,

¿Qué extensión deben tener los capítulos de una novela?

A veces los alumnos de mis cursos y talleres me lanzan algunas consultas sobre técnica narrativa que me dejan un poco asombrada. Quizá porque yo doy por hecho determinada información que ya tengo asumida por mis años de experiencia. Pero me doy cuenta de que hay un montón de preguntas que no debería dar por sabidas. Por ejemplo, ¿qué extensión deben tener los capítulos de una novela?

En este vídeo-post doy respuesta a esta pregunta que genera inquietud en los escritores principiantes. También contesto a otra muy recurrente: ¿Cuándo y cómo debe terminar un capítulo?

Extensión idónea de los capítulos

En la literatura no hay ninguna fórmula mágica ni en ninguna parte está escrito que los capítulos de una novela tengan que tener por obligación una extensión determinada. Lo más importante es que la historia tenga tensión y ritmo.

Al mismo tiempo le tiene que permitir al lector tener descansos (pensemos que la unidad de lectura es el capítulo), no perderse en la trama y seguir manteniendo el interés. Luego lo ideal es la combinación entre capítulos largos y cortos. Por ejemplo, uno largo y dos de menor extensión.

Terminación de los capítulos

¿Cuándo tiene que terminar un capítulo? Pues como la pregunta anterior, no hay ninguna ley que dicte sentencia al respecto. Así que tenemos que fiarnos de nuestra intuición y pensar como lectores.

Un capítulo debería terminar cuando cambiamos de escenario, o de tiempo, o de personaje que lleva la batuta de la acción. La idea es que tenga una unidad narrativa. Lo más interesante es terminar en un punto álgido, dándole al lector una pista o un hilo importante de la trama para resolverlo más adelante.

Se trata siempre de mantener la atención y la tensión narrativa. Hay que ponérselo ni demasiado fácil ni demasiado difícil al lector para que no se muera de aburrimiento y quiera seguir leyendo tu novela.

Pero ya sabes, no hay nada escrito en piedra. Todo dependerá de la historia que estés construyendo.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre qué extensión deben tener los capítulos de una novela. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

,

Cinco motivos para escribir cuentos infantiles

¿Estás pensando si es buena idea escribir historias para niñas y niños? Pues si llevas tiempo dándole vueltas a la posibilidad de lanzarte a la literatura infantil, en este vídeo-post te comparto cinco motivos para escribir cuentos infantiles que te pueden animar a dar el paso definitivo.

Te confieso que el público infantil me da pavor porque es uno de los más exigentes, sinceros y sin filtro, les gusta o no les gusta lo que leen en un primer vistazo. Pero también son grandísimos lectores y, de hecho, las cifras más altas de ventas de libros se alcanzan precisamente en esta franja de edad. Los grandes bestsellers están en literatura infantil.

Aquí van las cinco razones por las que creo que escribir cuentos infantiles es una buena idea:

  1. Fomento de la lectura. Los niños que leen son adultos que leen (y que piensan). Si iniciamos a los niños en la lectura desde muy pequeños, hay muchas posibilidades de que sigan enganchados a la literatura en la edad adulta. Aunque es cierto que hay un gap en la adolescencia, momento en el que se pierden muchos lectores. Pero ya se sabe que el fomento de la lectura comienza con los padres y el entorno familiar. Los que hemos sido niños lectores es porque en casa la lectura era un hábito.
  2. Conexión emocional. Los cuentos permiten a los niños poner nombre a las emociones propias y también ser capaces de calzarse los “zapatos” de los otros. Empatizar con los sentimientos de los demás y ponerse en su lugar. Las historias de ficción abren la mente de los pequeños a otras vidas, a otras experiencias y amplían su perspectiva del mundo.
  3. Filtro frente al mundo real. Hay determinados temas espinosos como la injusticia, la maldad, la muerte, el miedo… que incluso a los adultos nos resultan complicados de entender. Imaginemos a los niños que su mente está todavía formándose, lo difícil que puede ser explicarse algunas circunstancias de la vida. Por eso los cuentos actúan como filtro para mostrar a los pequeños aspectos áridos de la realidad y poder asimilarlos a través de la ficción.
  4. Desarrollo de la creatividad y la imaginación. Los cuentos son un campo fantástico para trabajar las habilidades sociales, conectar los hemisferios cerebrales y desarrollar el talento innato de los niños. Además, está más que comprobado que una de las habilidades más valorada a nivel profesional en la pospandemia va a ser la creatividad, como puedes leer en este artículo de LinkedIn. Así que cuanto antes empecemos a formarla en las mentes infantiles, más posibilidades de que se convierta en un hábito.
  5. Vehículo para la transmisión de la cultura y los valores. El conocimiento social del imaginario colectivo se ha ido transmitiendo de generación en generación gracias a la tradición oral. Abuelos contando a los nietos los cuentos de los hermanos Grimm, de Perrault… y afianzando a través de los años la experiencia compartida.

