Entradas

Trucos para ambientar una novela o relato

Todas las acciones que suceden en una novela o en un relato están enmarcadas dentro de unas coordenadas espaciotemporales. El espacio y el tiempo, tanto cronológico como atmosférico, sirven para contextualizar y dar vida a los movimientos de los personajes. Porque ellos, como nosotros en la vida real, no pueden vivir sin un lugar y sin una época. Hay varios trucos para ambientar una novela o relato, para trabajar el espacio y el tiempo de la narración.

En el vídeo te comparto cuatro que son fundamentales para que la historia sea reconocible en la mente del lector:

  1. Puedes utilizar pinceladas de un lugar que conozcas para sacarlo de contexto y usar esa ambientación en otro espacio totalmente distinto. O ser explícito y contextualizar tu historia en una ciudad, pueblo o sitio del que puedas documentarte.
  2. Dibuja una línea temporal cronológica antes de ponerte a escribir. Piensa qué acciones suceden antes, durante y después. Así te resultará más fácil intercambiar las piezas temporales, hacer flashbacks o flashforward y no perderte en el tiempo.
  3. Los elementos atmosféricos son muy interesantes para asociarlos a las emociones y sentimientos de los personajes. Juega a cambiarlos: utiliza una emoción triste en un día de sol espectacular, o una emoción alegre en un día de lluvia.
  4. La documentación es siempre necesaria, aunque no estés escribiendo novela histórica. Tendrás que conocer el tema del que escribes, al menos para no meter la pata. Pero ten cuidado porque la documentación “se come” la narración. Evita que parezca un corta-pega de la Wikipedia y haz que los personajes muestren con sus acciones toda la información que has recogido sobre su espacio y su tiempo.

Ahora dale al play si quieres saber con más detalle los trucos para ambientar una novela o relato. Me encantará que si este tema te resuena, me dejes un comentario más abajo:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas

que le puede interesar.

¿Qué es el subtexto de una historia?

Los últimos años que trabajé en un banco antes de dedicarme por completo a la literatura lo hice gestionando los contenidos visibles (imágenes y textos) de las webs de la compañía. En aquella época tenía mucha relación con el área tecnológica porque por debajo de lo que vemos los usuarios en una página, hay un código “invisible” que se encargan de desarrollar los informáticos. Es decir, que lo que vemos en internet es solo un 10% de la información que contienen las webs. La famosa teoría del iceberg de Hemingway. Lo que se omite en un texto es lo que más importa. Entonces, ¿qué es el subtexto de una historia?

Para que una novela o un relato tenga profundidad literaria y conecte con los lectores, necesita varias capas de significado por debajo de lo que se dice a simple vista. El texto visible es la superficie pero por debajo tiene que tener un código invisible, que es la historia B del relato, y es lo que la convierte en literatura. Eso es el subtexto, la cara no visible de la luna, lo que nos guardamos cuando escribimos, lo que no mostramos explícitamente. Si ese significado profundo está ausente, la magia del relato o de la novela se pierde.

En este vídeo te comparto dos ejemplos personales que me parecen bastante reveladores. El comentado al principio de este post sobre el código invisible de internet y el de las capas de una lasaña. ¡Ñam!

Ahora dale al play si quieres saber con más detalle qué es el subtexto de una historia. Me encantará que si este tema te resuena, me dejes un comentario más abajo:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas

que le puede interesar.