Entradas

¿Qué hago cuando termine mi libro?

Cuando un autor está llegando al punto final de su novela, libro de relatos, poemario, ensayo, etc… hay una pregunta que le obsesiona: ¿qué hago cuando termine mi libro?

Bien, siempre puedes dejarlo metido en un cajón o en una carpeta de tu ordenador pero estoy segura de que quieres que tu historia llegue a los lectores. ¿Qué pasos tienes que dar una vez que pones la palabra FIN? En este episodio de mi canal de podcast “Pasión por la escritura creativa”, te comparto qué tienes que hacer para avanzar en el camino de la publicación de tu manuscrito. Paso a paso, para que no te pierdas en el viaje editorial que tiene cierta complejidad.

  1. Contacta con un lector profesional para que elabore un informe de lectura. Te dará una visión externa de tu obra, la valorará, pondrá de relevancia los puntos fuertes y débiles y te dará pistas sobre cuáles son las editoriales más afines en las que podría encajar. Es importante que busques a un profesional de la lectura para que te comparta su opinión objetiva, igual que si tienes un problema legal vas a un abogado o si te duele una muela, vas a un dentista. Aunque todos sepamos leer, eso no significa que cualquiera pueda hacer un informe de valoración. Hay que tener conocimientos muy detallados del mercado editorial.
  2. Revisa tu manuscrito. Sigue los consejos del lector profesional y corrige todos aquellos puntos débiles que pueda tener tu obra.
  3. Busca un corrector ortotipográfico y de estilo. No hay nada peor que un manuscrito lleno de faltas de ortografía. Cuando tengas la versión final de tu libro, envíaselo a un corrector para que pula los últimos detalles como erratas, signos de puntuación, estilo… Sobre todo si vas a autopublicar tu historia, dado que no habrá un filtro del editor. Así que asegúrate de que esté revisado para dar la mejor impresión a tus lectores.
  4. Registra tu obra en el Registro de la Propiedad Intelectual de tu ciudad. Este no es un punto imprescindible pero valóralo, sobre todo si vas a enviar tu manuscrito a concursos o a varias editoriales para tener las espaldas cubiertas en caso de plagio. Una vez lleves una copia de la obra y pagues las tasas, el proceso se demora unos meses hasta que finalmente se aprueba y te dan un número de registro.
  5. Decide si vas a ir por el camino de la autopublicación o de la editorial tradicional. El informe de lectura del lector profesional ya te habrá dado pistas sobre por dónde puedes moverte. Si merece más la pena que inviertas tu mismo en la publicación de tu libro o podría encajar en el mercado editorial. Si es este este segundo caso, no te vuelvas loco y mandes tu novela sin criterio como si no hubiera un mañana. Busca aquellas editoriales que se acercan más al estilo de tu obra, que han publicado libros similares. Y por supuesto, no envíes una novela a una editorial que solo publica relato, o envíes un poemario a una editorial de ensayo. Por eso es tan importante conocer el mercado en el que te mueves.
  6. Valora la posibilidad de un agente literario. Si tu libro tiene posibilidades en el mercado y hay editoriales que apostarían por publicarlo, también puedes buscar un agente en lugar de dedicarte tú a enviar tu libro. Ten en cuenta que el agente es un representante que cobra un porcentaje por los servicios que presta al autor.

Ahora dale al play si quieres escuchar el podcast sobre qué hago cuando termine mi libro. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

También puedes escuchar este podcast en mi canal de IvoxxSpotify y Google Podcasts.

 

Espero que este podcast te sirva de utilidad y muchísimas gracias por escucharlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado este podcast sobre qué hago cuando termine mi libro, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Cómo promocionar tu libro autoeditado?

