Practica la máxima “muestra pero no digas”

Por mi trabajo de lectora profesional, me encuentro con manuscritos de autores/as noveles que dicen demasiadas cosas, dan mucha información al lector, pero no siguen la máxima, “muestra pero no digas”. Así la obra se convierte en un discurso sin emoción que no llega al corazón de los lectores. Por eso te animo a lo siguiente: practica la máxima “muestra pero no digas”.

Por sus actos los conoceréis

Se trata de aparcar el discurso y mostrar la emoción que es lo más importante de la ficción. Para conectar de verdad con el lector, no podemos apelar a su cabeza, sino a sus sentimientos. Antes hay que tocar su alma y su corazón.

Te pondré un ejemplo. Puedo escribir Erika estaba nerviosa. Es una frase informativa y correcta. Pero es más interesante si puedo mostrar cómo Erika está nerviosa, sin decirlo directamente, dándole pistas al lector para que interprete sus actos: Erika se mordía las uñas o Erika tamborileaba los dedos en la mesa o Erika daba vueltas sin parar por la habitación… Seguro que se te ocurren muchos más ejemplos que muestren la acción.

Esa es la diferencia entre un contenido informativo y un contenido de ficción.

¿Cómo conseguir mostrar sin decir explícitamente?

Podemos mostrar las acciones de nuestros personajes a través de metáforas, caracterizarlos con sus motivaciones y darles una voz propia. Esto te permitirá pasar del plano del discurso al plano de la emoción que es lo que interesa en la ficción. Para llegar a enganchar con tu historia a los lectores, tendrás que practicar y practicar y practicar cómo contar los hechos de diferentes maneras distintas. Así irás desarrollando tu estilo y voz particular.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre practica la máxima “muestra pero no digas”. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *