Cuando el héroe inicia la aventura. Segunda etapa del Viaje del héroe

Cuando el héroe ya se ha lanzado a la aventura, comienza lo bueno. Las pruebas, los dragones, los obstáculos, el amor, las tentaciones, el miedo al poder, el conocimiento, los dones, el elixir de la inmortalidad…

La semana pasada te contaba la primera etapa del Viaje del héroe, cuando recibe la llamada y decide salir de su cómoda vida para enfrentarse a la aventura. Vamos ahora con la segunda etapa, la iniciación, que está formada por las 6 fases más importantes de esta estructura clásica, recurrente y tan eficaz para escribir tus novelas y/o relatos.

En este nuevo vídeo te lo cuento muy resumido.  👇👇

Las 6 fases de esta segunda etapa son:

  • Las distintas pruebas. El héroe tiene que enfrentarse a varias hazañas o tareas difíciles para vivir la transformación. Suelen presentarse en grupos de tres y el héroe fracasa en todas ellas o en alguna. Es la fase de los paisaje difusos porque el protagonista no tiene muy claro dónde se ha metido. También es el momento de resolver acertijos, enigmas, arrancar las escamas al dragón…
  • El encuentro con la diosa/el dios. El héroe o la heroína se encuentran con el amor, el sentimiento que les hace sentirse todopoderosos y ETERNOS. Una de las mayores fuerzas del universo.
  • La mujer/el hombre como tentación. El héroe/la heroína tiene que enfrentarse a tentaciones físicas, materiales, placenteras, lujuriosas…que le van a hacer abandonar por un momento su misión. No necesariamente tiene que ser un hombre o mujer, puede ser una fuerza que le haga extraviarse de su objetivo. El ejemplo clásico son los cantos de las sirenas de Ulises en la Odisea.
  • La reconciliación con el padre. El padre representa en muchas culturas la figura del gran poder sobre la vida y la muerte. Es la fase más importante de esta etapa porque el héroe se tiene que enfrentar a él y reconciliarse para madurar. Abrir los ojos al terror y al miedo para superar este poder.
  • La apoteosis. El protagonista ha llegado a un estado de conocimiento divino, de felicidad, de epifanía. Es el momento de descanso y paz antes del regreso que es la tercera parte del viaje.
  • El don final. El héroe recibe la bendición que es haber logrado la misión de su aventura. Es la recompensa al esfuerzo y su purificación. Suele ser un objeto (o estado inmaterial) trascendente: el elixir de la vida, una planta de inmortalidad, el Santo Grial…

La iniciación es la parte más larga y compleja de la estructura del héroe, la que encierra la profundidad de la trama y los conflictos principales. Revisa si tu novela o relato desarrolla estas fases en el orden cronológico.

¿Qué te ha parecido este post? Me harás muy feliz si me lo cuentas y más si lo compartes

 😃

Todo comienza con una llamada. Primera etapa del Viaje del héroe

Todo viaje tiene un punto de partida, un pistoletazo de salida que arranca la acción. Suele ser una llamada irrefrenable, una voz interna, una información desconocida, un dato que cambia la historia… algo tan potente que obliga al héroe a emprender la aventura.

En este vídeo anterior hablaba sobre los ingredientes fundamentales de la estructura clásica del “Viaje del héroe”. Y ahora comenzamos el viaje con la primera etapa, la salida del héroe. Que a su vez está formada por 5 fases que el protagonista tiene que recorrer en orden cronológico para avanzar en la trama.

En este nuevo vídeo te lo cuento en solo 3 minutitos y poco. 👇

Las 5 fases de esta primera etapa son:

  • La llamada a la aventura: el héroe recibe esa información o esa voz interior que le incita hacia lo desconocido, a salir de su vida cotidiana y enfrentarse a algo distinto.
  • El rechazo de la llamada: el héroe mira hacia otra parte y no presta atención a la llamada, no quiere traspasar su zona de confort por miedos, obligaciones, inseguridades, debilidades…
  • La ayuda sobrenatural: aparece un guía o ayudante mágico que proporcionará talismanes para proteger al héroe en su viaje y le dará pautas para aprender a enfrentarse a lo desconocido.
  • El cruce del primer umbral: el héroe deja atrás las fronteras conocidas y se aventura en lo peligroso, un mundo donde no hay reglas o al menos él/ella no las conoce.
  • El vientre de la ballena: el protagonista se separa de su mundo conocido y se compromete con su metamorfosis.