Desde hace unos años, la autoedición se ha abierto paso con fuerza en el mundo editorial. Y cada vez son más los autores que optan por esta vía para dar a conocer su obra. Pero muchos creen que con escribir y publicar ya está todo hecho. Que será la editorial la que se encargue de la publicidad, la difusión y las ventas. Nada más lejos de la realidad. El panorama editorial ha cambiado mucho en los últimos quince años con la expansión de las Redes Sociales y plataformas de autoedición tipo Amazon. Los autores y autoras me contactan para comentarme que su libro no se vende y sobre todo me sueltan la gran pregunta: ¿cómo promocionar tu libro autoeditado?

Así está el panorama editorial

Antes me gustaría hacer un resumen de cómo está el entorno editorial para que te hagas una idea del mundo en el que te mueves. ¿Te acuerdas de aquellos armarios de fichas bibliográficas de las bibliotecas? Si has nacido en el último cuarto del siglo XX o antes, no hace falta que te explique cómo eran. Si eres un millennial, seguro que estás buscando una imagen de este objeto en google (o deberías, porque son una monada). Esos armarios eran como el Oráculo de Delfos, la Casa de las Vestales o el Templo de Salomón, un compendio de sabiduría al que acudir buscando iluminación y sabiduría. Se buscaba en ellos con fe, ¿tendrán el libro aquí o me tendré que ir a la biblioteca de Algete?; ¿se habrá perdido la ficha?; ¿qué ha pasado con las referencias de la AR a la AS?

Hoy todas esas fichas están en el armario de internet. San Google se encarga de traerte a tu casa todos los resultados de tu búsqueda. Todo está ahí y para lo bueno o lo malo no se perderá jamás (veremos cómo avanza la ley de derecho al olvido…).

Ya hace más de 20 años que aquellos armarios me parecían un mundo. Pensaba ¿cómo puede haber tantísimos libros en el planeta y bastante gente para catalogarlos todos? Ahora, la cantidad de referencias se me hace tan abrumadora como la infinitud del universo. Y los que no están publicados todavía: Como lectora profesional, llevo 20 manuscritos leídos desde enero hasta hoy (junio de 2021). Me da la sensación de que todo el planeta está sentado frente al ordenador pariendo y pariendo novelas, libros de relatos, biografías, ensayos…

Hace poco me escribió un autor de literatura infantil para contarme que hacía muchísimos esfuerzos pero que no se vendía, que la editorial no le estaba apoyando, que su libro era muy interesante pero que no alcanzaba la difusión suficiente para llegar a las editoriales ni a los lectores. Y la semana pasada, un poeta ecuatoriano, me escribió para contarme prácticamente lo mismo. A todos les hablo de los siguientes escollos (u oportunidades, según se mire) que he identificado en el panorama editorial actual.

La forma de hacer las cosas ha cambiado…

…y tú no te has dado ni cuenta. Soy así de sincera, lo digo sin tapujos. Tú te desplazas en un tren a vapor y ahora un dron te trae el pan a casa. Debido a la transformación digital y al desarrollo de las Redes Sociales, el mundo editorial ha cambiado radicalmente en los últimos años. La entrada en el mercado de editoriales de autopublicación y de plataformas tipo Amazon y similares, ha provocado que la audiencia esté muy atomizada y que las grandes editoriales “de toda la vida” hayan modificado sus criterios de publicación. Cada vez se complica más promocionar tu libro autoeditado.

“Busco un agente o una editorial tradicional, como las de antes”…

…me comentan algunos autores. Y les digo, vale, sube a mi máquina del tiempo y viajemos al pasado. Quedémonos sentados en el sofá de tu casa a ver si entra por la puerta un editor que quiera publicar tus cuentos como le pasó a Grace Paley en los años ’50…

Al mercado saturado y al aumento del número de impactos informativos que recibe la audiencia cada día, se une la falta de apoyo al escritor por parte de las editoriales que no pueden asumir una oferta cada vez más amplia. Los agentes editoriales también estamos en la misma situación, buscando voces nuevas que se diferencien, que no sea “más de lo mismo”. Pero hay tal acumulación de representados que es difícil de gestionar tanta oferta cuando se publican 90.073 libros al año, es decir, 1.732 por semana y ¡246 al día! (cifras de la Federación de Gremios de Editores de España en 2019). Todavía no hay cifras de 2020, pero sospecho que el confinamiento debido a la pandemia ha provocado un crecimiento exponencial de las obras autoeditadas.

