Convierte tus historias personales en universales

¿Quieres saber cómo transformar tus historias personales en literatura? ¿Cómo convertir lo que te ocurre en tu día a día en ficción?

Estas preguntas sobre la universalidad de las historias surgen a raíz de dos reflexiones:

  • La primera está relacionada con mi trabajo. Como lectora profesional, leo muchos manuscritos que llevan la etiqueta de «autoficción». Parece ser un género que está muy de moda. Y me pregunto: ¿todos los que escribimos nos autoficcionamos? ¿Escribimos basándonos en nuestras historias personales? ¿En lo que nos ocurre entre levantarnos de la cama y acostarnos? La respuesta es SÍ. Todos escribimos de lo que conocemos, incluso los escritores de género fantástico o de ciencia-ficción.
  • La segunda tiene que ver con una novela que estoy leyendo: «La pasión» de Jeanette Winterson. El epígrafe que encabeza el libro dice:

«Navegando con furia te alejaste del hogar paterno, fuiste más allá de los escollos del mar y ahora habitas un país extranjero», «Medea».

Y estas reflexiones me llevan a pensar sobre el poder que tienen los textos para tocarnos el alma. Para resonarnos, del latín re-sonare: volver a sonar, sonar mucho. Esta frase la escribió el griego Eurípides (431 c.C.) en su tragedia «Medea», un texto formidable con una protagonista sabia, fuerte, hábil, luchadora, respetada y temida por todos. Y me planteo cómo estas palabras me tocan a mí después de tantos siglos, cómo me dice tantas cosas algo escrito en ese tiempo y en ese lugar tan ajenos a mí.

La literatura son vasos comunicantes

Porque la literatura son las vidas personales que se tejen unas a otras. Se convierten en universales y llegan a nosotros a través del tiempo y el espacio. Pero, ¿qué hace que esa colección de anécdotas personales sean algo más que un relato pormenorizado de lo que hago en mi día a día sin trascendencia? Para convertir el relato personal en universal hacen falta tres pilares:

  1. La emoción: es aquello que engancha y empatiza con el lector.
  2. El conflicto: sin descenso a los infiernos, ruptura y cambio no hay literatura.
  3. El momento epifánico: el punto de inflexión en el que el protagonista se da cuenta de una revelación, de un aprendizaje clave para evolucionar y convertirse en otra persona.

Y ahora, dale al play y dime en los comentarios si crees que hay algún punto más que permita que un relato se convierta en universal.

Vídeo relacionado:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

Cómo terminar las historias empezadas sin acabar

¿Tienes un montón de historias empezadas pero ninguna está terminada? ¿Mil ideas anotadas pero no sabes cómo desarrollarlas hasta llegar al punto final? La semana pasada recibí una consulta a través de un formulario de la web. Era una chica llamada Elienai que me comentaba lo siguiente:

«Mi problema es que he tenido varias ideas para escribir pero no sé cómo desarrollarlas bien. Tengo el tiempo para escribir y la voluntad para ponerle dedicación. Pero no encuentro la forma de desarrollar una idea bien hasta terminarla. Tengo varias historias empezadas pero ninguna está terminada. Espero que me puedas ayudar».

A raíz de esta cuestión me puse a reflexionar sobre la cantidad de comienzos de relatos, escenas de novelas, ideas para personajes… que tengo almacenadas en el ordenador y sin haber llegado a la palabra «FIN». Escribimos enormes cantidades de palabras que luego no somos capaces de desarrollar hasta el desenlace por tres razones fundamentales. En el vídeo te explico las causas punto por punto pero te adelanto que son las siguientes:

  1. Empezamos a escribir un primer párrafo glorioso o una frase que va a ser la cumbre de la literatura universal, pero no hemos pensado cómo va a terminar, dónde va a estar el protagonista, qué emociones/sensaciones/sentimientos quieres que la historia deje en el lector.
  2. Tenemos miedo a no ser perfectos, a esa voz que nos juzga y nos dice que no escribimos bien, que no merece la pena seguir escribiendo, que esto es una basura… La perfección no existe y para llegar a ser Alice Munro, Cortázar o García Márquez, hay que echarle horas y horas de trabajo. El músculo de la escritura solo se desarrolla escribiendo y escribiendo.
  3. Nos faltan herramientas y técnicas de escritura. Todos sabemos leer y escribir porque nos enseñan de niños. Pero escribir ficción requiere de una serie de habilidades que solo se aprenden en talleres o cursos de escritura. Es importante estar siempre en continuo aprendizaje y, sobre todo, compartir tus textos con compañeros escritor@s para que otros puntos de vista te ayuden a mejorar.

Dale al play y dime en los comentarios en cuál de las tres razones crees que te encuentras tú para no poder terminar tus historias.

Otros vídeos relacionados:

Espero que este vídeo te sirva de utilidad y muchísimas gracias por verlo.