Así que parece muy buena idea escribir cuentos para niños. Además, todos los autores de literatura infantil dicen que es muy divertido escribir para estos lectores. Porque en el fondo están escribiendo para el niño que llevan dentro y contando las historias que a ellos les hubiera gustado leer cuando eran pequeños.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre los cinco motivos para escribir cuentos infantiles. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

,

¿Cómo pasar de escribir relato corto a novela?

Cuando me encontré con esta pregunta en una plataforma social que consulto para analizar contenidos, me dije “parece que me la están haciendo a mi”. Porque justo ese fue mi proceso en la escritura. Comencé primero escribiendo cuentos (mi libro “Nido ajeno”) y luego pegué el salto a la novela (“La mujer que vendía el tiempo”). Así que en este vídeo-post, basado en mi experiencia, te quiero compartir sobre las diferencias entre los dos géneros y los cuatro pilares fundamentales para pasar de escribir relato corto a novela.

Son dos géneros distintos

Aunque en la actualidad hay una tendencia a la hibridación entre cuento y novela, como hace mi maestra Clara Obligado, la realidad es que son dos géneros diferentes. Te confieso que me parece bastante más difícil escribir un relato corto que una novela, dado que el cuento trabaja con la profundidad y la condensación. En muy pocas palabras hay que contar muchas cosas. La narración tiene que ser muy intensa y concisa. Es más importante la omisión, lo que no se dice, los silencios. En el relato corto todas las palabras están medidas y su gran baza es lo que se oculta, “el agujero del donut” como dice la escritora Cristina Cerrada.

En cambio, en la novela, aunque también tiene complejidad, se trabaja con la extensión. Hay más páginas para contar más historia, luego tiene más peso el argumento y la trama. Si un cuento nace de una imagen o de un fogonazo, la novela nace de una temática.

Cuatro pilares para dar el salto del relato a la novela

Si ya llevas tiempo escribiendo relato corto y te ha picado el gusanillo de la novela, estas son las cuatro claves que debes tener en cuenta según mi experiencia:

  1. Enamórate del tema. Vas a pasar mucho tiempo escribiendo la novela, así que lo mejor es que elijas una temática que te apasione y lo tengas muy claro. Porque cuando las cosas se pongas feas en la escritura y empiecen los problemas, vas a acabar abandonando tu historia.
  2. Constrúyete una escaleta. Al menos un boceto o un resumen de la estructura básica que vas a trazar en tu novela, los puntos y giros por los que vas a pasar. Te servirá de mapa para no perderte por el camino.
  3. Escribe el capítulo final. Una vez que tengas el primer capítulo, escribe el último. Actúa como un GPS, si tienes el punto de llegada (o al menos una idea de cómo quieres que termine tu protagonista) es más fácil que llegues a poner el punto final y además te motiva desde el comienzo. La conclusión de tu novela no está escrita en piedra, puedes ir variando el final según avanzas en la escritura.
  4. Conoce a tus personajes. Métete en la cama con ellos, duerme con ellos, dúchate con ellos, come con ellos… Vas a pasar mucho tiempo con tus protagonistas y necesitarás saber cómo es cada uno para que puedas dar de sí su historia y sea verosímil. Más abajo tienes el enlace a un post en el que puedes descargar gratis la ficha del personaje para que construyas los de tu novela.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre cómo pasar de escribir relato corto a novela. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

,

¿Cuál es el secreto de la escritura?