Diferénciate con tu marca personal

Por eso, se hace cada vez más necesaria la participación activa de los autores en la promoción de sus libros: La utilización de estrategias de marketing, publicidad y visibilidad en Redes Sociales con el fin de dar a conocer la obra propia e incrementar las ventas. Incluso los autores que publican con grandes editoriales comerciales y que manejan muy buenas cifras de venta, tienen internamente tanta competencia entre sus propios compañeros de editorial, que no da tiempo a hacer campañas extensas. Ellas y ellos mismos tienen que mover y gestionar sus Redes Sociales (o contratar a un Community Manager) y hacer las promociones de sus libros en Facebook y Twitter Ads.

Si quieres acercarte a las editoriales y que un agente te represente, primero tendrás que mostrar tus diferencias, ser visible, hacerte querer, comunicarte con tu audiencia, fidelizarla y más tarde, presentar unas cifras de ventas. Es un camino largo y perseverante, lo sé, y no existen atajos, ni fórmulas mágicas. Se impone más que nunca que investigues sobre tu marca personal, la manera en que los demás te están percibiendo, la huella que dejas en tus lectores, lo que los otros dicen de ti en las reseñas, blogs, páginas especializadas…

Técnicas y herramientas para promocionar tu libro autoeditado

Llegados a este punto, te voy a compartir seis herramientas que te pueden ser muy útiles para dar a conocer y difundir tu libro.

1. El clásico boca oreja. Corre la voz entre nuestros conocidos. Invita a tus amigos a que lean tu obra y compartan su experiencia. Es fundamental, sobre todo en los primeros pasos de la promoción, que te apoyes en familiares y amigos que te ayuden a impulsar tu proyecto.

2. Redes sociales. Creo que no te descubro nada nuevo si te digo que las Redes Sociales son nuestro mejor aliado para darnos a conocer. Salvo que quieras invertir en publicidad de pago, son gratuitas y puedes subir todo el contenido que quieras. Lo mejor es que te crees una página profesional de Facebook, una cuenta de Instagram o de Twitter para promocionar tu libro. Tendrás que tener en cuenta que el perfil de cada red social es distinto y también el público que la frecuenta. Así que deberás adaptar el contenido en función de la plataforma. Pero eso sí, la clave del éxito para promocionar tu libro autoeditado es que seas constante y perseverante con tus publicaciones e interactúes con tus seguidores.

“Es que les envío mi libro por messenger y me marcan como spam”

En este punto de las Redes Sociales me gustaría hacer un gran paréntesis para comentarte una mala praxis que llevo detectando desde hace un tiempo. Para que evites caer en ella en la medida de lo posible. No envíes tu libro a cualquiera nada más pedirle amistad en Facebook, por ejemplo. Te bloquearán y marcarán como spam. Déjame que te cuente una historia personal que ilustra esta práctica tan fea.

Hace casi 20 años, yo trabajaba en una sucursal bancaria. Y como era la más joven, la pringada y la última en llegar, me mandaban a hacer puerta fría, a recorrer las calles en busca de locales que quisieran cambiar de TPV o necesitaran una línea de financiación. Pasé tardes enteras – otoñales e invernales – entrando en tiendas a contar mi rollo. ¿Y sabéis el resultado? Menos cero. ¿Por qué? Porque nadie me conocía, ¿cómo iban a confiarme su dinero? ¿Cómo va a comprar tu libro cualquier persona, si lo primero que haces al pedirle amistad en Facebook es enviarle publicidad? Ehhhh, ¿tú quién eres y por qué entras en mi casa sin permiso? ¿No te recuerda a los antiguos vendedores de enciclopedias?

