Entradas

Cómo mejorar tu escritura en verano

El verano es el momento perfecto para mejorar en tu escritura. ¿Por qué? Seguro que tienes más tiempo libre, baja la carga de trabajo, hay jornada intensiva, disfrutas de esas ansiadas vacaciones, cambias tu rutina, viajas, te marchas a la playa o al pueblo a descansar, pasas las tardes en la piscina…

Por eso, el tiempo de relax es perfecto para bajar el ritmo y aprovecharlo para desarrollar tu pasión. En este vídeo te comparto cuatro maneras de sacarle el máximo partido a tus días de playa, campo, piscina, descanso en la montaña… Para que después de las vacaciones puedas retomar la escritura con muchas más ganas. Son cuatro trucos sencillos y muy efectivos para aplicar durante tu tiempo de relax:

  1. Replantéate tu escritura. Tómate este tiempo para «resetear» tu escritura, para reflexionar sobre por qué escribes, para qué escribes, si lo que estás escribiendo te gusta, si deberías pasarte del relato a la novela, o empezar un proyecto de escritura en serio para presentarlo a algún concurso… Es un tiempo de reconexión y de pensar qué es lo que quieres hacer con tu pasión.
  2. Habla con tu pareja y tu familia. Si te vas de vacaciones con tu pareja y familia y vas a aprovechar para escribir, asegúrate de hablar con ellos y que entiendan que vas a dedicar un tiempo a tu pasión. Porque escribir te requiere aislarte y en vacaciones es bastante complicado porque todos reclamarán tu atención para ir a la playa, a la piscina, a montar en bici, a la heladería con los niños… Déjales claro que vas a invertir una hora al día, por ejemplo, en ti y en tu proyecto de escritura.
  3. Lee, sobre todo a los clásicos. Este truco es tan obvio, que me da hasta apuro comentarlo. Pero es cierto. Se aprende una barbaridad de los clásicos, aquellos libros anteriores al siglo XIX que tienen un tempo y un ritmo más lento y requieren otro nivel de lectura. Aprovecha para tomar notas: qué estructura utiliza, cómo es el narrador, cómo describe a los personajes… Y lee también a autoras/es que sean de tu género o que te encantaría escribir como ell@s.
  4. Fórmate. Tienes millones de cursos online que puedes ver tumbado en el chiringuito tomando un mojito o aprovechando las tardes de tu jornada intensiva. Sobre relato, novela, técnicas específicas de narrativa… Muy prácticos, para aplicar desde el primer día a tu escritura. Con muy poca inversión de tiempo, llegarás a septiembre con las herramientas básicas para escribir lo que te apetezca.

Ahora dale al play y déjame en los comentarios si se te ocurre alguna manera más de aprovechar el verano para mejorar tu escritura:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

Carta de presentación para una editorial

Imagínate que has terminado tu novela, tu libro de relatos, tu ensayo… Lo has corregido y quieres enviarlo a una editorial tradicional. La mejor forma es que la acompañes de una carta de presentación bien elaborada porque va a ser la primera impresión que el editor se lleve de ti. ¿Cómo hacer una carta de presentación atractiva y eficaz?

Este post surge de la necesidad de Eli, una chica de República Dominicana, a la que ayudé con su libro de relatos. Después de leerlo y corregirlo, decidió enviarlo a editoriales tradicionales a través de email. Así que me pidió que si le echaba una mano con el formato de presentación. Como creo que le puede servir a más personas que estén en la situación de enviar su manuscrito a editoriales, he grabado un vídeo explicando los puntos fundamentales.

Decálogo de la carta de presentación ideal

Hay diez puntos básicos que cumplir a la hora de hacer una presentación formal de tu libro. Es importante que los sigas para que sea lo más exitosa posible:

  1. Brevedad. Las editoriales están saturadas de trabajo. Tienen poco tiempo para revisar los nuevos manuscritos que llegan. Ya lo he contado en más de una ocasión. Por mi trabajo como lectora, hago unos 50 informes de lectura al año… Eso son muchas propuestas de libros, créeme.
  2. Corrección ortográfica y gramatical. Esto que parece obvio, no lo es tanto. Por favor, revisa y corrige hasta la saciedad, no solo tu libro; también la carta de presentación que va a ser lo primero que se lea el editor.
  3. Concisión. Si lo vas a enviar por email, se claro y no te andes por las ramas. Pon en el asunto «Manuscrito para leer/valorar». Déjate de títulos, ve al grano.
  4. Preséntate de forma original. Las editoriales están cansadas de recibir la misma biografía: nací en Madrid en 1980…estudié…tengo un master…gané el Premio… Eso tiene que contarse, pero de una forma distinta. Eres escrit@r, ¿no? Pues que se note. Cuenta tu historia, utiliza la técnica del Storytelling para seducir y convencer al editor/a.
  5. Presenta tu novela. Explicita el género, el público objetivo al que va dirigida, el rango de edad, qué diferencias tiene con respecto a otros libros similares… Marca los valores diferenciales de tu obra.
  6. Vende tu novela. Las editoriales son empresas, luego pregúntate qué beneficios conseguirá la editorial si la publica, ¿económicos, de reconocimiento, de marca?
  7. Expón lo que esperas de la editorial. ¿Por qué has elegido esa editorial y no otra? ¿Por qué te gusta? ¿Eres lect@r de sus publicaciones?
  8. Redacta una sinopsis y una frase (claim) para la posible faja. Te ayudará a afinar el tema y a resumir el argumento (sin spoilers) porque, como te comenté al principio, las editoriales tienen poco tiempo y van al grano, a leer de qué trata la novela en líneas generales.
  9. Adjunta los dos primeros capítulos en pdf. Y deja abierta la posibilidad a enviar más si la editorial está interesada.
  10. Añade reseñas, críticas, entrevistas… Si tienes trabajos publicados con anterioridad, copia los enlaces de todo lo que puede aportar información sobre tu obra. También si tienes una web, blog, Redes Sociales… cualquier dato que sirva para contextualizarte y valorar tu visibilidad y presencia online.

Ahora dale al play y déjame en los comentarios si se te ocurre algún punto más que haya que tener en cuenta a la hora de enviar tu libro a una editorial:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

La mejor forma de publicar tu novela si no tienes experiencia

¿Cuál es la mejor forma de publicar tu novela si no tienes experiencia ni cuentas con un agente literario? Esta es una pregunta que me hacen muchos escritores/as a los que ayudo corrigiendo y mejorando sus obras. Cuando ya tienen su novela preparada y lista para publicar me dicen: «¿Por dónde empiezo? Quiero publicarla y que llegue al público, pero no me conoce nadie… ¿Qué hago?»

Hay tres vías para publicar tu novela si no tienes experiencia. O si todavía no has publicado, ni tienes a un agente literario interesado en mover tu libro. Unas son más difíciles y largas en el tiempo y otras más fáciles. Cualquier de estos tres caminos son válidos, pero cada uno tiene sus pros y sus contras:

1. Enviar tu novela con una carta de presentación a las editoriales tradicionales. Es el camino más largo y complicado porque las editoriales están saturadas de trabajo. Además, el mercado editorial ha cambiado mucho en los últimos años debido a internet y las Redes Sociales. Si eliges este camino, ármate de paciencia y envía tu manuscrito (con las correcciones de un lector profesional y sin faltas de ortografía ni de estilo) junto con una carta de presentación espectacular, a todas aquellas editoriales cuya línea editorial coincida con el género de tu obra.

2. Autopublicarla con una editorial de autopublicación o subirla a Amazon. Es un camino perfectamente válido y más rápido para ver tu novela publicada y que llegue a los lectores. Elige bien tu editorial de autopublicación, lee toda letra pequeña del contrato porque hay algunas «piratas» y te puedes llevar un disgusto. Yo suelo recomendar tres y trabajo principalmente con una. Pero no les voy a dar publicidad 🙂 También puedes elegir la vía de «do it yourself». Corregir tu novela, maquearla, diseñar la portada… y subirla en el formato de venta de Amazon. Cualquiera de estas dos opciones de autopublicación, te va a requerir  un gran trabajo y esfuerzo para promocionar y visibilizar tu libro en Redes Sociales. Para que los lectores conozcan tu novela, para crear tu marca personal y para vender tu obra.