Todos los escritores principiantes me preguntan por la fórmula mágica para escribir un bestseller, esa obra cumbre que les lleve a conseguir fama y fortuna. Y a todos les digo lo mismo, no existe nada que te garantice el éxito aunque hay determinadas pautas y recursos que te hacen pensar que estás en el buen camino. Lo que sí es cierto es que todos los escritores que permanecen en la carrera de la escritura a lo largo del tiempo practican unos hábitos y tienen una cualidad en común. En este vídeo-post te comparto cuál es el secreto de la escritura.

Hay recursos que funcionan, pero no hay fórmulas mágicas

Si preguntas a cualquier editor, todos te dirán lo mismo. Hay algunas pautas de escritura que podrían llevar a pensar que ese manuscrito tendrá salida comercial y encontrará un público amplio. Pero no en todos los casos se cumple esta afirmación, porque en la literatura no hay reglas. El mundo editorial es muy cambiante y nunca se sabe a ciencia cierta qué interesará a los lectores.

Todos los escritores que se han mantenido tienen una cosa en común

Sí es cierto que todos los autores que han hecho carrera en la escritura y han permanecido a lo largo del tiempo, comparten una serie de hábitos y tienen una cosa en común que no solo sirve para escribir, sino para la vida en general.

El talento es importante y estoy convencida de que todos tenemos uno innato para desarrollar alguna actividad artística. Si te ha tocado el don de la escritura, te sugiero que lo pongas a trabajar. Pero hay otra cualidad más importante que el talento.

Lo resume una frase de Doris Lessing, Premio Nobel de Literatura en 2007, que dice:

El talento es algo bastante corriente. No escasea la inteligencia, sino la constancia.

Si quieres mantenerte en la escritura, si quieres hacer carrera como escritor/a vas a necesitar trabajarte la constancia, la perseverancia y la resiliencia. Porque si la primera vez que una editorial rechaza tu manuscrito (y te aseguro que eso va a ocurrir) te desanimas, estás perdido. Si la primera vez que recibes un informe de lectura que te abre los ojos y te hacer ver que tienes que cambiar toda tu novela te vienes abajo, nunca sabrás dónde podrías haber llegado. He visto a muchos escritores con talento darse por vencidos al primer revés. Y por experiencia te digo que el único secreto es mantenerse en el camino, ganar batalla a batalla de esta guerra.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre cuál es el secreto de la escritura. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

 

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

,

¿Es necesario un blog o una web para ser escritor?

Cuando realizo un informe de lectura o una consultoría literaria con algún autor, una de las preguntas más frecuentes es ¿necesito tener un blog o una web para lanzarme como escritor? En el momento en el que está grabado este vídeo, marzo de 2021, creo que todos somos más que conscientes de la importancia del mundo online. Gracias a la digitalización de muchos procesos hemos podido salvar parte del tejido económico a pesar de la pandemia. Estar en el ecosistema digital se ha convertido en una necesidad, y más si quieres darte a conocer y tener visibilidad como escritor/a. En este vídeo-post te comparto mi opinión sobre si es necesario un blog o una web para ser escritor y te argumento la diferencia entre ambos.

Tu escaparate al mundo

Creo que no es necesario tener un blog o una web para ser escritor, pero sí considero que es muy muy muy recomendable para una persona que quiere mostrar al mundo lo que escribe, tener un escaparate en internet y trabajar su visibilidad online.

También se lo recomendaría a cualquier tienda física, que tuviera una réplica en el mundo digital. Si no tienes una tienda online estás desaprovechando oportunidades de llegar a más personas para ofrecer tus productos y servicios.