El punto de despegue en mi carrera de looser vendedora se produjo en una tienda de antigüedades. Me encantaba aquel sitio. Entraba para curiosear, para toquetear las preciosidades restauradas, sin venderle nada a la dueña, una chica que tendría unos 35 en aquella época. Comencé a ir todas las tardes, a interesarme por su trabajo, por su vida…No recuerdo cuántas semanas tardó en cambiar el TPV por el de la entidad en la que yo trabajaba y en abrir un Plan de Pensiones, pero supongo que fue el mismo tiempo que en sincerarse y hasta contarme que tenía los pechos operados… Primera regla de oro en el mundo digital: No puedes vender nada antes de que te conozcan, de que confíen en ti.

3. Marketing Digital. Además de la Redes Sociales, es importante que construyas tu ecosistema digital creando una página web dedicada a tu libro, donde haya también información sobre ti, la trama de la obra, el “making of“, la llamada de acción a la venta, reseñas, entrevistas… Y puedes contar con un blog que permita a los visitantes leer lo que escribes antes de comprar tu obra y aumentar el tráfico a tu web.

Trazando un plan digital

En todo esto del marketing digital hay una Gran Verdad: Si no estás dispuesto a invertir tiempo o dinero para promocionar tu libro autoeditado – o más bien las dos cosas – en conocerte a ti y a tu audiencia, en tener conversaciones con tu público, en mantenerte al día en las Redes Sociales, lo vas a tener tremendamente complicado. Porque esto va de tener un plan estratégico y de llevar a cabo todas las acciones tácticas que estén en tu mano para alcanzar tus objetivos de visibilidad y venta. Si no tienes tiempo para formarte porque no conoces bien el lenguaje online, o lo tuyo es escribir y punto, te recomiendo que busques a un profesional que lo haga, si de verdad estás comprometido con la difusión de tu obra.

Ya te he comentado que ser constante es una de las reglas de oro. No vale publicar hoy diez entradas y dejar tu mundo virtual abandonado un mes. Hay que estar siempre, sin agobios y sin estar todo el día pegado al móvil o al ordenador. Se trata de organizar tus comunicaciones, por ejemplo una vez a la semana, y utilizar herramientas de programación. Ahorrarás muchísimo tiempo y no tendrás que preocuparte de ¿qué publico hoy?… hoy no he publicado nada… ¿y mañana? De verdad, déjate de sufrimientos inútiles que no sirven para nada. Vale más que dediques dos horas a la semana a programarlo todo y te olvides.

4. Marketing Convencional. Al mismo tiempo que vas dejando tu huella en internet para promocionar tu libro autoeditado, también debes tener en cuenta los medios tradicionales. La radio, la televisión y la prensa siguen manteniendo un público bastante significativo y es recomendable tener visibilidad en ellos.

5. Echar mano de blogueros. Cuantas más reseñas tengas de tu libro, mayor posicionamiento SEO tendrá tu contenido, es decir, San Google colocará tu libro en los primeros resultados de búsqueda. Y no pienses que solo los blogueros literarios con mayor número de seguidores van a ser capaces de hacer una mejor promoción. A mayor número de seguidores, mayor alcance, eso está claro. Pero también es importante que tu libro reciba cariño y un buen trato. Quizá blogueros con menor relevancia te pueden aportar este plus.

6. Ferias de libros y presentaciones. Este es otro clasicazo que no podemos perder de vista. El mundo digital a día de hoy es imprescindible. Pero hay que combinarlo con acudir a ferias y realizar presentaciones como herramienta para conocer en real a tu público, hablar directamente con tus lectores, conocer su opinión de la obra y conseguir que compartan la experiencia también en sus Redes. Lo ideal es que mundo físico y digital vayan de la mano.

Ahora dale al play si quieres escuchar el podcast sobre cómo promocionar tu libro autoeditado. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

También puedes escuchar este podcast en mi canal de IvoxxSpotify y Google Podcasts.

Espero que este podcast te sirva de utilidad y muchísimas gracias por escucharlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo

con quien creas que le puede interesar.

