Entradas

¿Cuál es el requisito fundamental para escribir?

¿Te has preguntado alguna vez si hay un requisito fundamental que cumplen todas las personas que escriben? ¿Alguna cualidad absolutamente necesaria que tengas que desarrollar para perseguir tus objetivos de escritura?

Pues sí, hay algo que tienen en común todos los autores que consiguen resultados. Y está muy relacionado con una frase de la Premio Nobel de Literatura, Doris Lessing, que dice:

«El talento es algo corriente. No escasea la inteligencia sino la constancia».

Y ese es el requisito fundamental que necesitas para escribir, la constancia. Seguir escribiendo, perseverar a pesar de los obstáculos, los miedos, las dudas. La constancia te llevará a la acción continuada a lo largo del tiempo y, la acción, tarde o temprano, te dará buenos resultados. Aunque no importa demasiado el fin sino el proceso. Porque la escritura es un camino, una evolución, un aprendizaje continuo que nunca acaba. Se trata de subir niveles, de escribir cada vez mejor y con más soltura.

Ahora dale al play porque solo en 36 segundos te comparto el requisito fundamental para escribir. Déjame en los comentarios si se te ocurre alguna otra cualidad necesaria:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

Sigue escribiendo aunque pienses que es basura

Hace unos días me llegó por email la siguiente pregunta: ¿Cómo puedo seguir escribiendo aunque piense que lo que escribo es basura? La verdad es que me dejó bastante sorprendida. En un primer momento, no sabía qué contestar. ¿Cómo puede saber que lo que escribe no merece la pena si no lo ha leído nadie?

Reflexionando sobre esta cuestión, me he dado cuenta de que es una pregunta que seguro que se hace mucha gente. Porque nos han enseñado a ser modestos, a no valorar nuestro trabajo, a no destacar ni ser significativos. Por eso, he grabado este vídeo por si hay alguien más que está pensando que lo que escribe, a pesar de invertir mucho esfuerzo y tiempo, es una porquería.

En él, te doy tres consejos para seguir y seguir escribiendo a pesar de tus pensamientos negativos:

  1. Evitar el autosabotaje. Tendemos a sabotear nuestra relación con la escritura por miedo, por dudas, por perfeccionismo… Nuestro crítico y juez interno nos hacen creer cosas que la mayoría de las veces no son ciertas. A la hora de escribir, deja que fluya la escritura, vívela e intenta acallar esa vocecita interior negativa que no aporta nada y solo te boicotea.
  2. Apúntate a algún curso online o taller de escritura presencial. Para subir la autoestima y acabar con el saboteador que todos llevamos dentro, lo mejor es apuntarse a un curso de escritura. Aprenderás un montón de técnicas y herramientas, conocerás tu propia voz y estilo y sobre todo, pondrás a prueba tus textos, compartiéndolos con otros compañeros. Ellos te ayudarán a crecer en el proceso de escritura.
  3. Envía el borrador de tu libro a un lector profesional. ¿Cómo sabes que lo que escribes es una basura si no lo has testado? Si tienes una novela, un libro de relatos o cualquier otra cosa escrita, no se lo des a leer a tu madre, a tu primo o a un amigo, que te dirán que está todo perfecto (probablemente porque te quieren y para eso están) sino a un lector profesional que te de pautas sobre lo que puede mejorar o lo que tienes que revisar.

Ahora dale al play y déjame en los comentarios si se te ocurre algún otro consejo para sortear los pensamientos negativos sobre tu escritura:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

Cómo crear personajes inolvidables. Cinco consejos.

Seguro que tienes en mente un montón de personajes inolvidables, que han marcado un antes y un después en el mundo de la ficción: Madame Bovary, Ana Karenina, La Maga, Gregorio Samsa, Gatsby, Drácula, Frankenstein, Chinaski, Ignatius Reilly…

¿Y cómo construyeron sus autores esos personajes que no te puedes sacar de la cabeza? ¿Qué trucos han utilizado para dotarlos de vida, de esa sensación de «carne y hueso»? En este vídeo te comparto cinco consejos para que puedas convertir a tus criaturas en seres inolvidables para la mente del lector:

  1. Dótalos de emoción y sentimientos. Tienen que tener vida propia y sensación de verosimilitud con los humanos. Las personas reales no somos buenos ni malos siempre. Nos movemos en una escala de grises, en territorios intermedios… No dejes que tus personajes caigan en el maniqueísmo y parezcan marionetas de cartón-piedra. Haz que tengan dudas y aristas, y se comporten de distinta manera según la situación.
  2. Cada uno tiene una personalidad única. E irrepetible como los humanos. Todos tenemos el mismo ADN pero recombinado en miles de millones de formas distintas. Tus personajes deben moverse y hablar de manera diferente al resto. Y sobre todo actuar, porque los personajes tienen que mostrar acciones.
  3. Tienen motivaciones. Algo les mueva a la acción, un deseo, un objetivo… Esos son sus actantes, sus disparadores de movimiento que les permiten ir cambiando y evolucionando a lo largo de la historia. Porque sin transformación, no hay literatura. El personaje no puede ser igual cuando empieza la novela que cuando acaba.
  4. Huye de los estereotipos. Esos lugares comunes, esos clichés en los que es fácil caer. Porque son las etiquetas que les ponemos a los personajes en función del grupo/colectivo al que pertenecen: la rubia tonta, la guapa que no sabe que es guapa, el angustiado que solo se lamenta pero no hace nada, los obreros, los millonarios sin escrúpulos, los policías corruptos,… Intenta crear arquetipos, reinventando los estereotipos, asignándoles nuevas características o valores, dándole la vuelta al clásico lugar común. Por ejemplo, lo que hizo William Steig con Shrek, transformando el mito del ogro malvado.
  5. Conócelos a fondo. Métete en su pellejo, convive con ellos. Para esto, lo mejor es crear fichas de tus personajes, respondiendo a todas las preguntas que se te ocurran: cómo se llaman, donde viven, estudian o trabajan, qué comen, cómo eran sus abuelos, tienen aficiones, cómo hacen el amor, odian el pescado… Y busca fotos de personajes famosos (actores, actrices, cantantes, presentadores…) o familiares y amigos que se parezcan a tu personaje para ponerle cara y tenerlo siempre presente.

Ahora dale al play y déjame en los comentarios si se te ocurre algún truco más para crear personajes inolvidables:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

Cómo mejorar tu escritura en verano

El verano es el momento perfecto para mejorar en tu escritura. ¿Por qué? Seguro que tienes más tiempo libre, baja la carga de trabajo, hay jornada intensiva, disfrutas de esas ansiadas vacaciones, cambias tu rutina, viajas, te marchas a la playa o al pueblo a descansar, pasas las tardes en la piscina…

Por eso, el tiempo de relax es perfecto para bajar el ritmo y aprovecharlo para desarrollar tu pasión. En este vídeo te comparto cuatro maneras de sacarle el máximo partido a tus días de playa, campo, piscina, descanso en la montaña… Para que después de las vacaciones puedas retomar la escritura con muchas más ganas. Son cuatro trucos sencillos y muy efectivos para aplicar durante tu tiempo de relax:

  1. Replantéate tu escritura. Tómate este tiempo para «resetear» tu escritura, para reflexionar sobre por qué escribes, para qué escribes, si lo que estás escribiendo te gusta, si deberías pasarte del relato a la novela, o empezar un proyecto de escritura en serio para presentarlo a algún concurso… Es un tiempo de reconexión y de pensar qué es lo que quieres hacer con tu pasión.
  2. Habla con tu pareja y tu familia. Si te vas de vacaciones con tu pareja y familia y vas a aprovechar para escribir, asegúrate de hablar con ellos y que entiendan que vas a dedicar un tiempo a tu pasión. Porque escribir te requiere aislarte y en vacaciones es bastante complicado porque todos reclamarán tu atención para ir a la playa, a la piscina, a montar en bici, a la heladería con los niños… Déjales claro que vas a invertir una hora al día, por ejemplo, en ti y en tu proyecto de escritura.
  3. Lee, sobre todo a los clásicos. Este truco es tan obvio, que me da hasta apuro comentarlo. Pero es cierto. Se aprende una barbaridad de los clásicos, aquellos libros anteriores al siglo XIX que tienen un tempo y un ritmo más lento y requieren otro nivel de lectura. Aprovecha para tomar notas: qué estructura utiliza, cómo es el narrador, cómo describe a los personajes… Y lee también a autoras/es que sean de tu género o que te encantaría escribir como ell@s.
  4. Fórmate. Tienes millones de cursos online que puedes ver tumbado en el chiringuito tomando un mojito o aprovechando las tardes de tu jornada intensiva. Sobre relato, novela, técnicas específicas de narrativa… Muy prácticos, para aplicar desde el primer día a tu escritura. Con muy poca inversión de tiempo, llegarás a septiembre con las herramientas básicas para escribir lo que te apetezca.