Además, desde mi perspectiva de lectora profesional te voy a dar una razón de peso para estar presente en el ecosistema digital: cuando una editorial o un/a autor/a me envía un manuscrito para un informe de lectura, lo primero que hago es buscar su nombre en Google y ver quién es, qué ha escrito, a qué se dedica… T-O-D-O. Y como yo, lo mismo hacen los agentes literarios que buscan nuevos talentos, los editores, los lectores… Si no estás ahí, difícilmente te van a encontrar.

¿Blog o web?

Soy más partidaria de una web que de un blog. Sobre todo si no te quieres complicar demasiado la vida. Un blog supone que tienes que alimentarlo de contenido al menos una vez cada dos semanas. Y eso implica dedicarle tiempo y energía. En cambio, una web requiere una menor actualización. Puedes poner en ella tu página de “quién eres”, “qué has escrito”, “opiniones de los lectores”, “reseñas de tus libros”…

Además, una web siempre es escalable, es decir, puedes abrir más páginas sin demasiada complejidad, e incluso cuando estés preparado, puedes incluir dentro tu blog y empezar a dotarlo de contenido.

En resumen, no es necesario pero sí muy recomendable tener una web si quieres darte a conocer, tener visibilidad, ser encontrado por editoriales y lectores… De hecho, muchas empresas de autopublicación ofrecen la construcción de una web de escritor como la mejor carta de presentación que puede haber en la actualidad.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre si es necesario un blog o una web para ser escritor. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

,

¿Cómo mejorar tu escritura?

El 90% de los que escribimos nos iniciamos en esta actividad de forma autodidacta. Es probable que nos encante la lectura desde niños y queramos imitar lo que leemos, que nos guste escuchar historias, que tengamos habilidad para crear mundos con las palabras… Y nos tiramos a la piscina, cogemos papel y lápiz o el ordenador y ¡hala! a escribir. Pero llega un momento en el que le has dedicado ya un montón de horas y de esfuerzo, pero tienes la sensación de que no avanzas. Entonces, ¿cómo mejorar tu escritura?

Ya no sabes cómo poder dar un paso más allá, si lo que escribes merece la pena, si deberías continuar por ese camino, si habría una editorial interesada en tu novela, si podrías llegar a más lectores que a tu círculo de familia y amigos. ¿Cómo subir de nivel? ¿Cómo ascender un peldaño en tu pasión? En este vídeo-post te comparto tres pautas para mejorar tu escritura.

1. Corrige tus textos

Una vez que des por finalizado un texto, revísalo hasta que te sangren los dedos y los ojos 🙂 Pero no lo corrijas mientras lo estés escribiendo, sino cuando lo hayas terminado. Primero deja que la imaginación fluya, que “la loca de la casa” haga de las suyas, y luego ponte el sombrero de juez y empieza a limpiar tu texto. Hay una frase de A. Chejov que me encanta:

El arte de escribir es el arte de borrar

Cuando ya le hayas dado mil vueltas a la corrección, es el momento de buscar una opinión externa. La mejor opción es un lector profesional que lea en profundidad tu texto y te asesore sobre lo que funciona o lo que podría mejorar.  Si se lo das a alguien de tu círculo familiar o de amigos, te dirán que está todo perfecto, porque estoy segura de que te aprecian. Pero si quieres mejorar, el camino más corto es acudir a un profesional. ¿O cuando te duele una muela vas a un abogado? Esto funciona igual.

2. Lee, lee y lee

Lo digo hasta la saciedad en muchos otros vídeos. No puedo concebir que una persona que quiere escribir no lea a otros autores y autoras. O que si quiere enviar un manuscrito a un concurso, no sepa qué otras obras se han premiado en ediciones anteriores. Solo por ahorrarte trabajo y energía, si tu novela no coincide con la línea editorial que se está valorando en ese certamen, ¿para qué enviarlo?

Leer también te permite aprender de la experiencia de otros escritores, cómo han construido ellos un diálogo o una descripción que te gusta. Es la forma de tomar lo que te resuena y llevarlo a tu terreno.