3. Presentarla a concursos literarios. Es la vía más sencilla, aunque no va a depender de ti, sino de que tu novela merezca la pena y compita con el resto de las que se presentan a ese certamen. Pero es una puerta trasera para entrar en las editoriales tradicionales porque, en la mayoría de los casos, el premio suele ser la publicación. Y a veces, una cuantía económica, que nunca viene mal 🙂 En la página escritores.org tienes un listado muy completo de concursos organizado por meses. Revisa y corrige tu novela y envíala a aquellos certámenes en los que crees que puede encajar.

Ahora dale al play y déjame en los comentarios si se te ocurre algún camino más para publicar tu novela sin experiencia ni agente literario:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Por qué fracasan los aspirantes a escritores?

Muchas personas que empiezan a escribir fracasan. Esto es una realidad. Se quedan a medio camino, se dan por vencidos y dejan la escritura sin alcanzar sus objetivos. Seguro que hay tantas causas como aspirantes a escritores. Pero hay dos razones principales por las que creo que abandonamos nuestra pasión nada más empezar: las falsas expectativas y la falta de resiliencia para afrontar el fracaso.

Crearse falsas expectativas

Cuando empezamos a escribir todos queremos el Premio Nobel de Alice Munro; la carrera de calidad y reconocimiento de García Márquez; el éxito y el dinero de Stephen King o de J.K. Rowling… Queremos la punta del iceberg, solo lo que vemos. Pero no queremos lo que está oculto, lo que está por debajo de ese éxito final. Hay muchos años de trabajo, de esfuerzo, de perseverancia, de compromiso, de tiempo invertido en escribir, escribir y escribir. Y no hay atajos en la escritura. Así que si estás buscando el reconocimiento y el dinero inmediato, mejor dedícate a otra actividad. La buena noticia es que el fracaso no existe: la escritura es un proceso de aprendizaje continuo.

Falta de resiliencia

El concepto de «resiliencia» viene del latín «resilio» que significa «volver atrás, volver de un salto, rebotar». El término procede del mundo de la ingeniería donde se refiere a la magnitud que cuantifica la cantidad de energía que absorbe un material al momento de romperse por un impacto. Para aterrizarlo en lenguaje no tan técnico, la psicología y las ciencias sociales definen la resiliencia como la capacidad de una persona de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro, para sobrellevar situaciones como el fracaso. Como que te digan que «no» una y mil veces, cuando envías tu borrador de novela a las editoriales.

Vas a necesitar trabajar la resiliencia que tiene mucho que ver con la autoestima y con el propósito/objetivos de tu escritura. Sobre el tema de sobrellevar la adversidad, hay un libro maravilloso de Viktor Frankl, neurólogo y psiquiatra de familia judía que sobrevivió a varios campos de concentración, como Auschwitz, entre 1942 y 1945. Se titula «El hombre en busca del sentido», es muy duro porque cuenta todas las penurias, enfermedades, privaciones, necesidades… que vivió hasta que fue rescatado del campo de concentración. Pero merece la pena leerlo.

Ahora dale al play y déjame en los comentarios si crees que hay más razones para abandonar la escritura nada más empezar el camino:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Vídeos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

Narrador testigo

¿Qué es el narrador testigo? ¿Cuántos tipos hay? ¿Cuáles son sus características principales? En este post te comparto los secretos de un narrador muy útil para determinadas novelas, un punto de vista diferente sobre los hechos.

El narrador testigo nos suele contar la historia en tercera persona. Y aunque no es el protagonista, ha presenciado los hechos de primera mano. Es la mirada del observador que cuenta lo acontecido desde su punto de vista. Puede estar más o menos cerca de las acciones, divisarlas a lo lejos, presenciarlas desde dentro, espiarlas, etc… Pero siempre es un personaje que observa la escena y nos la narra haciendo pocas alusiones a sí  mismo.

Tipos de narradores testigo

Existen muchos tipos pero los más utilizados son estos tres:

  • Testigo impersonal. Es la mirada de la cámara, tiene mucho que ver la fotografía y el cine. Casi siempre cuenta en presente y se limita a contar lo que ve. Por ejemplo, el narrador de La Colmena de Camilo José Cela.
  • Observador presencial. Cuenta en pasado los hechos que ocurrieron hace un tiempo y que presenció en persona. Es el caso del Doctor Watson, el ayudante del detective Sherlock Holmes. O el narrador de una de mis novelas favoritas, El Gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald.
  • El informante. Narra lo que ha pasado transcribiendo los hechos como si fueran un informe, crónica o documento oficial, presentando lo escrito como auténtico. Es el ejemplo de los cuentos de El informe Brodie de J.L. Borges.

