5 pautas para mejorar rápido tu escritura

Tanto si escribes relato corto como novela, necesitas unas claves para no desistir en el intento. Porque seguro que tienes empezados un montón de cuentos o muchas ideas para novelas guardadas en un archivo, pero no has puesto el punto final a nada de nada. Así que en el vídeo de esta semana te comparto las 5 pautas para mejorar rápido tu escritura. Son trucos sencillos y aplicables a tu día a día en el proceso de escribir:

  1. Ponte un plazo y comprométete públicamente. Para cualquier proyecto u objetivo que quieras emprender en la vida, lo mejor es que le pongas una fecha límite. Porque si no, lo vas dejando, lo vas dejando, para cuando los niños sean mayores, para cuando te jubiles… Y créeme, seguro que tienes mil cosas más que hacer en tu día a día antes que escribir. Así que no procrastines y pon un plazo realista con tu estilo de vida. Además, cuéntaselo a tus familiares, amigos, pareja, perro, gato… de tal forma que te comprometa con ellos a tener tu relato o tu novela escritos en el plazo que te has marcado.
  2. Escribe todos los días. Aunque solo sea un cuarto de hora nada más, al levantarte o al acostarte. Aunque escribas una frase y borres dos. Pero escribir cada día es la única acción que te permite crear el hábito. Si puedes escribir cuatro horas el fin de semana, fantástico. Pero el resto de la semana, escribe TODOS los días.
  3. Empieza por el final. Cuando tengas el capítulo primero (o el comienzo de tu relato) escribe el final. Quizá luego lo cambies cientos de veces. Pero saber desde el principio a dónde quieres llegar, es muy motivador y aspiracional. El proceso de escritura funciona como un GPS: pones las coordenadas del punto de salida y las del punto de llegada. Da igual el camino por el cual llegues. Pero si no sabes dónde quieres llegar, es difícil que llegues a ninguna parte.
  4. Céntrate en un tema. Si tu novela o tu relato tiene varios temas, solo conseguirás desenfocarte y que la escritura vaya dando tumbos. Una novela, un tema. Un relato, un tema. Luego puede haber temas secundarios que corran paralelos al principal. Pero habla solo de una cosa. Y si tienes más cosas que contar, escribe otras historias.
  5. Lee, lee y lee. «Siempre imaginé el paraíso como una especie de biblioteca», decía J.L. Borges. Y sí, la lectura es un paraíso que te permite contrastar tu visión con la de otros/as escritores/as. Ver cómo ellos/as han tratado el tema o el género que tú estás escribiendo. Leer cómo han resuelto una escena, un diálogo o una ambientación que a ti te genera dudas. Tanto si estás bloqueado en la escritura como si no, consulta todos los libros que puedas.

Ahora dale al play y amplia el detalle de las 5 pautas para mejorar rápido tu escritura. Si se te ocurren más pautas que tú utilices, por favor compártelas en los comentarios:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas

que le puede interesar.

¿Cómo recuperar la motivación para escribir?

La escritura no podemos separarla de nuestra vida personal y profesional. A veces, sufrimos crisis fuertes, momentos de evolución provocados por fallecimientos, separaciones, rupturas emocionales, cambios de trabajo, etc, que afectan a nuestra escritura. Podemos estar meses o quizá años sin escribir. ¿Cómo recuperar la motivación para escribir? ¿Cómo retomar el hábito después de ese tiempo de crisis? En este vídeo te comparto las razones por las cuales se pueden producir las crisis y te cuento una historia muy personal. También te doy tres consejos para retomar el hábito de escribir después de ese tiempo de cambio:

  1. Apúntate a un taller/curso de escritura. Relacionarte con otras personas que tienen tu misma pasión por la escritura y la literatura es muy motivador. Compartir semanalmente con los demás tus textos es la mejor forma para recuperar el hábito de escribir.
  2. Date el permiso de no escribir. Concédete un tiempo para no escribir nada que tenga un desarrollo, nudo y desenlace. Date el gustazo de escribir títulos, frases sueltas o incluso nada. Si la escritura es algo que te surge de dentro, volverás a recuperarla tarde o temprano. Todo lo que es tuyo, vuelve a ti.
  3. Indaga en la emoción que te ha provocado esa crisis. Y escribe sin ninguna pretensión lo que te salga, los sentimientos que te asalten sin orden ni lógica. Cuando tengas algo más claro y pasado un tiempo, para que esas emociones maceren, ya podrás darle una estructura de ficción y convertirlo, por ejemplo, en un relato.

Ahora dale al play y amplia el detalle de cada consejo para saber cómo recuperar la motivación para escribir después de una crisis de escritura. Si se te ocurren más trucos que tú utilices, por favor compártelos en los comentarios:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas

que le puede interesar.

¿Cuál es el truco para escribir si no te sientes inspirado?

Estar tocado por la musas… Seguro que has escuchado alguna vez esta frase. Aunque yo no creo demasiado en estas divinidades inspiradoras de las Artes (soy más de la opinión de que «la inspiración te pille trabajando») hay momentos en los que estás más bajo de energía y no surge la chispa. Te sientes bloqueado, no sabes cómo continuar ese relato o ese capítulo de tu novela… ¿Cuál es el truco para escribir si no te sientes inspirado?