3. Fórmate

Llega un momento en el que ser autodidacta ya no es suficiente. Necesitas una visión externa, un profesor que te enseñe técnica narrativa y te guíe en el proceso de escritura. Además, conocer a otros apasionados de las palabras te hace sentir parte de un equipo y te permite romper la soledad que implica esta actividad. Apúntate a cursos y talleres online, ya no hay fronteras, puedes inscribirte en cualquier formación del planeta.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre cómo mejorar tu escritura. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

,

¿Eres un escritor erizo o un escritor zorro?

¿Has pensado alguna vez qué clase de escritor eres? ¿Cómo afrontas en tus historias las obsesiones que te persiguen en la vida? ¿Eres de los que escriben sobre un solo tema? ¿O te gusta indagar en una amplia gama de experiencias? En este vídeo-post vas a saber si eres un escritor erizo o un escritor zorro.

Espero que esto no se convierta en un documental de National Geographic, aunque con lo que me gustan los animales, todo es posible 🙂

¿Cómo abordas “los ogros” que te persiguen en la vida?

La clasificación de escritores erizos o zorros la acuñó el filósofo Isaiah Berlin en su ensayo “El erizo y la zorra”. Te confieso que yo lo acabo de descubrir a través de una entrevista a la periodista y escritora Rosa Montero. Aquí tienes el podcast por si quieres escucharlo.

Todos los que escribimos tenemos una serie de temas recurrentes que nos persiguen como ogros, que nos obsesionan y no nos dejan en paz hasta que los ponemos en palabras.

Isaiah Berlin divide a los escritores y pensadores en dos tipos en función de cómo abordan las temáticas en su vida y en su obra.

Bolas de púas

Los erizos se repliegan sobre sí mismos, se hacen una bola de púas. Este tipo de escritores son los que ven el mundo a través de la lente de una sola idea, trabajan sobre una misma temática y van profundizando en ella a lo largo de las historias que cuentan. Algunos ejemplos de escritores de este tipo son Platón, Dante, Dostoyevski o Proust.

Olisqueando la estepa

En cambio, los zorros van por la estepa olisqueando para ver si hay unas presas y se quedan al acecho para cazarlas. Los escritores de este estilo se basan en una amplia gama de experiencias, les interesan diferentes temáticas y abordarlas desde ángulos distintos. Por ejemplo Aristóteles, Shakespeare, Joyce o Balzac.

Te confieso que me siento más zorro que erizo, aunque reconozco que hay temas que me obsesionan y llevan toda la vida persiguiéndome. ¿Y tú? ¿A qué animal te sientes más cercano? O a lo mejor eres una mezcla de los dos, una especie nueva 🙂

Ahora dale al play si quieres saber más sobre si eres un escritor erizo o un escritor zorro. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

,

¿Cuál es el mejor momento para escribir?

¿Mañana, tarde, noche, madrugada? ¿Entre semana, los fines de semana? ¿Y cuánto tiempo, media hora, una hora? ¿De verdad hay un momento perfecto en el que la inspiración y la concentración están a tope para escribir? En este vídeo-post te despejo estas dudas. También te cuento cómo me organizo yo en mi espacio de escritura y otros temas relacionados por si te sirven de ayuda para poder llevarlo a tu terreno.

¿Eres alondra o búho?

Antes de entrar en materia, me gustaría hacerte una pregunta, ¿te sientes más alondra que búho o al revés? Es decir, si eres de los que madrugan o si prefieres acostarte tarde. Esto parece una tontería, pero marca nuestros ritmos creativos y nuestro nivel de energía.

Yo te confieso que he sido búho toda la vida. He hecho todo lo posible por transformarme en alondra, pero no hay manera. Estudié la carrera de noche y me encuentro con mucha energía en el silencio y la calma de la madrugada cuando todo el mundo duerme. Pero no soy capaz de levantarme a las 5 de la mañana como otros compañeros que escriben en las primeras horas del día antes de irse a trabajar.

Todo depende de cuándo te encuentres más despierto y activo. Luego el mejor momento del día es aquel en el que tú te sientas más concentrado.