Características del narrador testigo

Tienen seis características en común:

    1. No es el protagonista. Este narrador nunca es el protagonista, es alguien que vio lo que ocurrió y lo cuenta de la forma más objetiva posible.
    2. Posee una visión limitada. Nos lo cuenta desde su punto de vista, con su filtro y sus limitaciones. Luego no puede saber lo que piensan o sienten los otros personajes.
    3. Describe y sugiere. Teniendo en cuenta el punto 1 y el 2, esta clase de narrador no puede escribir las razones de las acciones ni tampoco expresar juicios de valor. Describe lo que ve o vio y, alguna vez puede sugerir lo que cree que pasa, pero siempre desde su punto de vista.
    4. Proporciona credibilidad. Porque es como si alguien te cuenta de primera mano, por ejemplo, un accidente que ha visto en la calle. Le da realismo a lo contado y se crea una conexión directa entre el lector y el narrador, casi a modo de confesión.
    5. Utiliza el lenguaje del personaje. Este narrador se expresa como lo haría el personaje. Si la historia la cuenta un niño, no puede hablar como un adulto. Si la cuenta un policía, lo hará en lenguaje de informe pericial. O si es Watson, contará las aventuras de Sherlock desde su visión de hombre de ciencia que solo cree en los hechos empíricos.
    6. El que narra no es el autor. El narrador no debe usarse para que el autor se introduzca en la historia. El testigo tiene que tener vida propia y estar justificado dentro del desarrollo la historia. Cuando se usa este narrador es porque es la mejor manera de contar los hechos.

Ahora dale al play para ampliar el contenido y los ejemplos sobre el narrador testigo. Y déjame tus impresiones en los comentarios si utilizas este tipo de narrador en tus historias.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenido relacionado:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Hay que tener talento para ser escritor?

¿Hay que tener talento para ser escritor? ¿O todos llevamos ya un potencial escritor/narrador en nuestro interior? Esta es una pregunta que me envió un seguidor de mi página de Facebook y que me ha permitido reflexionar en este vídeo- post sobre un temazo como el talento.

Hace 9 años estudié un Master de Coaching y Gestión del Talento enfocado al área de Recursos Humanos y desarrollo de personas en las empresas. Nos daban una definición de talento muy similar a la que puedes encontrar en el diccionario de la RAE:

«Especial capacidad intelectual o aptitud que una persona tiene para aprender las cosas con facilidad o para desarrollar con mucha habilidad una actividad.»

Creo que esta definición se queda algo corta porque solemos asociar el talento a las artes creativas: pintura, escritura, interpretación, baile, canto… Pero hay talentos científicos, matemáticos, arquitectónicos… Y ahora se está empezando a poner en valor un talento esencial para nuestras sociedades actuales: el talento emocional. La capacidad para gestionar nuestras emociones que tiene mucho que ver con la empatía, con ponerse en el lugar de los otros y, por tanto, con la capacidad para escribir.

Tengo que decir que ese Master fue muy útil, no solo para mi trabajo con escritores/as en el proceso de construcción de su obra. También cuando leo borradores de novelas, dado que se trata de descubrir si el estilo, la voz y la mirada de ese autor/a son lo suficientemente atractivos como para ser publicado/a. O sea, si tiene talento.

¿Talento innato o aprendizaje?