Ahora dale al play y déjame en los comentarios si se te ocurre alguna manera más de aprovechar el verano para mejorar tu escritura:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

Carta de presentación para una editorial

Imagínate que has terminado tu novela, tu libro de relatos, tu ensayo… Lo has corregido y quieres enviarlo a una editorial tradicional. La mejor forma es que la acompañes de una carta de presentación bien elaborada porque va a ser la primera impresión que el editor se lleve de ti. ¿Cómo hacer una carta de presentación atractiva y eficaz?

Este post surge de la necesidad de Eli, una chica de República Dominicana, a la que ayudé con su libro de relatos. Después de leerlo y corregirlo, decidió enviarlo a editoriales tradicionales a través de email. Así que me pidió que si le echaba una mano con el formato de presentación. Como creo que le puede servir a más personas que estén en la situación de enviar su manuscrito a editoriales, he grabado un vídeo explicando los puntos fundamentales.

Decálogo de la carta de presentación ideal

Hay diez puntos básicos que cumplir a la hora de hacer una presentación formal de tu libro. Es importante que los sigas para que sea lo más exitosa posible:

  1. Brevedad. Las editoriales están saturadas de trabajo. Tienen poco tiempo para revisar los nuevos manuscritos que llegan. Ya lo he contado en más de una ocasión. Por mi trabajo como lectora, hago unos 50 informes de lectura al año… Eso son muchas propuestas de libros, créeme.
  2. Corrección ortográfica y gramatical. Esto que parece obvio, no lo es tanto. Por favor, revisa y corrige hasta la saciedad, no solo tu libro; también la carta de presentación que va a ser lo primero que se lea el editor.
  3. Concisión. Si lo vas a enviar por email, se claro y no te andes por las ramas. Pon en el asunto «Manuscrito para leer/valorar». Déjate de títulos, ve al grano.
  4. Preséntate de forma original. Las editoriales están cansadas de recibir la misma biografía: nací en Madrid en 1980…estudié…tengo un master…gané el Premio… Eso tiene que contarse, pero de una forma distinta. Eres escrit@r, ¿no? Pues que se note. Cuenta tu historia, utiliza la técnica del Storytelling para seducir y convencer al editor/a.
  5. Presenta tu novela. Explicita el género, el público objetivo al que va dirigida, el rango de edad, qué diferencias tiene con respecto a otros libros similares… Marca los valores diferenciales de tu obra.
  6. Vende tu novela. Las editoriales son empresas, luego pregúntate qué beneficios conseguirá la editorial si la publica, ¿económicos, de reconocimiento, de marca?
  7. Expón lo que esperas de la editorial. ¿Por qué has elegido esa editorial y no otra? ¿Por qué te gusta? ¿Eres lect@r de sus publicaciones?
  8. Redacta una sinopsis y una frase (claim) para la posible faja. Te ayudará a afinar el tema y a resumir el argumento (sin spoilers) porque, como te comenté al principio, las editoriales tienen poco tiempo y van al grano, a leer de qué trata la novela en líneas generales.
  9. Adjunta los dos primeros capítulos en pdf. Y deja abierta la posibilidad a enviar más si la editorial está interesada.
  10. Añade reseñas, críticas, entrevistas… Si tienes trabajos publicados con anterioridad, copia los enlaces de todo lo que puede aportar información sobre tu obra. También si tienes una web, blog, Redes Sociales… cualquier dato que sirva para contextualizarte y valorar tu visibilidad y presencia online.

Ahora dale al play y déjame en los comentarios si se te ocurre algún punto más que haya que tener en cuenta a la hora de enviar tu libro a una editorial:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

La mejor forma de publicar tu novela si no tienes experiencia

¿Cuál es la mejor forma de publicar tu novela si no tienes experiencia ni cuentas con un agente literario? Esta es una pregunta que me hacen muchos escritores/as a los que ayudo corrigiendo y mejorando sus obras. Cuando ya tienen su novela preparada y lista para publicar me dicen: «¿Por dónde empiezo? Quiero publicarla y que llegue al público, pero no me conoce nadie… ¿Qué hago?»