Lo ideal es escribir todos los días

No hay fórmulas mágicas, tendrás que adaptar tu escritura a tu forma y estilo de vida. Lo ideal es escribir al menos media hora todos los días con el fin de establecer un hábito. Y siempre a la misma hora, como si fuera una tarea que tienes incluida en tu agenda diaria. Así se va creando la necesidad y cuando ya esté establecida dentro de tu rutina, echarás en falta si no puedes escribir un día por alguna razón.

Escribe siempre en el mismo lugar

Busca un lugar cómodo y luminoso. Puede ser tu mesa de trabajo o cualquier otro rincón de la casa. Hay autores que escriben en bares con los auriculares puestos, o tumbados en la cama, o en un parque rodeados de gente paseando… De nuevo, el mejor espacio es el que te permita estar concentrado. Ahora, si estás teletrabajando y utilizas el mismo escritorio para ambas actividades, intenta romper los límites entre tu espacio de trabajo y el de escritura.

Te confieso que hace años yo escribía en el trabajo en los momentos de baja actividad, escribía rodeada de gente que pasaba por la oficina, con llamadas de teléfono, compañeros que venían a preguntar cosas a mi mesa, emails entrando… Ahora no puedo escribir con distracciones, ¡ni siquiera con música!, necesito silencio, cerrar todas las pestañas del navegador y guardar el móvil en un cajón.

Como ves, no hay reglas. Tendrás que analizar cómo eres y cuáles son tus pautas de vida. En función de eso, establecer un horario y un lugar para escribir. Recuerda que el tiempo que le dedicas a la escritura es un tiempo que te dedicas a ti mismo.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre cuál es el mejor momento para escribir. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

,

¿Cómo mantenerse enfocado en la escritura?

¿Sientes que no logras coger el ritmo a tu escritura? ¿Que te distraes fácilmente? ¿Que empiezas una historia con mucha ilusión pero a los pocos días la abandonas? Normal, esto nos pasa a todos los que escribimos. Es difícil mantenerse enfocado en la escritura porque la vida es una apisonadora, puede pasar por encima de todo. Tenemos familia, trabajo, obligaciones, responsabilidades… el día a día nos come y vamos aparcando nuestra afición. En este vídeo-post te comparto recomendaciones sobre cómo mantenerse enfocado en la escritura.

Como decía John Lennon, “La vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes”.

Sí, tú quieres escribir, pero lo vas dejando porque siempre hay algo más importante que hacer, ¿verdad? Nos han enseñado que en la vida tenemos que ser útiles y productivos y sobre todo, ganar dinero con lo que hacemos. Como la escritura es una afición, en muchos casos no remunerada, vamos dejando a un lado la actividad que probablemente nos hace más felices y nos alimenta el alma. Aquí van las cuatro pautas que te pueden servir para mantener el foco en tu escritura. A pesar de todo lo que te vaya sucediendo en la vida.

1. Pregúntate para qué escribes

Los porqués son las causas y están siempre en el pasado. Si quieres avanzar en tu escritura, mejor pregúntate el para qué escribes, cuáles son tus objetivos, qué te motiva para seguir. El para qué es como la zanahoria que se le pone al burro para que avance, es tu incentivo y tu aliciente. Es como cuando empiezas a ir al gimnasio. Si no tienes un para qué potente, nunca cogerás el hábito y lo abandonarás con la primera excusa que te surja.

¿Escribes para publicar, para que te lean, para mostrar tu historia al mundo? Si tu objetivo es hacerte rico y famoso, mejor que te dediques a otra actividad.

2. Escribe todos los días

Solo se aprende a escribir escribiendo. Pueden ser quince o veinte minutos al día dedicados a escribir. No hace falta que sea un relato elaborado, pueden ser párrafos sueltos, o reflexiones de tu cuaderno de ideas… Para que el hábito se instaure en tu vida, ponte una alarma en el móvil que te recuerde que tienes que hacerlo. Poco a poco, ese “tener que” se convertirá en “querer” y en una necesidad que no podrás dejar.