En este vídeo te vas a encontrar con los siguientes contenidos ampliados:

    1. Todos nacemos con un talento innato para hacer algo de manera diferente y extraordinaria. De niños sabemos cuál es nuestra pasión, aunque la educación y formación reglada nos hacen olvidar esos talentos. Hay personas que los descubren cuando ya son mayores. Esa pasión tiene que ver con el concepto de «flow», de fluir. Algo que haces muy bien y que podrías estar haciéndolo siempre. Por ejemplo, cuando estás escribiendo, pierdes la noción del tiempo y del espacio.
    2. El talento para escribir tiene que ver con la mirada, con el punto de vista. Con la forma única en la que cada uno vemos la vida. Como dijo el escritor portugués Gonçalo Tavares en un curso al que asistí en Sevilla:«La escritura tiene mucho que ver con el esternocleidomastoideo, el músculo que te permite girar el cuello y cambiar tu punto de vista».
    3. Todos llevamos un narrador dentro. Porque todos miramos la vida de una manera diferente. Es posible enseñar la técnica y desatar las palabras de nuestro interior. Pero también hace falta tener una pasión enorme por la escritura relacionada con la emoción y la sensibilidad de cada uno. Eso es bastante difícil de enseñar y de aprender. Aunque sí se puede desarrollar la mirada gracias a la perseverancia y al entrenamiento del punto de vista.

Así que a Darío, el chico que me hizo esta consulta, le contesté que las dos cosas son ciertas: hace falta talento para escribir pero la mirada y la técnica puede trabajarse cuando en tu interior palpita la pasión de un escritor. Ahora dale al play y déjame en tus comentarios la idea que tú tienes sobre lo que es el talento:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Vídeos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

4 objetivos para perseguir en la escritura

Hace unas semanas conocí a una persona y nos pusimos a hablar sobre nuestras profesiones. Cuando le conté que yo era escritora, lectora profesional y asesora en procesos de escritura, me comentó:

«- He escrito un texto, ¿puedo enviártelo para que lo leas? – Sí, claro, pero ¿qué necesitas de mí? – Me gustaría que me dijeras si es bueno o no, darme algún consejo o recomendación».

Le comenté que me lo leería, pero que reflexionara sobre los objetivos que quiere conseguir con ese texto, o en general cuando escribe. Porque a priori, con un solo folio no puedo valorar si merece la pena o no… y según para qué, según sea lo que persigue el/la autor/a. Es difícil dar un consejo tan a la ligera.

Así que esto me hizo reflexionar sobre qué buscamos los que estamos enfermos de palabras cuando escribimos. En este vídeo te comparto los 4 objetivos que, según mi experiencia de estos años, son los que persiguen todos aquellos que escriben, ya sea por afición o profesionalmente:

  1. Ser leído. Todos los que escribimos queremos ser leídos por alguien, compartir nuestras emociones plasmadas en el papel, llegar al otro y comunicarnos a nivel profundo con nuestros lectores. Incluso el/la que escribe un diario, tiene el secreto inconfesable de que alguien lo encuentre y se lo lea.
  2. Publicar. Este es uno de los grandísimos objetivos de un escritor. Salir del círculo de lectores de tu familia y amigos y llegar cada vez a un público más amplio y desconocido, ya sea a través de la autoedición o de las editoriales «tradicionales».
  3. Forrarse. Ummmm… en fin… si persigues este objetivo, mejor dedícate a otro sector profesional. Si bien es cierto que hay escritor@s que viven de la escritura, hacer dinero a espuertas y vender bestsellers como churros, es la realidad de unos pocos mortales. Y estoy segura de que en ese nivel monetario, los escritores que, digamos «están forrados», no persiguen ya ese objetivo sino el siguiente.
  4. Disfrutar. Si no puedes dejar de escribir, disfruta del proceso. Fluye e invierte las horas muertas en crear tu ficción, tu mundo, tus historias. La escritura es un proceso, no un fin sí misma. Disfruta del aprendizaje, de los errores, de los aciertos. Y escribe sin parar.

Para saber qué consejo le di a la persona con la que tuve esta charla, dale al play y déjame en los comentarios algún objetivo más que se te ocurra o que tú te plantees a la hora de escribir:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Vídeos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Escribes? Eres un bicho raro

Seguro que si te encanta escribir, has escuchado esta expresión en más de una ocasión: eres un bicho raro. O también estas otras: ¿Por qué te dedicas a escribir si no sirve para nada? ¿Por qué no haces algo más práctico y útil?  Los que somos de Letras hemos vivido alguna vez ese desprestigio, y sobre todo, nos hemos sentido incomprendidos por nuestro entorno social.

Cuando era niña, tod@s mis amig@s sabían lo que querían ser de mayores, profesiones concretas como abogado, enfermero, médico, ingeniero, veterinario… Pero yo no sabía qué quería hacer en la vida. Era algo abstracto e inespecífico como escribir, contar historias, hacer redacciones sobre un tema, estudiar la vida de los escritores… O sea, te vas a morir de hambre, me decían y me miraban con pena.

