Entradas

¿Eres escritor de mapa o de brújula?

La semana pasada en el curso de novela que imparto en Sevilla, los alumnos estaban trabajando la escaleta de contenido de sus historias. Algunos de ellos me miraron un poco asombrados y desbordados: Nuria, ¿cómo voy a detallar lo que ocurre en todos los capítulos si todavía no sé muy bien qué va a pasar? Tengo el principio y el final pero lo demás… puf, no sé, dejo que el protagonista actúe y voy escribiendo sobre la marcha. Y así es como surgió el debate de: ¿eres escritor de mapa o de brújula?

¿Cómo? ¿Qué es eso?

Vale, vayamos por partes, les dije, una escaleta definida y planificada desde el principio, antes de ponerse a escribir, no vale para todo el mundo. Porque escribimos como somos. Igual que hay personas más estructuradas y organizadas, también hay escritores que prefieren tener todo el recorrido trazado antes de empezar el viaje de la escritura. En cambio, otros prefieren dejarse llevar por la aventura de escribir.

¿Sois escritores de mapa o de brújula?, les pregunté. Me miraron como la vaca al tren. Así que les conté qué diferencias hay entre unos y otros. Y les lancé una recomendación: si estás escribiendo tu primera novela, te conviene sentarte antes a planificar la estructura para no llevarte luego sorpresas desagradables una vez que has escrito unas cuantas páginas. Aunque lo ideal es ser un escritor mixto: planificar el recorrido y dejarte llevar por las acciones de los personajes. George R.R. Martin, en lugar de mapa o brújula, los llama escritores arquitectos y jardineros, que, la verdad, me parece mucho más romántico.

Escritura de mapa

Escribir de esta forma implica saber el punto de partida, el destino y tener clara la ruta que vamos a seguir en nuestro camino. Es como planificar un viaje antes de coger el coche. ¿De dónde saldré, a dónde quiero llegar, por qué puntos tengo que pasar en mi recorrido? Tiene sus ventajas y sus inconvenientes:

Ventajas:
  • Tienes preparada la novela antes de ponerte a escribirla, luego no te llevarás sorpresas por el camino.
  • Sabes a dónde vas y te ahorras tiempo si vas a sentarte a escribir todos los días.
  • Controlas la escritura y la voz del narrador desde el principio hasta el final.
  • Puedes ver dónde falla tu historia porque tienes todos los puntos marcados.
Inconvenientes:
  • Demasiada planificación puede ahogar la creatividad y la frescura de la improvisación.
  • Puedes cansarte de la idea inicial antes de ponerte a escribir.
  • El trabajo de planificación te quitará trabajo de escritura.

Escritura de brújula

Este tipo de escritura permite saber dónde está el norte, es decir, tener más o menos una idea aproximada de lo que se quiere contar, y luego dejarse llevar. Pero sin una planificación previa, escribiendo según se va andando el camino. Tiene también sus ventajas e inconvenientes:

Ventajas

  • Es una escritura más creativa y espontánea.
  • Da lugar a historias menos rígidas y encorsetadas.
  • Sigue el impulso creativo y se deja llevar por la primera idea “feliz” que surja.

Inconvenientes

  • Necesita un mayor trabajo de revisión y corrección, dado que no hay una planificación previa.
  • Es más fácil bloquearse porque una vez que se termina la trama de la primera idea, luego ya no hay un plan para continuar.
  • Si te das cuenta de que has equivocado la ruta cuando ya has llegado a la mitad del camino, es más difícil virar el barco y tendrás que comenzar de nuevo.

Ahora dale al play si quieres saber con más detalle si eres un escritor de mapa o de brújula. Si tienes cualquier consulta, por favor déjame un comentario más abajo:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas

que le puede interesar.

¿Qué extensión deben tener los capítulos de una novela?

A veces me llegan por email algunas consultas sobre técnica narrativa que me dejan un poco asombrada. Quizá porque yo doy por hecho determinada información que ya tengo asumida por mis años de experiencia. Pero me doy cuenta de que hay un montón de dudas que no debería dar por sabidas. Por ejemplo, ¿qué extensión tienen que tener los capítulos de una novela?

En el vídeo de esta semana he hecho un recopilatorio de cuatro consultas que me han llegado en enero de suscriptores del canal de YouTube y de alumnos de mi curso de novela.

Resuelvo las siguientes dudas:
  • ¿Qué extensión tienen que tener los capítulos de una novela? No hay un extensión mínima, ni máxima. Habrá capítulos de una sola página y otros de veinte. Todo depende de la trama y el ritmo. Lo que sí tienen que estar bien definidas son las escenas.
  • ¿La figura del antagonista puede ser “algo no físico”? Por supuesto, el antagonista puede ser un ser físico, puede ser un condicionante mental (miedo, inseguridad, desconocimiento…) o un dios-demonio no visible que maneja los hilos de los personajes. Si tu novela tiene todos estos elementos, perfecto. Lo importante es que sepas que el antagonista siempre se opone a los deseos y los objetivos del protagonista.
  • ¿Se puede transformar un guion de un cortometraje en una novela? Se puede, pero necesitarás añadir muchísimo más contenido. Para eso es importante que hayas perfilado bien a tus personajes. Si lo sabes todo de su “vida” podrás utilizar elementos de su pasado, por ejemplo, para ampliar el argumento y tener más hilos con los que construir nuevas tramas.
  • ¿Cuál es la trama más interesante: un thriller de misterio con fantasmas o un drama social realista? Pues depende. Siempre a gusto del autor/a. ¿Qué te apetece más escribir? Ten en cuenta que pasarás mucho tiempo metido/a en esa historia, luego asegúrate de que te resulta atractiva. No pienses en el qué dirán los lectores, piensa en lo que te gustaría leer a ti y cuál es la historia que te resuena.