3. Ponte retos

La idea es tener un acicate para terminar tu historia en un plazo determinado de tal forma que no la vayas dejando abandonada. Un reto puede ser enviar un relato a un concurso, o mandar tu novela a las editoriales que consideras afines o participar en retos de escritura semanales como hay muchos en los grupos de Facebook. En mi grupo “Escribiendo historias de ficción” estamos llevando a cabo un juego durante el mes de marzo de 2021. Si quieres unirte, puedes pedir el acceso aquí.

4. Apúntate a un curso de escritura

A veces nos quedamos bloqueados en un punto de la historia. A lo mejor hemos escrito unas cuantas páginas de una novela pero no sabemos seguir. Por mi experiencia, muchas veces esto ocurre porque nos falta técnica narrativa y herramientas de escritura. Y es normal porque solemos empezar a escribir de forma autodidacta. Pero llega un momento en el que necesitamos subir un nivel más. La formación es el atajo para acortar tu camino y hacer crecer tu escritura. Además te permite adentrarte en el mundo literario, que tiene su complejidad. Búscate un asesor o un lector profesional para que te ayude a enfocar tu historia.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre cómo mantenerse enfocado en la escritura. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

,

Fórmulas de la escritura que no se pasan de moda

¿Recuerdas aquellos vaqueros pesqueros que te ponías con trece años? ¿Y las hombreras en las camisetas? ¿Y ese pelo cardado que llevabas en los ochenta? Por suerte, hay modas que no vuelven. Otras se reciclan y se ponen de nuevo de actualidad, como los estampados, algunas telas o los pantalones de campana. Y luego hay prendas que son clásicas y atemporales como fórmulas de la escritura que no se pasan de moda.

Está claro que los tiempos cambian, las sociedades evolucionan y los paradigmas obsoletos van siendo sustituidos por los actuales. Esto pasa a todos los niveles y uno de los ejemplos más evidentes es de la ropa.

Y sí, todo cambia, de acuerdo. Pero hay determinadas prendas de vestir que nunca, nunca se pasan de moda, los llamados básicos. Te confieso que la chaqueta negra que llevo en el vídeo es la que se puso mi tía en mi bautizo… o sea que tiene ¡¡¡45 años!!!.

Eso mismo ocurre en la escritura con determinadas fórmulas. Pueden pasar siglos y siglos y seguirán funcionando en la literatura. En el vídeo-post de esta semana te comparto tres recursos que son ese “fondo de armario” que todo escritor debería tener siempre en su cajón de escritura.

1. Contar historias en primera persona

Somos cotillas por naturaleza 🙂 Nos gusta saber de la vida de otras personas y más si lleva la etiqueta de “basado en hechos reales”. El narrador en primera persona es el más potente. Arrastra al lector desde el comienzo. Nos permite meternos de forma muy rápida en la historia y vivirla desde dentro de la cabeza del protagonista.

El género de la autobiografía nació en el siglo XIX y sigue estando de moda ahora en su versión del género autoficción que es una vuelta de tuerca a las historias “verídicas”, esas narraciones sobre la vida, logros, fracasos, acontecimientos, etc. del autor que coincide con el narrador de la obra.

2. La estructura del viaje del héroe

Otro “fondo de armario” literario es la estructura del viaje del héroe. Es la más universal, recurrente y eficaz. Fíjate si es un recurso clásico que ya lo utilizó Homero en la Odisea y a día de hoy sigue siendo habitual en novelas comerciales y también como base para películas y series.

Si quieres saber más sobre las tres partes del viaje del héroe, encontrarás el detalle en estos posts: Todo comienza con una llamada, Cuando el héroe inicia la aventura y El final está cerca…

3. Los géneros literarios

Es cierto que actualmente cada vez hay más hibridación de géneros. Se mezcla la novela con el cuento, el relato con el ensayo, la distopía con la novela negra…

Sin embargo, hay géneros que siguen vigentes, aunque se vayan adaptando a los nuevos tiempos: la novela histórica, la novela de detectives, la novela romántica, la novela negra… Por ejemplo, en los últimos años se han vuelto a poner de moda las historias sobre relaciones familiares, que siempre han estado ahí, latentes y, de pronto, han resurgido en el panorama literario.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre las fórmulas de la escritura que no se pasan de moda. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.