Si te has sentido así alguna vez, en este vídeo te comparto dos argumentos, fruto de la reflexión y de mi trabajo de años, para sacudirte ese «sambenito» del bicho raro. Si le das al play, te vas a encontrar con:

  1. No te hace falta ninguna validación social. Durante 17 años trabajé en un banco en el departamento de Marketing, luego en Gestión de Contenidos y Redes Sociales. Y los que trabajábamos allí teníamos la sensación de que no hacíamos nada útil, de que el dinero lo hacían los trabajadores de las sucursales que estaban de cara al público y cobraban las comisiones. Así que siempre teníamos que justificar cada campaña o movimiento que hacíamos, hasta el último euro que invertíamos. Después de todo ese tiempo, cuando ya me fui de aquel trabajo pensé, pero ¿por qué necesito la aprobación de nadie? Hago mi trabajo, aporto valor y punto. Si no puedes dejar de escribir, sigue, da igual lo que diga el resto del planeta. ¿Acaso tiene que importarte?
  2. Inventar historias es un don. Eres un privilegiad@, heredero de una larga estirpe de creadores de palabra que se remontan a los tiempos de las cavernas. Así de rimbombante como suena. Porque contamos historias desde las pinturas de Altamira. Las historias nos han servido para crecer como especie, para mantener unida a la tribu, para transmitir valores y cultura. Todo es relato y la ficción seguirá siendo importante en el futuro. Que se lo digan a Benioff y a Weiss, los guionistas de Juego de Tronos… Después de 8 temporadas, hay una petición en Change.org con más de 1.400.000 firmas que piden cambiar el final.

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Vídeos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Por qué no se vende tu libro? Obstáculos y oportunidades

«Mi libro no se vende, ¿por qué será?» es una pregunta que se hacen muchos escritores noveles y autores que están empezando a promocionarse en Internet. Como lectora profesional, leo unos 50 manuscritos al año. Me da la sensación de que todo el planeta está sentado frente al ordenador pariendo y pariendo novelas, libros de relatos, biografías, ensayos…

Hace unos meses me escribió un autor de literatura infantil que tiene un libro autopublicado, para contarme que hacía muchísimos esfuerzos pero que no se vendía. La editorial no le estaba apoyando, y aunque su libro era muy interesante, no alcanzaba la difusión suficiente para llegar a las editoriales ni a los lectores. Y hace poco, un poeta ecuatoriano, me escribió para contarme prácticamente lo mismo. A todos les hablo de los obstáculos y oportunidades que he identificado en el panorama editorial actual.

En el vídeo te comparto esas 5 razones por las que creo que es tan complicado vender libros y las oportunidades que las nuevas tecnologías nos brindan para usarlas en nuestro favor. Si le das al play, te vas a encontrar con:

La forma de hacer las cosas ha cambiado…

…y tú no te has dado ni cuenta. Soy así de sincera, lo digo sin tapujos. Tú te desplazas en un tren a vapor y ahora un dron te trae el pan a casa. Debido a la transformación digital y al desarrollo de las Redes Sociales, el mundo editorial ha cambiado radicalmente en los últimos años. La entrada en el mercado de editoriales de autopublicación y de plataformas tipo Amazon y similares, ha provocado que la audiencia esté muy atomizada. Y que las grandes editoriales «de toda la vida» hayan modificado sus criterios de publicación.

«Busco un agente o una editorial tradicional, como las de antes»…

…me comentan algunos autores. Y les digo, vale, sube a mi máquina del tiempo y viajemos al pasado. Quedémonos sentados en el sofá de tu casa a ver si entra por la puerta un editor que quiera publicar tus cuentos. Como le pasó a Grace Paley en los años ’50.

Al mercado saturado y al aumento del número de impactos informativos que recibe la audiencia cada día, se une la falta de apoyo al escritor por parte de las editoriales que no pueden asumir una oferta cada vez más amplia. Los agentes editoriales también están en la misma situación, buscando voces nuevas que se diferencien, que no sea «más de lo mismo». Pero tienen tal acumulación de representados que es difícil de gestionar tanta oferta cuando se publican 1.565 libros a la semana (cifras de la Federación de Gremios de Editores de España ¡¡en 2016!!).