Fuertecito para ser un comienzo, no? Revisa si tu novela o relato comienza con estos pasos, con esta llamada a la acción.

¿Qué te ha parecido este post? Me harás muy feliz si me lo cuentas y más si lo compartes

 😃

Ingredientes del viaje del héroe

Una de las estructuras más clásicas, recurrentes y efectivas para avanzar en la escritura de tus novelas o relatos, es el viaje del héroe. Se trata de un patrón universal, reconocido en las grandes historias de la Humanidad, desde la tragedia griega, hasta Shakespeare, los cuentos clásicos de los hermanos Grimm, la epopeya de la “Guerra de las Galaxias” o la mayor parte de las series actuales de HBO o Netflix.

En este vídeo te cuento cuáles son los ingredientes fundamentales de este periplo que tienen que estar sí o sí presentes para que funcione la trama. 👇🎥

Espero que te sirva para reconocer en tu escritura qué elementos están, deberías añadir o trabajar más.

¿Qué te ha parecido este post? Me harás muy feliz si me lo cuentas y más si lo compartes

 😃

Vigas y columnas de tu novela. Estructura en 3 actos

La estructura de una narración son como las vigas y columnas de cualquier edificio: no se ven pero dan forma y carácter a todo el conjunto. Y sobre todo, lo sostienen. En el vídeo de esta semana me gustaría hablaros de la estructura más clásica, el esquema aristotélico de 3 actos: 1. planteamiento 2. nudo y 3. desenlace.

  1. En el planteamiento debemos introducir el incidente detonador, es decir, el suceso que lo va cambiar todo. También presentar al protagonista, el lugar de la acción y dar una idea del tema que será el foco de tu historia: libertad, amor, pérdida, infancia, vejez…
  2. En el desarrollo de una novela es donde sucede lo primordial. Donde conocemos más sobre el personaje principal y vemos cómo se enfrenta al conflicto y cómo supera los obstáculos. Recuerda que en una novela siempre, siempre, siempre tiene que haber un conflicto, un cambio. El protagonista no puede ser el mismo que al comienzo de la obra, tiene que sufrir una transformación. Esta es la clásica estructura del viaje del héroe, que ya contaré más detenidamente en otro vídeo, lo prometo 😃
  3. En el desenlace deben unirse de forma lógica todos los puntos de la historia. Incluso aunque plantees un final abierto, lo que sucede en el desenlace tiene que desprenderse de lo que ha venido ocurriendo hasta el momento. Las fuerzas del conflicto vuelven a quedar en reposo y el personaje completa su evolución. Te recomiendo que cuando empieces a escribir tu siguiente novela, escribas primero el final. Puede que luego lo cambies, no pasa nada, pero te ayudará a que tu cerebro vaya del punto A al punto B, como si fuera un GPS, llenando todos los huecos de la trama que vas a ir encontrando en el viaje/proceso de escritura.

Si escribes sagas compuestas por varias novelas, también cada una de ellas debe tener un final. Aunque la trama principal vaya a continuar desarrollándose en las sucesivas entregas, debes ponerle el punto final a alguna de las tramas secundarias que manejas para que el lector perciba esa sensación de resolución.

Además de esta estructura clásica, puedes utilizar otras formas que me guardo para contarte en otra ocasión. Y ahora, si te interesa profundizar en el punto de la estructura de las obras de ficción, te recomiendo que escuches esta charla del escritor argentino Federico Falco. A partir del minuto 24 habla sobre comienzos y finales, aunque todo el podcast merece muchísimo la pena.