Hay tres vías para publicar tu novela si no tienes experiencia. O si todavía no has publicado, ni tienes a un agente literario interesado en mover tu libro. Unas son más difíciles y largas en el tiempo y otras más fáciles. Cualquier de estos tres caminos son válidos, pero cada uno tiene sus pros y sus contras:

1. Enviar tu novela con una carta de presentación a las editoriales tradicionales. Es el camino más largo y complicado porque las editoriales están saturadas de trabajo. Además, el mercado editorial ha cambiado mucho en los últimos años debido a internet y las Redes Sociales. Si eliges este camino, ármate de paciencia y envía tu manuscrito (con las correcciones de un lector profesional y sin faltas de ortografía ni de estilo) junto con una carta de presentación espectacular, a todas aquellas editoriales cuya línea editorial coincida con el género de tu obra.

2. Autopublicarla con una editorial de autopublicación o subirla a Amazon. Es un camino perfectamente válido y más rápido para ver tu novela publicada y que llegue a los lectores. Elige bien tu editorial de autopublicación, lee toda letra pequeña del contrato porque hay algunas «piratas» y te puedes llevar un disgusto. Yo suelo recomendar tres y trabajo principalmente con una. Pero no les voy a dar publicidad 🙂 También puedes elegir la vía de «do it yourself». Corregir tu novela, maquearla, diseñar la portada… y subirla en el formato de venta de Amazon. Cualquiera de estas dos opciones de autopublicación, te va a requerir  un gran trabajo y esfuerzo para promocionar y visibilizar tu libro en Redes Sociales. Para que los lectores conozcan tu novela, para crear tu marca personal y para vender tu obra.

3. Presentarla a concursos literarios. Es la vía más sencilla, aunque no va a depender de ti, sino de que tu novela merezca la pena y compita con el resto de las que se presentan a ese certamen. Pero es una puerta trasera para entrar en las editoriales tradicionales porque, en la mayoría de los casos, el premio suele ser la publicación. Y a veces, una cuantía económica, que nunca viene mal 🙂 En la página escritores.org tienes un listado muy completo de concursos organizado por meses. Revisa y corrige tu novela y envíala a aquellos certámenes en los que crees que puede encajar.

Ahora dale al play y déjame en los comentarios si se te ocurre algún camino más para publicar tu novela sin experiencia ni agente literario:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Por qué fracasan los aspirantes a escritores?

Muchas personas que empiezan a escribir fracasan. Esto es una realidad. Se quedan a medio camino, se dan por vencidos y dejan la escritura sin alcanzar sus objetivos. Seguro que hay tantas causas como aspirantes a escritores. Pero hay dos razones principales por las que creo que abandonamos nuestra pasión nada más empezar: las falsas expectativas y la falta de resiliencia para afrontar el fracaso.

Crearse falsas expectativas

Cuando empezamos a escribir todos queremos el Premio Nobel de Alice Munro; la carrera de calidad y reconocimiento de García Márquez; el éxito y el dinero de Stephen King o de J.K. Rowling… Queremos la punta del iceberg, solo lo que vemos. Pero no queremos lo que está oculto, lo que está por debajo de ese éxito final. Hay muchos años de trabajo, de esfuerzo, de perseverancia, de compromiso, de tiempo invertido en escribir, escribir y escribir. Y no hay atajos en la escritura. Así que si estás buscando el reconocimiento y el dinero inmediato, mejor dedícate a otra actividad. La buena noticia es que el fracaso no existe: la escritura es un proceso de aprendizaje continuo.

Falta de resiliencia

El concepto de «resiliencia» viene del latín «resilio» que significa «volver atrás, volver de un salto, rebotar». El término procede del mundo de la ingeniería donde se refiere a la magnitud que cuantifica la cantidad de energía que absorbe un material al momento de romperse por un impacto. Para aterrizarlo en lenguaje no tan técnico, la psicología y las ciencias sociales definen la resiliencia como la capacidad de una persona de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro, para sobrellevar situaciones como el fracaso. Como que te digan que «no» una y mil veces, cuando envías tu borrador de novela a las editoriales.

Vas a necesitar trabajar la resiliencia que tiene mucho que ver con la autoestima y con el propósito/objetivos de tu escritura. Sobre el tema de sobrellevar la adversidad, hay un libro maravilloso de Viktor Frankl, neurólogo y psiquiatra de familia judía que sobrevivió a varios campos de concentración, como Auschwitz, entre 1942 y 1945. Se titula «El hombre en busca del sentido», es muy duro porque cuenta todas las penurias, enfermedades, privaciones, necesidades… que vivió hasta que fue rescatado del campo de concentración. Pero merece la pena leerlo.

Ahora dale al play y déjame en los comentarios si crees que hay más razones para abandonar la escritura nada más empezar el camino:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Vídeos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.