Diferénciate con tu marca personal

Por eso, se hace cada vez más necesaria la participación activa de los autores en la promoción de sus libros. La utilización de estrategias de marketing, publicidad y visibilidad en Redes Sociales con el fin de dar a conocer la obra propia e incrementar las ventas. Incluso los autores que publican con grandes editoriales comerciales y que manejan muy buenas cifras de venta, tienen internamente tanta competencia entre sus propios compañeros de editorial, que no da tiempo a hacer campañas extensas. Ellas y ellos mism@s tienen que mover y gestionar sus Redes Sociales (o contratar a un Community Manager) y hacer las promociones de sus libros en Facebook y Twitter Ads.

Si quieres acercarte a las editoriales y que un agente te represente, primero tendrás que mostrar tus diferencias, ser visible. Hacerte querer, comunicarte con tu audiencia, fidelizarla y más tarde, presentar unas cifras de ventas. Es un camino largo y perseverante, lo sé, y no existen atajos, ni fórmulas mágicas. Se impone más que nunca que investigues sobre tu marca personal, la manera en que los demás te están percibiendo, la huella que dejas en tus lectores, lo que los otros dicen de ti en las reseñas, blogs, páginas especializadas…

«Es que les envío mi libro por messenger y me marcan como spam»

Por mi trabajo como lectora, recibo solicitudes de amistad en las Redes que inmediatamente después de aceptar, me envían su libro para que me lo lea. ¿Cómo va a comprar tu libro cualquier persona, si lo primero que haces es enviarle publicidad? Ehhhh, ¿tú quién eres y por qué entras en mi casa sin permiso? ¿No te recuerda a los antiguos vendedores de enciclopedias?

No puedes llegar a casa de otra persona que no te conoce de nada a meterle tu novela por los ojos. Esta práctica bastante fea y, por desgracia, muy común, me recuerda a cuando trabajaba en una sucursal bancaria. De eso hace unos 20 años… Como era la más joven, la pringada y la última en llegar, me mandaban a hacer puerta fría, a recorrer las calles en busca de locales que quisieran cambiar de TPV. Pasé tardes enteras – otoñales e invernales – entrando en tiendas a contar mi rollo. ¿Y sabéis el resultado? Menos cero. ¿Por qué? Porque nadie me conocía, ¿cómo iban a confiarme su dinero?

El punto de despegue en mi carrera de looser vendedora se produjo en una tienda de antigüedades. Me encantaba aquel sitio. Entraba para curiosear, para toquetear las preciosidades restauradas, sin venderle nada a la dueña. Comencé a ir todas las tardes, a interesarme por su trabajo, por su vida…No recuerdo cuántas semanas tardó en cambiar el TPV por el de la entidad en la que yo trabajaba y en abrir un Plan de Pensiones, pero supongo que fue el mismo tiempo que en confiar en mi… Primera regla de oro en el mundo digital: No puedes vender nada antes de que te conozcan, de que confíen en ti.

Traza un plan digital

Y para finalizar, la Gran Verdad: Si no estás dispuesto a invertir tiempo o dinero – o más bien las dos cosas – en conocerte a ti y a tu audiencia, en tener conversaciones con tu público, en mantenerte al día en las Redes Sociales, lo vas a tener tremendamente complicado.

Porque esto va de tener un plan estratégico y de llevar a cabo todas las acciones tácticas que estén en tu mano para alcanzar tus objetivos de visibilidad y venta. Si no tienes tiempo para formarte porque no conoces bien el lenguaje online, o lo tuyo es escribir y punto, te recomiendo que busques a un profesional que lo haga, si de verdad estás comprometido con la difusión de tu obra.

Ser constante es otra de las reglas de oro. No vale publicar hoy 10 entradas y dejar tu mundo virtual abandonado un mes. Hay que estar siempre, sin agobios y sin estar todo el día pegado al móvil o al ordenador. Se trata de organizar tus comunicaciones, por ejemplo una vez a la semana, y utilizar herramientas de programación. Ahorrarás muchísimo tiempo y no tendrás que preocuparte de ¿qué publico hoy?… hoy no he publicado nada… ¿y mañana? De verdad, déjate de sufrimientos inútiles que no sirven para nada. Vale más que dediques 2 horas a la semana a programarlo todo y te olvides.