¿Qué te ha parecido este post? Me harás muy feliz si me lo cuentas y más si lo compartes

 😃

 

La técnica del robo en la escritura

Te has quedado sin ideas para escribir porque cuanto más lees, más tienes la sensación de que todo está ya escrito… Esta afirmación es bastante más común de lo que crees y además te confieso que es una realidad. Ahora que estoy leyendo un libro de guión, “La semilla inmortal. Los argumentos universales en el cine”, me estoy dando cuenta de que llevamos desde la tragedia griega escribiendo lo mismo. Shakespeare reinventó los temas y a partir de ahí…toda historia sigue unos patrones universalmente reconocibles. ¿Entonces? ¿Qué hacemos si no hay nada nuevo bajo el sol?

La semana pasada en un grupo de escritores de Facebook en el que participo, una escritora que está corrigiendo su primer libro para autopublicarlo (una distopía de ciencia-ficción) comentaba que estaba a punto de llorar porque cuantas más novelas leía de su género, más descubría que muchas ideas que aparecían en su novela ya estaban de manera similar en libros con mucho éxito que no había leído antes. En este caso, mi recomendación fue…dejar de leer forever 😂😂 No, en serio, lo que le comentamos muchas personas en el grupo es que las ideas, los argumentos, las tramas, los personajes, las motivaciones…son universales pero que lo que difiere es la VISIÓN, desde dónde se cuenta y cómo se cuenta. Y eso es único e intransferible.

Dos personas podemos estar viendo una misma escena y contarla desde puntos de vista totalmente distintos. Uno se puede fijar en la luz, en los detalles y el otro en las relaciones entre los personajes, en el sonido de fondo… La literatura es una VISIÓN sobre la vida, no me cansaré de repetirlo.

Llegados a este punto entonces, lo mejor es relajarse y robar. Así de claro, robar. En el buen sentido de la palabra, ya me entiendes. Porque ¿es robar algo que ya ha sido robado? Se trata de reinventar las visiones sobre las mismas historias. ¿Y qué podemos “tomar prestado”, amigos de lo ajeno? Salvo plagiar la novela palabra por palabra, T-O-D-O lo demás:

  • Estructura. Los grandes clásicos nunca fallan. Lee a Charles Dickens (cualquiera de sus novelas) y haz un mapa del argumento. Dónde están los puntos de giro, cómo avanza y retrocede en el tiempo, dónde pone la acción y dónde la descripción… Copia los puntos del mapa y rellénalos con tu historia.
  • Comienzo. Si no sabes cómo arrancar, fíjate en un principio que te guste y cambia las palabras, donde dice “abuelo” pon “tío”, donde pone “casa de la playa”, pon “piso en el extrarradio”… Es decir, utiliza el andamio y luego rellena con tu argumento.
  • Estilo. Esto es bastante fácil de robar, dado que si te gusta un género o estás escribiendo algo similar, es probable que leas mucho de él y se te acabará “pegando” el ritmo de las frases, la musicalidad, el campo semántico…
  • Motivaciones de los personajes. Para esto Shakespeare es el rey. De hecho, la mayoría de las series actuales, son copias de los actantes del siglo XVI. Pues sí que hemos avanzado…Obviamente la sociedad ha cambiado pero nos siguen moviendo las mismas cosas: el poder, el dinero, los celos, la venganza, la traición, la mentira, el miedo, el amor…

El escritor Ronaldo Menéndez en su libro de relatos “Covers. En soledad y compañía”  utiliza esta técnica del “robo” magistralmente. Es un ejercicio de intertextualidad, de vasos comunicantes con otros escritores. Todos los cuentos son versiones y homenajes a diversos autores. Se apropia de elementos de otros cuentos o de películas, un mismo personaje, técnica narrativa, estructura…Te invito a que lo leas porque es un libro donde se aprende un montón, no solo a escribir relato corto, sino sobre otras obras literarias y cinematográficas. Porque ya lo decía el actor W.C. Fields, “Algo digno de tenerse es algo digno de robar”.