Ahora dale al play si quieres saber con más detalle qué extensión deben tener los capítulos de una novela y otras dudas “peludas”. Si tienes cualquier consulta, por favor déjame un comentario más abajo:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas

que le puede interesar.

Narrador en tercera persona u omnisciente

¿Te imaginas que lo supieras todo y lo entendieras todo? ¿Que pudieras predecir el futuro, juzgar y meterte en la cabeza de todos tus personajes? Pues esto es lo que puedes hacer con el narrador omnisciente. Ya vimos en este post la definición de narrador y los tipos que existen. Vamos a empezar con el más sencillo de todos. El que nos cuenta la historia en tercera persona. No como un personaje del relato, sino como alguien externo, que no se sabe bien quién es.

Dios caprichoso

Actúa como un dios caprichoso, lo ve todo y lo sabe absolutamente todo. Está o puede estar en todas partes. Penetrar en la mente de todos los personajes, conocer sus pensamientos, sus deseos más íntimos, sus sueños, sus temores… El narrador omnisciente describe en tercera persona del singular lo que los personajes ven, oyen, piensan y sienten. También puede narrar hechos que no hayan sido presenciados por ningún personaje. O viajar al pasado y conocer también el futuro, utilizando para ello recursos temporales como el flashback o la anticipación. Así el lector tiene una mayor información de la escena que aquellos que la protagonizan. Aporta un amplio cuadro de la vida humana o una escena de mínimos detalles.

Narrador del siglo XIX

Es el narrador más utilizado en las novelas del siglo XIX y el que deberías utilizar si no quieres complicarte mucho la vida o si es la primera historia que cuentas. Veamos algunas características de este narrador:

  1. Proporciona credibilidad: tiene una autoridad absoluta en la historia e impone esa autoridad al lector, es decir, lo que explica es lo que ocurre. Por eso resulta un narrador mucho más verosímil que, por ejemplo, un narrador en primera persona que solo contaría su versión de los hechos. Piensa que puede ser una buena elección para las historias mágicas, fantásticas o absurdas.
  2. Explica, no insinúa: este narrador no sugiere, sino que se encarga de explicar lo que ocurre, juzgar y desmenuzar las causas y comportamientos de los personajes. Hace lo que quiere. Puede presentar una situación de un modo objetivo sin colarse dentro de la conciencia de los personajes. O puede elegir ser la conciencia de un personaje solo para lograr un efecto especial. El margen que se deja al lector para imaginar y deducir por su cuenta no es tan grande como con otros narradores.
  3. Puede identificarse con el escritor: y a veces sucede que los autores noveles pueden confundir las dos voces. Es importante saber diferenciar que esta voz en tercera no tiene nada que ver con el autor que escribe la historia. Al no formar parte directa de la narración y mantenerse fuera de ella, pueden llegar a confundirse, sobre todo si el narrador realiza algún juicio de valor.
  4. Permite los saltos en el tiempo y el espacio: este es el narrador más sencillo para anticipar el futuro, volver al pasado, omitir escenas innecesarias mediante la elipsis, cambiar de escenarios… Es muy versátil para contar novelas de aventuras o históricas.
  5. No atrapa tanto como una voz en primera persona: el narrador testigo se mete rápidamente en la cabeza del lector, mientras que el omnisciente está más separado. La fuerza del personaje principal se ve perjudicada, ya que el lector no solo recibe información de los sentimientos de este, sino de todos los personajes.

Como cualquier otro narrador, el omnisciente no es mejor ni peor. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y de cada escrit@r depende la decisión de escoger quién cuenta su historia. Porque ya sabes que no hay fórmulas mágicas ni una respuesta definitiva. Lo importante es tener claro qué quieres contar, qué emociones y sentimientos quieres despertar en el lector.

}

Si te ha gustado este post, me harás muy feliz si me dejas un comentario y más si lo compartes.

 

¿Miedos y dudas cuando te sientas a escribir? Bienvenid@ al Club

Tener miedo a la página en blanco, dudas al sentarse al escribir, pensar ¿esto le interesa a alguien, esto que estoy escribiendo es bueno, merece la pena seguir esforzándome? Ainssss…. Pues sí, podríamos fundar un club de miedos@s y dudos@s al escribir. Pero tampoco seríamos tan especiales ni sería un club exclusivo porque, déjame que te confiese, que es lo más normal del mundo.

La realidad es que si no puedes dejar de escribir, si te tiene agarrad@ por el cuello y no te deja vivir, vas a tener que vencer esos miedos y trascender las dudas para convertirte en una mejor versión de ti mism@ y alcanzar tus objetivos como escrit@r. Te lo cuento en el siguiente vídeo:

Espero que estos consejos te sirvan para volver a enamorarte de tu escritura.

Si te ha gustado, me harás muy feliz si me dejas un comentario y más si lo compartes.