Diferencias entre publicación y autopublicación

Por mi trabajo como lectora profesional, llegan a mi web escritores noveles un poco perdidos en el mundo editorial. Cuando les pregunto cuál es el objetivo que persiguen con su libro, no tienen muy claro el panorama literario. ¿Quieres enviarlo a editoriales o quieres autopublicarlo? ¿Ein? Así que en este vídeo-post quiero compartirte las diferencias entre publicación y autopublicación.

Es decir, entre publicar un libro en editoriales, vamos a llamarlas tradicionales (las de toda la vida), o autopublicarlo. Esta segunda opción se ha puesto muy de moda en los últimos años gracias a internet, dado que han surgido plataformas que te permiten subir tu manuscrito y compartirlo con el mundo sin el filtro de un editor.

La editorial de “toda vida”

La editorial “tradicional” es una empresa cuyo objetivo es editar y publicar libros. Tiene una línea editorial con sus estándar de calidad, y coloca en el mercado los “productos” (libros) que considera más rentables. Se encarga de llevar a cabo todo el proceso de selección, edición, corrección, distribución, venta y promoción. Esto significa que el/la escritor/a envía su manuscrito, es aceptado por el editor y entra en esta rueda: la editorial hace el editing, la corrección de estilo y ortotipográfica, la maquetación, el diseño, la portada, la sinopsis, la producción en la imprenta, la puesta en distribución, la colocación en los puntos de venta, la promoción, los medios, las presentaciones… Es decir, la editorial apuesta por el/la autor/a para colocar su obra en el mercado y que llegue a los lectores.

La editorial de autopublicación

Se trata de una empresa cuyo objetivo principal es imprimir libros. Nótese la diferencia. Es decir, la figura del editor desaparece como tal y no hay unos estándares de calidad ni una línea editorial definida. Vale todo. El/la escritor/a se tiene que hacer cargo de todo el proceso, sobre todo económicamente. Tendrá que pagar la corrección de estilo y ortotipográfica del manuscrito y la impresión de los ejemplares que decida. Además, pocas empresas de autopublicación tienen acuerdos con las grandes distribuidoras. Eso significa que el/la autor/a tendrá que hacerse cargo de distribuir los libros que llegan a su casa en cajas y colocarlos en los puntos de venta. También se tendrá que encargar de organizar su presentación, la promoción del libro en las Redes, la venta a familiares, amigos, etc…

¿Cuál es mejor?

Pues yo creo que es más que obvio que la primera. Que una editorial apueste por ti, que confíe en tu escritura, y arriesgue su capital por sacar adelante tu libro, es como si te contrataran en el puesto de trabajo soñado. Ahora bien, no estoy juzgando las editoriales de autopublicación, ni mucho menos. Creo que hay verdaderas maravillas autopublicadas. Y todas estas obras coinciden en algo: detrás ha habido un filtro, es decir, la figura de un “editor” que se ha encargado de corregir ese manuscrito y darle la mayor calidad posible. El problema de las plataformas digitales es que esta figura desaparece y entonces todo vale, valen las faltas de ortografía, las de estilo, la calidad ínfima… Y no, no todo vale. Cuando vas al mercado, seguro que te gusta que los alimentos estén en buenas condiciones. Pues deberíamos exigir lo mismo con los libros que nos “comemos”.

Trabajo con empresas de autopublicación que tienen muy buena calidad y son solventes. Pero hay que andarse con ojo porque hay algunas “piratas” que se hacen pasar por editoriales “de toda la vida” y solo van a aprovecharse de la ilusión de los/as autores/as por publicar. Infórmate bien antes y lee los contratos hasta el último detalle.

Ahora dale al play si quieres conocer más a fondo las diferencias entre publicación y autopublicación. Si el tema te resuena, por favor déjame un comentario más abajo:

Espero que este vídeo sobre diferencias entre publicación y autopublicación te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas

que le puede interesar.