¿Se te ocurre algún punto más? Estoy segura, déjame un comentario y cuéntame. También me harás muy feliz si lo compartes. 😃

Lecciones del kitesurf que sirven para la escritura

Hace unos meses, escribí un post sobre las lecciones del deporte que sirven para escribir. Pues bien, esta semana con septiembre ya mordiéndonos los pies, me resisto a abandonar el verano. Es mi época del año favorita y disfruto muchísimo de la playa. Me encantan los deportes náuticos, ver los barcos, las velas arrastradas por el viento, los saltos en las tablas… Hace años practiqué windsurf y este verano me he dicho, ¿y si me apunto a kitesurf? Planazo, porque además de descargar adrenalina y ser un potente anti estrés, te permite por unos segundos, experimentar la sensación de volar.

El kitesurf, como la escritura, es un invento antiguo. En el siglo XII en China e Indonesia se utilizaban cometas para arrastrar pequeñas embarcaciones. En noviembre de 1903, el inventor americano Samuel Cody atravesó el Canal de la Mancha navegando con este artilugio. Pero hasta 1977 no es cuando Gijsbertus Adrianus Panhuise patenta un sistema de navegación sobre una tabla de surf arrastrada por una especie de paracaídas. Y se convierte así en el padre de este deporte.

En el sur de Cádiz se lleva practicando poco más de una década. Antes, el rey era el windsurf, pero el kite se está imponiendo porque necesita mucha menos parafernalia, los instrumentos son más fáciles de transportar, de montar y desmontar que una vela. Aunque después de varios días intentando entender el manejo de la cometa, me di cuenta de que no es tan fácil como parece – la verdad es que es dificilísimo mantenerse en equilibrio sobre la tabla y al mismo tiempo manejar la cometa 😅😅 – y aprendí varias lecciones que se pueden aplicar a la escritura.

  • Ir siempre a favor del viento. A veces nos empeñamos en escribir una historia que no fluye, que se queda atascada sin saber la razón. No intentes ir contra tu propia escritura. Si ves que la cometa no vuela, olvídate, escribe otra cosa y aparca esa historia para cuando el viento sea favorable.
  • Existe un viento protagonista y un antagonista. Como en todas las buenas historias. En la playa en la que yo he practicado, está el Poniente, el viento que viene del Oeste. Es el bueno, el que te arrastra a tierra y te hace volar rápido. Y luego está el Levante, que viene del Este y es el malo malísimo de la película. Te lleva hacia el interior del mar, es imprevisible y si te descuidas, acabas cruzando el Estrecho 😃
  • Hay horas del día con mejor viento. De esto no tenía ni idea, pero resulta que por la combinación entre las altas y las bajas presiones (y un rollo técnico que no entiendo y que prefiero llamar “la magia de la naturaleza”), cuando la tierra está más caliente, es decir, entre las 14:00 y las 16:00, el mar enfría la tierra y hace mucho más viento. Cuando la tierra se va enfriando, hacia las 18:30- 19:00, el mar ya no ejerce de compensador y el viento baja. ¿Recuerdas el primer punto? Todos tenemos horas en las que fluimos mejor y otras peor. No te guíes por consejos del tipo, escribe mejor por la mañana porque recién levantado, la cabeza blablabla…Yo por la mañana no soy capaz de juntar tres palabras seguidas y este post lo estoy escribiendo a las 12 de la noche. Elige tu hora de viento bueno.
  • La importancia de estar presente. Si cuando practicas kite estás pensando en el pasado (¿qué habría pasado si…?) o en el futuro (¿qué pasará si…?), te ahogas. Literalmente. Tienes que estar en el presente, moviéndote y alerta, disfrutando del “aquí y ahora”, y sin pensar en otra cosa que en la dirección del viento. Eso mismo ocurre con la escritura: te permite fluir en el presente y estar concentrad@ en esa tarea. Solo avanzar.
  • Hazte con un buen profesor y apúntate a un curso. Esta afirmación que parece obvia cuando practicas un deporte arriesgado por primera vez en la vida, no la solemos tener en cuenta cuando escribimos. Como todos aprendemos a escribir de niñ@s…Ya, pero la literatura es otra cosa, la ficción requiere de sus normas y su técnica. El talento que tienes hay que ponerlo a trabajar y para eso, lo mejor es buscar ayuda profesional que ponga las bases y te guíe. Uno de los principales motivos de abandono de la escritura es la soledad, demasiadas horas con un@ mism@, luchando contra un párrafo, desesperándote porque no te salen las palabras…Por eso, los talleres y escuelas de escritura cumplen un papel fundamental, no solo en la formación técnica de los autores, sino en la emocional. Juntarse con personas que tienen tus mismas inquietudes y pasiones es lo mejor que te puede pasar.  Practicar kite acompañado supone la diferencia entre la vida y la muerte, ¿y si el viento te arrastra mar adentro y estás sol@?
  • Todo es cuestión de práctica. Cada nueva habilidad que adquieres, tiene su curva de aprendizaje. Dicen que hacen falta más de 1.000 horas para convertirse en un experto en algo. Escribe, escribe, escribe, borra, borra, borra…una y otra vez. Y se te caes, lo peor que te puede pasar es que te mojes.