Dime en los comentarios si se te ocurre algún obstáculo más y cómo se puede solucionar. Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Posts relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

¿Por qué es importante ser visible en redes sociales?

Hace unos meses mientras comía con una amiga escritora, hablábamos sobre las redes sociales y la continua exposición a los medios. Me comentaba que sentía pereza y rechazo a la visibilidad social. Porque a ella lo que le gustaba era escribir, publicar y poder llegar cada vez a un público más amplio. Pero sin tener que estar siempre exhibiéndose, sin tener que airear su vida… solo pasear a sus perros y escribir. Nada más. “Quiero ser como Salinger”. Me quedé mirando el plato que compartíamos y le pregunté “¿De verdad crees que en 2019 puedes y “debes” ser como Salinger?”

No sé por qué razón el autor de “El guardián entre el centeno” intentó, después de publicar su única novela, escapar a la presión mediática y huir por todos los medios de la atención que el público le requería. «Los sentimientos de anonimato y oscuridad de un escritor constituyen la segunda propiedad más valiosa que le es concedida». Quizá esta frase le sirvió como excusa en los años ‘70 pero a día de hoy, la visibilidad y la transparencia que nos brinda internet hacen que sea imposible esta huida.

Supongo que debajo de ese rechazo a la exposición hay muchas razones ocultas. Aunque desde mi experiencia, creo que las principales son el miedo a mostrarnos, el qué dirán y el desconocimiento de cómo funcionan los medios sociales. Normal, ¿quién no ha sentido pánico al subirse a un escenario por primera vez?

Pero dejemos a un lado las razones para no mostrarnos y resolvamos las preguntas: ¿por qué es importante estar presente en las redes sociales? ¿Para qué le sirve a un escritor la visibilidad? En el vídeo te comparto cinco razones por las que creo que, si te quieres dedicar a la escritura, es mejor que sepas manejar con cierta soltura tus redes sociales.

En el vídeo te vas a encontrar con:

Razón nº 1. Cuenta tu historia

Quieras o no, van a hablar de ti, sobre todo cuando eres un escritor con cierto recorrido y visibilidad pública. Cuenta tu historia como tú quieres antes de que los demás digan lo que les de la gana.

Razón nº 2. Evita crisis de reputación

Ser dueño de tu comunicación te permite controlar las posibles crisis de reputación online que puedan surgir, los “haters” que andan sueltos, y estar preparado frente a posibles críticas tanto sobre tu trabajo como sobre ti mismo. Asúmelo, no puedes gustar a todo el mundo.

Razón nº 3. Fideliza a tus lectores

La gente quiere saber de ti, quiere conocer a la persona que está detrás de esas páginas que les han hecho vibrar, de esa novela que les ha cambiado la vida, de ese personaje que es como si fuera de su familia. Con esto no digo que haya que mostrar toooooda tu vida al detalle (o sí, tú decides hasta dónde quieres llegar) pero es importante tener un plan de contenidos organizado que equilibre la promoción (presentación del libro, encuentros literarios, charlas, reseñas…) con la vida personal y sobre todo con compartir el trabajo y las publicaciones de otros escritores.

Razón nº 4. Crea vínculos

Si solo hablas cuando tienes un libro nuevo y lo estás promocionando, la gente va a sospechar – y con razón – de que solo te interesan para venderles tu producto. Pero que no tienes nada más que decir. El diálogo con los lectores debe ser constante, desde la transparencia y la sinceridad. Al final se trata de crear relaciones, establecer vínculos aunque sean digitales.

Razón nº 5. Marca personal

Este punto da para un millón de entradas en el blog. Pero resumiendo, la marca personal es la huella que dejas en los demás. Tiene que ver con la reputación, la credibilidad, la emoción que despiertas en los otros. Promover tu imagen y tus valores a través de una comunicación constante, te permite expandirte y crear relaciones más estrechas con tus seguidores y lectores.

Ahora dale al play y dime en los comentarios si se te ocurre alguna razón más para tener presencia digital y visibilidad en redes sociales.

Posts relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.