociales y lo necesario que es que nos conozcan antes de vender.

Seguro que escritores y emprendedores tienen más similitudes, pero de momento estas son las seis que se me ocurren. ¿Tienes alguna idea más?  Me harás muy feliz si me la cuentas en los comentarios 👇👇 Y si te ha gustado este post, compartir es vivir 😃