Ya sabes, todo es cuestión de viento, de práctica y de presente. Así que si estás empezando una novela o a la mitad o terminando o atascad@ o no sabes ni qué viento te está dando, déjame que te preste mi ayuda. Aquí tienes más información de cómo te puedo echar una mano.

“Entre los vivaces brazos del viento. Si pudiera insinuarme”, Emily Dickinson.

¿Qué te ha parecido este post? Me harás muy feliz si me lo cuentas y más si lo compartes

 😃

¿Estás a punto de terminar una novela y te entran los miedos? [Vídeo-truco para avanzar en tu escritura]

Que las cosas se acaben da miedito, ¿verdad? ¿Qué pasará después de cambiar de trabajo? ¿Qué pasará si dejo esa relación de años? ¿Qué pasará si me voy a vivir a otra ciudad, a otro país? Nos debatimos siempre entre la expectativa y el miedo. Pero recuerda siempre que detrás del miedo está la vida y que los finales son solo el principio de otro final.

Con tu novela pasa lo mismo, que cuando estás a punto de acabarla, te entra el “acojone”. ¿La leerá alguien? ¿Estará bien escrita o será un bodrio? ¿Podré publicarla? ¿Seré famosísim@ y nadaré en billetes de 500€?

Una vocecita interior empieza a sabotear tu trabajo, tu esfuerzo, tus horas delante del ordenador o del folio escribiendo y escribiendo.

¿Quieres saber cuál es esa maldita voz y cómo taparle la boca? 

Aquí tienes el quinto y último vídeo de la serie veraniega que pone punto y seguido a estos días maravillosos y deja paso a un mes de septiembre trepidante, lleno de nuevos contenidos y cursos para acabar el año. Disfruta de estos 50 segundos de truco para avanzar en tu escritura. 

Vídeo-truco

👇

Olvídate de la perfección. Primero porque no existe. Segundo porque es enemiga de la acción. Tercero porque es una excusa más para no ponerte a escribir. Sigue escribiendo, aunque te falten piezas y escenas. Ya volverás sobre ellas. O a lo mejor descubres más tarde que no hacían falta.

¿Qué te ha parecido este post? Me harás muy feliz si me lo cuentas y más si lo compartes 😃

¿Te has quedado sin ideas para tu novela? [Vídeo-truco para avanzar en tu escritura]

En el vídeo de la semana pasada hablaba del enorme problema que supone tener demasiadas buenas ideas que contar en tu novela. Pero, ¿qué pasa cuando se te agota la creatividad para las descripciones, los diálogos o las metáforas? ¿Cómo puedes recuperar la inspiración?

¿Quieres saber cuál es la fuente inagotable para incentivar tu imaginación y que nunca te falten los recursos en tu escritura?

Aquí tienes el cuarto vídeo de la serie veraniega, fresca y playera, en la que te cuento trucos en menos de un minuto para avanzar en tu escritura. 👇👇

Vídeo-truco

👇

Lee cosas parecidas a lo que estás escribiendo. Te permite asimilar el estilo de ese autor que ha escrito antes lo que tú quieres escribir. O te puede dar ideas para construir un nuevo personaje, una descripción o una subtrama. Por ejemplo, a una autora a la que estoy ayudando con su novela de género chick lit, le he recomendado que lea Sheila Levine está muerta y vive en Nueva YorkCumbres borrascosas o cualquier novela de Ingrid Noll, una divertidísima escritora alemana de novela policíaca. Porque la autora descubrió escribiendo el final de su novela, que necesitaba darle un punto más negro.

