,

¿Qué extensión deben tener los capítulos de una novela?

A veces los alumnos de mis cursos y talleres me lanzan algunas consultas sobre técnica narrativa que me dejan un poco asombrada. Quizá porque yo doy por hecho determinada información que ya tengo asumida por mis años de experiencia. Pero me doy cuenta de que hay un montón de preguntas que no debería dar por sabidas. Por ejemplo, ¿qué extensión deben tener los capítulos de una novela?

En este vídeo-post doy respuesta a esta pregunta que genera inquietud en los escritores principiantes. También contesto a otra muy recurrente: ¿Cuándo y cómo debe terminar un capítulo?

Extensión idónea de los capítulos

En la literatura no hay ninguna fórmula mágica ni en ninguna parte está escrito que los capítulos de una novela tengan que tener por obligación una extensión determinada. Lo más importante es que la historia tenga tensión y ritmo.

Al mismo tiempo le tiene que permitir al lector tener descansos (pensemos que la unidad de lectura es el capítulo), no perderse en la trama y seguir manteniendo el interés. Luego lo ideal es la combinación entre capítulos largos y cortos. Por ejemplo, uno largo y dos de menor extensión.

Terminación de los capítulos

¿Cuándo tiene que terminar un capítulo? Pues como la pregunta anterior, no hay ninguna ley que dicte sentencia al respecto. Así que tenemos que fiarnos de nuestra intuición y pensar como lectores.

Un capítulo debería terminar cuando cambiamos de escenario, o de tiempo, o de personaje que lleva la batuta de la acción. La idea es que tenga una unidad narrativa. Lo más interesante es terminar en un punto álgido, dándole al lector una pista o un hilo importante de la trama para resolverlo más adelante.

Se trata siempre de mantener la atención y la tensión narrativa. Hay que ponérselo ni demasiado fácil ni demasiado difícil al lector para que no se muera de aburrimiento y quiera seguir leyendo tu novela.

Pero ya sabes, no hay nada escrito en piedra. Todo dependerá de la historia que estés construyendo.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre qué extensión deben tener los capítulos de una novela. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

,

Cinco motivos para escribir cuentos infantiles

¿Estás pensando si es buena idea escribir historias para niñas y niños? Pues si llevas tiempo dándole vueltas a la posibilidad de lanzarte a la literatura infantil, en este vídeo-post te comparto cinco motivos para escribir cuentos infantiles que te pueden animar a dar el paso definitivo.

Te confieso que el público infantil me da pavor porque es uno de los más exigentes, sinceros y sin filtro, les gusta o no les gusta lo que leen en un primer vistazo. Pero también son grandísimos lectores y, de hecho, las cifras más altas de ventas de libros se alcanzan precisamente en esta franja de edad. Los grandes bestsellers están en literatura infantil.

Aquí van las cinco razones por las que creo que escribir cuentos infantiles es una buena idea:

  1. Fomento de la lectura. Los niños que leen son adultos que leen (y que piensan). Si iniciamos a los niños en la lectura desde muy pequeños, hay muchas posibilidades de que sigan enganchados a la literatura en la edad adulta. Aunque es cierto que hay un gap en la adolescencia, momento en el que se pierden muchos lectores. Pero ya se sabe que el fomento de la lectura comienza con los padres y el entorno familiar. Los que hemos sido niños lectores es porque en casa la lectura era un hábito.
  2. Conexión emocional. Los cuentos permiten a los niños poner nombre a las emociones propias y también ser capaces de calzarse los “zapatos” de los otros. Empatizar con los sentimientos de los demás y ponerse en su lugar. Las historias de ficción abren la mente de los pequeños a otras vidas, a otras experiencias y amplían su perspectiva del mundo.
  3. Filtro frente al mundo real. Hay determinados temas espinosos como la injusticia, la maldad, la muerte, el miedo… que incluso a los adultos nos resultan complicados de entender. Imaginemos a los niños que su mente está todavía formándose, lo difícil que puede ser explicarse algunas circunstancias de la vida. Por eso los cuentos actúan como filtro para mostrar a los pequeños aspectos áridos de la realidad y poder asimilarlos a través de la ficción.
  4. Desarrollo de la creatividad y la imaginación. Los cuentos son un campo fantástico para trabajar las habilidades sociales, conectar los hemisferios cerebrales y desarrollar el talento innato de los niños. Además, está más que comprobado que una de las habilidades más valorada a nivel profesional en la pospandemia va a ser la creatividad, como puedes leer en este artículo de LinkedIn. Así que cuanto antes empecemos a formarla en las mentes infantiles, más posibilidades de que se convierta en un hábito.
  5. Vehículo para la transmisión de la cultura y los valores. El conocimiento social del imaginario colectivo se ha ido transmitiendo de generación en generación gracias a la tradición oral. Abuelos contando a los nietos los cuentos de los hermanos Grimm, de Perrault… y afianzando a través de los años la experiencia compartida.

Así que parece muy buena idea escribir cuentos para niños. Además, todos los autores de literatura infantil dicen que es muy divertido escribir para estos lectores. Porque en el fondo están escribiendo para el niño que llevan dentro y contando las historias que a ellos les hubiera gustado leer cuando eran pequeños.

Ahora dale al play si quieres saber más sobre los cinco motivos para escribir cuentos infantiles. Y déjame un comentario aquí o en mi canal de YouTube si tienes alguna duda o consulta.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.