}

Si te ha gustado, me harás muy feliz compartiéndolo con quien creas que le puede interesar.

Claves para mantener la relación de amor con tu escritura [Contiene escenas amorosas]

Creo que este es el post más personal que he escrito hasta ahora. Y es que mañana es San Valentín. Aunque no soy muy partidaria de este tipo de celebraciones (que me parecen consumistas y artificiales), tengo que confesarte que en esta ocasión quiero celebrarlo. Porque estoy enamorada. Sí, ya lo he dicho, ya está. Vale, estarás pensando, <<«¿y a mí qué?» «Yo soy más de San Solterín». «¿Esto no era un blog de escritura?» «¿Qué tiene que ver esto con escribir?»…>>

Pues tiene que ver T-O-D-O. Porque no he terminado lo que te estaba contando… Soy de esas personas que creen que hay que ponerle amor a todo lo que se hace en la vida. Que prefiere morir de pasión que de aburrimiento, como decía Zola. Y te confieso que estoy tremendamente enamorada de mi trabajo, de poder ayudar a las personas que tienen una historia que contar y necesitan que el mundo la lea. Después de este año trabajando con diferentes escritor@s, me he dado cuenta de que tod@s ell@s tienen tres cosas en común, que les convierte en grandes apasionados de su escritura. Vamos a llamarlas: claves para mantener y llevar a buen puerto su historia de amor con la escritura.

Pero antes, otra confesión

Yo no siempre he amado lo que hacía [esta es la parte personal del post, así que si no te interesa, puedes saltártela e ir directamente a las claves]. Durante 17 años trabajé en un banco. ¡¡Sí!! Yo también me sorprendo aún cuando lo menciono. Aunque te digo la verdad, no me disgustaba lo que hacía. Me dediqué primero a desarrollar campañas de marketing enfocadas a segmentos. Más tarde gestioné los contenidos digitales y las redes sociales de atención a clientes. Y dirás, pues parece un trabajo chulo. ¡Y lo era! Pero tenía un problema: era desapasionado, no sentía nada por él. Era como una relación de años que ha caído en la rutina y el aburrimiento. No resonaba conmigo, no era mi vocación. Yo necesitaba pasión, aventura, riesgo… sentir que estaba vida. No sé si me estoy explicando.

Y entonces sucedió el milagro…que si te interesa puedes leer en mi historia para no alargarme más. El caso es que a partir de entonces me embarqué en este viaje de no retorno: ayudar a escritoras y escritores a desatar todo el poder de la palabra. ¿Cómo? Leyendo y mejorando sus manuscritos, acompañándoles en el proceso de escritura de su libro o visibilizando y promocionando su obra en redes sociales.

Claves para mantener tu amor por la escritura

Y como te comentaba más arriba, he descubierto tres claves, tres puntos fuertes que tod@s tienen en común para mantener su compromiso con la escritura y que te comparto:

  1. Regar la plantita. O llámalo «mantener viva la llama de amor» aunque suene un poco más ñoño. Igual que con tu pareja, hay que estar pendiente de la relación, de trabajarla con constancia todos los días. Hay que regar a base de bien tu ficus cada mañana…tú ya me entiendes. La escritura es una amante generosa pero también exigente. Exige perseverancia, trabajo, paciencia, tesón, firmeza y grandes dosis de amor. En otras palabras, la escritura es escribir, escribir, escribir, todos los días, aunque sean tres párrafos, dos frases, un título. ESCRIBIR.
  2. Poner todos los sentidos en la relación. Si vas enrollándote por ahí con otr@s, es probable que tu relación de pareja no sea tan fuerte como crees. En la escritura pasa lo mismo, si no sientes algo que te corroe por dentro, una obsesión alimaña como la llamaba Cortázar, si puedes dejar de escribir… haz punto de cruz o pinta naturalezas muertas. Pero si estás «hasta las trancas» por ponerte a contar esa historia que llevas dentro, entonces no hagas otra cosa, enfócate en poner todos tus sentidos en escribir. Lleva siempre un cuaderno o toma notas de voz para recordar esa frase genial que se te ha ocurrido, apunta rasgos de tus personajes y posibles argumentos… En este vídeo amplío el concepto de la atención y la curiosidad en literatura.
  3. Dejarse llevar. A veces nos exigimos demasiado a nosotros mismos y a nuestra pareja. Queremos que todo sea perfecto, que nuestro amante nos dedique su tiempo al máximo, que no la cague, que vayamos perfectamente vestidos y por favor, que no se tire pedos (y que no se me escape ninguno, upss!). Ya, ya, pero la realidad es que hay momentos en la vida que es mejor dejarse llevar, confiar en la improvisación, la espontaneidad, la falta de planificación. En escritura, el concepto «flow» (fluir) es uno de los más poderosos: dejarse arrastrar por la voz de los personajes de un cuento o de una novela es pura magia. Fluye mientras escribes y luego ya corregirás o podrás pedir la opinión de un lector profesional.