3 razones para utilizar tus Redes Sociales si quieres cambiar de trabajo o encontrar un empleo

Cuando yo empecé a trabajar hace unos años, las únicas ofertas de trabajo que existían se publicaban en las páginas color salmón de los periódicos o en los tablones de las empresas de trabajo temporal. Y la única forma que tenías de contactar con los empleadores, era enviar un curriculum impreso, meterlo en un sobre, ponerle un sello, echarlo al buzón y sentarte a esperar… No hace tantos años de esta situación (no te pienses que soy tan vieja), pero la realidad es que los procesos de contratación y los métodos de trabajo han sufrido un cambio espectacular en muy poco tiempo. ¿De quién es la culpa? Por supuesto de internet y de las Redes Sociales.

Fuentes de información para encontrar y que te encuentren

Las redes se han convertido en una de las principales fuentes de información tanto para encontrar trabajo, como para cambiar de profesión y sobre todo para que te encuentren. Porque mejor que te encuentren que buscarlo tú, ¿no? Si yo hubiera tenido la posibilidad de acercarme al director de Recursos Humanos de cualquier empresa del planeta como se puede hacer ahora a través de LinkedIn…Las Redes tienen un poder de conexión ilimitado y si todavía no lo hemos explotado al máximo es porque… tenemos miedo. Miedo a lo desconocido, miedo a no saber manejarnos en un contexto que puede volverse en nuestra contra.

Ojito porque todo queda registrado

En Twitter puedes releer mensajes que escribiste hace años. ¿Quién no conoce algunos de los casos recientes de esta red? Por ejemplo el de los tuits sacados de contexto del concejal del Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata, que le llevaron a juicio. Tres años después todo el mundo ignora que esos chistes eran parte de una conversación más larga sobre el despido de Nacho Vigalondo del periódico El País por lanzar una serie de tuits mientras estaba borracho.

El periodista Joel Mathis afirma que «Twitter es el repositorio de nuestros días más estúpidos». Y no le falta razón. También es una herramienta de venganza y de escarnio público. Incluso de causa de despido como le pasó el mes pasado a James Gunn, guionista de la saga Guardianes de la Galaxia por unos tuits de 2008 y 2009.

Los reclutadores cotillean nuestros perfiles sociales (o deberían)

Cada vez más, los reclutadores de las empresas revisan nuestras Redes Sociales antes de contratarnos. Y no solo nuestro curriculum en LinkedIn. También nuestro perfil de Twitter o nuestro muro de Facebook. A pesar de que este último lo tengas con un grado de privacidad máximo, ¿sabes lo fácil que es crear perfiles falsos y pedirte amistad para “cotillear” tu muro? Te aseguro que es una práctica más que común.

¿Quién quiere a un empleado que es un fiestero y publica sus fotos en la discoteca tomando copas? ¿O el que lanza tuits incendiarios contra la empresa que le ha despedido? ¿O el que tiene un perfil bajo en LinkedIn? ¿O el que cuelga fotos “desafortunadas” de su despedida de solter@ en Instagram? Eso pasa todos los días.

Razones por las que mantener una gestión correcta de las Redes

Pero dejemos a un lado las malas praxis y los sustos que nos puede dar el Social Media para ver el lado bueno, buenísimo, de una herramienta de comunicación fantástica que está a nuestra mano. ¿Por qué es importante estar presente en las Redes Sociales si buscas trabajo o estás pensando en cambiar de empresa?