Realmente este post debería haberlo titulado en plural porque en el vídeo te cuento, no solo uno, sino cuatro trucos. Pero me voy a reservar el último 😉 Así que aquí van tres trucos +1 en el vídeo que te advierto que es el que más me ayuda:

  1. Cambia de actividad. Haz cualquier otra cosa que no tenga nada que ver con la escritura, sobre todo que implique movimiento y actividad física. Sal a la calle, date un paseo, corre, ve al gimnasio, móntate en el autobús, visita un museo… Mientras estás movimiento, tu cerebro trabaja en un segundo plano, resolviendo el bloqueo que tienes al escribir. A mí me ayuda mucho correr. Además mientras corro voy fijándome en el paisaje, la gente, los edificios, escuchando música o los sonidos de la ciudad, del campo… La vista y los demás sentidos se estimulan y eso enciende la creatividad.
  2. Haz listados. Vale, este truco me sirve a mí que soy bastante organizada y suelo hacer listas para todo. La idea es la misma que el anterior truco: darle a tu cerebro una distracción para que trabaje en segundo plano. Y además, es un truco muy útil y motivador, porque puedes hacer listados de temas para posibles relatos, de títulos, de series o películas que quieres ver, o incluso la lista de la compra.
  3. Lee en papel. No vale brujulear por Internet o las Redes Sociales. Coge un libro de alguna temática o género que se asemeje a lo que estás escribiendo y lee cómo ese autor/a ha resuelto el bloqueo que tú tienes. Comprobar que otros se han enfrentado a los mismos problemas que tú tienes, ayuda bastante a relativizar nuestros «dramas» y a tomar distancia sobre lo que estamos escribiendo. Y no te fuerces, ya encontrarás la manera de resolver esa escena o ese capítulo.

Ahora dale al play y conoce cuál es el cuarto truco para escribir si no te sientes inspirado. Si se te ocurren más trucos que tú utilices, por favor compártelos en los comentarios:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas

que le puede interesar.

¿Cuáles son tus excusas para no escribir?

Los que escribimos, tenemos tremendas ganas de sentarnos a escribir, de sacar adelante esa novela que nos obsesiona, de terminarla y enseñársela al mundo para que la lea. Pero hay una parte de nuestra mente que siempre encuentra alguna razón por la que todo esto suena fenomenal, pero luego dice: «esto no es para mí, es muy difícil y en mi caso, imposible». La realidad es que nos ponemos mil excusas para no sentarnos a escribir. Esas excusas esconden miedos que debemos vencer.  ¿Cuáles son tus excusas para no escribir?

En este vídeo te comparto las cuatro excusas clásicas que me ponen las personas que contactan conmigo y a las que ayudo en el proceso de escritura. Cada una de ellas encierra un miedo que afrontar. Si conoces la excusa, conocerás tu miedo y al revés. ¿Quieres saber qué miedos esconden y cómo superarlos?

  1. No tengo tiempo. O también «Ahora no es mi momento». Esta excusa, que me encanta, porque una de las obsesiones de mi vida es el tiempo, esconde el miedo clásico de enfrentarnos a la página en blanco o a ese capítulo de la novela que se me ha atascado o a esa escena del relato que no sé continuar. Es el miedo al bloqueo que intentamos racionalizar dedicándonos a otras cosas: a limpiar la casa, fregar los cacharros, sacar al perro, «inspirarnos» en las redes sociales… Todo sea por procrastinar y no poner acción. Se supera organizando el tiempo en fracciones pequeñas, por ejemplo, dedicar solo media hora al día concentrada, o varias horas el fin de semana. Solo a ESCRIBIR.
  2. No tengo dinero para seguir formándome. Esta excusa encierra el miedo a no estar a la altura, a no dar la talla como escritor/a y sentir la necesidad de formarse hasta el vómito. Es cierto que hay que formarse, aprender técnicas y hábitos de escritura, apuntarse a un taller para compartir con tus compañeros la pasión por la escritura y enseñarles tus textos. Pero hay mil recursos gratuitos en internet y un montón de formaciones con unos precios más que asequibles. No hace falta que inviertas un pastón.
  3. Mi círculo familiar o mi pareja o mis amigos no me apoya. Este razonamiento mentiroso esconde el miedo a la no aceptación social. Estamos necesitados de reconocimiento social aunque no sea de forma consciente. Frases como «los escritores se mueren de hambre», «no me dedicas el tiempo necesario o toda la atención que requiero porque estás con tus tonterías de escribir», «haz algo útil y déjate de juntar palabras»… que en ocasiones nos dicen nuestros familiares y amigos, probablemente para protegerse de sus propios miedos, pueden hacer que dejemos la escritura. La realidad es que tendrás que enfrentarte a esa conversación incómoda con tu pareja o familiares y decirles que te apoyen o no, vas a seguir escribiendo porque es lo que quieres hacer. No necesitas el reconocimiento social para desarrollar tu pasión.
  4. No pasa nada si no escribo. Esta es la excusa más peligrosa, intentar autoconvencerte de que no pasa nada si no escribes. «Si tengo un trabajo que me encanta, una familia maravillosa…¿para qué me voy a complicar la vida?». Esta razón esconde el miedo a no brillar, a no destacar, a no ser «un bicho raro». Es la excusa del conformista y del mediocre, por eso me parece la más peligrosa de todas, no solo para la escritura sino para la vida en general. Estoy convencida de que al final de tu vida solo te arrepentirás de lo que no has hecho. Y solo hay una manera de saber lo que te gusta hacer en la vida: deja de hacerlo por un tiempo. Si no puedes dejar de hacerlo, escribirás toda la vida por mucho que te autoengañes con la frase «no pasa nada si no escribo». Hazte un favor, no te conformes.

Ahora dale al play para conocer más en profundidad cuáles son tus excusas para no escribir, qué miedo esconde cada excusa y cómo afrontarlo. Si se te ocurre alguna excusa más, por muy peregrina o loca que te parezca, por favor compártela en los comentarios:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

Contenidos relacionados:

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas

que le puede interesar.