Razón nº 1. Estar en las Redes es estar en el mundo. Como dice la frase que encabeza este post “Ahora eres lo que compartes”. Quieras o no, tu nombre ya aparece indexado en Internet en múltiples entradas. Así que lo mejor que puedes hacer es hablar tú en primera persona. Y de la mejor forma posible para que las empresas que busquen candidatos, digan “ahh vale, esta persona sabe gestionar su entorno digital y entiende el lenguaje actual”. Comparte siempre con cabeza, con responsabilidad. Aunque sean tus redes personales, recuerda no hay nada privado en las Redes. Lo único privado es lo que no publicas. Yo tengo tres temas tabúes que recomiendo no tocar nunca si no quieres problemas de malas interpretaciones y fueras de contexto: política, religión y fútbol. Tampoco suelo meterme en debates de actualidad o casos mediáticos, porque suelen ser bucles sin sentido en los que pierdes energía y amigos. Eso no quiere decir que no tengas tus ideas, pero es mejor pensarlo dos veces antes de escribirlas. ¿Esto se lo diría a esa persona a la cara, mirándola a los ojos? La respuesta suele ser no, porque probablemente ni siquiera conoces a esa persona en el mundo real.

Razón nº 2. Te permiten hacerte un “nombre”. Demuestra que eres un profesional en tu campo. Publica todas aquellas informaciones que estén relacionadas con tu sector, con tu trabajo o tu pasión. Comparte la experiencia de otros mencionándolos siempre. Y si tienes un blog o una web con un portfolio de tus trabajos o proyectos, sumarás puntos a la hora de la contratación. Ser un referente en tu nicho de mercado y tener una marca personal consolidada, te permite además colocarte en una posición ventajosa a la hora de negociar las contraprestaciones económicas. Para que no se te vaya la vida recopilando información y publicando en las Redes, es importante tener un plan de contenidos organizado que equilibre la promoción (charlas, conferencias de trabajo…) con los logros en tu empresa, y sobre todo con compartir las publicaciones de otros compañeros de profesión.

Razón nº 3. Crean vínculos. Si solo hablas de ti cuando estás buscando trabajo y contactas con los perfiles que te vienen bien en ese momento, la gente va a sospechar – y con razón – de que solo te interesan para venderles tu “moto”. Pero que no tienes nada más que decir. El diálogo con la audiencia debe ser constante, desde la transparencia y la sinceridad. Al final se trata de crear relaciones, establecer vínculos, aunque sean digitales, con las personas más heterogéneas. Cuando más atractivo te vuelvas para los que te leen y más constante seas en los mensajes, más posibilidades tendrás de que se decidan por ti como el candidato ideal entre la más que abultada oferta del mercado.

¿Se te ocurre alguna razón más por la cual estar presente en las redes sociales es un plus? Entonces cuéntamela en un comentario. 👇👇👇 

¿Tienes demasiadas buenas ideas para tu novela? [Vídeo-truco para avanzar en tu escritura]

Aunque parezca mentira, tener demasiadas buenas ideas para tu novela puede ser un grandísimo problema. Porque contar muchas cosas al mismo tiempo es igual de peligroso que no tener nada que contar.

Esta semana va el tercer vídeo de la serie veraniega, ligerita pero contundente (como un salmorejo con su jamón y su huevo 🤤), en la que te cuento trucos en un minuto  para avanzar en tu escritura. 

Los faros en la costa sirven para que los barcos no se estrellen contra las rocas. En la escritura, metafóricamente hablando, también necesitamos un faro, una luz que nos guíe para no naufragar. ¿Quieres saber cuál es? 👇👇

Vídeo-truco

👇

Párate y piensa sobre qué estás escribiendo. Ocurre con bastante frecuencia que empezamos a escribir con un tema en mente, voy a hablar de la dependencia emocional de las mujeres, o del paso del tiempo, o de la esclavitud en el sur de EEUU, pero en el fondo no tenemos muy claro qué queremos contar. El tema es fundamental en cualquier relato, es el foco de la narración. Intenta que sea lo más concreto posible, que aunque haya temas secundarios, el principal siempre sirva de guía. Si estás dando bandazos a la historia, es muy probable que no tengas claro el tema. No pasa nada, párate e intenta escribir en una frase de qué va tu novela. Como si fuera un titular de prensa o un tuit.

 ¿Qué te ha parecido este post? Me harás muy feliz si me lo cuentas y más si lo compartes 😃