Así que trata a tu escritura como a tu relación de pareja: mantenla bien regada, enfócate en ella y flow. ¿Te has quedado con ganas de más? En este post tienes más claves para volver a enamorarte de la escritura si estás en esa etapa de lo dejo o no lo dejo…

*Bonus track: escenas amorosas*

Vuelve al título de este post…¿Dónde están las escenas amorosas? Vale, lo prometido es deuda. Toda novela o relato que se precie tiene que tener algún momento amoroso. Puede que sea explícito, sutil, atormentado, dulce, aludido… Aquí van cinco de mis novelas favoritas con escenas de amor/pasión/sexo para enmarcar. Te recomiendo que las leas (no vale haber visto la película) para «copiar» y fabricar tus propios capítulos de love love love.

  • «Cumbres borrascosas», Emily Brönte. Pufff, ¡¡madre mía!! Ese amor atormentado entre Heathcliff y Catherine, que perdura más allá de la muerte, esos personajes al borde la locura, ese ambiente del más puro romanticismo… Sin olvidar esa estructura portentosa y desconcertante. Todo un clásico.
  • «El amante», Marguerite Duras. Acabo de releerla para tomar notas sobre la frialdad con que la protagonista habla de su relación con el chino rico y las escenas de sexo despojadas de amor pero impregnadas de sensualidad. Resulta dura y a la vez tiene un barniz de ternura que deja huella.
  • «Memorias de África», Isak Dinesen. La baronesa nos regaló esta señora novela, contando su propia historia de amor, épica, colonial y aventurera encarnada en ese cazador profesional, que siempre recordaremos con la cara de Robert Redford. «Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas Ngong»… Muero de amor.

Vale, los hombres también escriben grandísimas historias de esas que se te caen la baba:

  • «Madame Bovary», Gustave Flaubert. Este señor en el siglo XIX se marcó una de las escenas de sexo más calientes y a la vez más sutiles de la historia de la literatura. Emma Bovary y su amante León Dupuis tienen una larga sesión de «dámelo todo, papito» mientras su carruaje da vueltas por la ciudad de Rouen. La escena, narrada desde el punto de vista del cochero, es una obra maestra de la alusión. He tenido ganas de plagiarla en más de una ocasión. Solo en un instante se ve una parte del cuerpo de los amantes: cuando la mano desenguantada de Emma aparece detrás de las cortinas. ¡¡Por favor!!
  • «Los puentes de Madison», Robert James Waller. Vale, todo el mundo recuerda la película pero ni idea de quién la escribió, ¿verdad? Yo creo que la fuerza y la credibilidad de esta historia, paradigma clásico del amor imposible, solo puede surgir de una pasión real. ¿Se enamoró locamente de una mujer casada, señor Waller? En cualquier caso, nos da igual que fuera verdad o no. Lo importante de esta novela es el ambiente, cómo las variaciones climatológicas se mezclan con los estados de ánimo de Francesca y Robert. La sensualidad del calor, la melancolía de la lluvia… Bien, solo pido que si hay un remake de la película, el exótico fotógrafo del National Geographic no sea interpretado de nuevo por Clint Eastwood.

Espero que aunque seas más de San Solterín, estas novelas te vuelvan loc@ de amor.

}

¿Más historias de love del bueno? Te invito a que las escribas en un comentario. Y si te ha gustado este post, me harás muy feliz si lo compartes.

Narrador en primera persona

¿Sabes que el narrador en primera persona es el que más atrae la atención de los lectores? El personaje que narra en primera se hace real y se cuela rápido en la mente del lector. Es el más creíble porque se convierte en una voz, en una persona que le habla directamente. También es uno de los más difíciles de manejar. En este post hablaba sobre la omnisciencia del narrador en tercera que actúa como un dios caprichoso que lo sabe todo de la historia. En cambio, la primera persona es todo lo contrario. Muy utilizado en la literatura actual, se trata de un personaje principal de la historia hablando de sí mismo como eje de la narración. Es importante que tengas en cuenta una serie de requisitos para que sea creíble y atrape la atención:

  1. Tendrás que tener muy en cuenta qué información puede o no puede manejar tu protagonista en primera. Porque no puede saber lo que piensan el resto de los personajes, lo que han hecho o lo que sienten, a no ser que ellos se lo hayan contado explícitamente. Solo puede imaginar lo que ha pasado o lo que siente el otro personaje. No es posible que tenga el don de la ubicuidad (o a lo mejor tiene superpoderes…), luego no podrá estar en todas partes y solo podrá contar desde su punto de vista lo que le ha pasado directamente. Es importante que juegues con la retención de la información. Mantener la tensión, tratando de revelar la información a medida que el personaje la va averiguando.
  2. Tu personaje en primera tiene que hablar como el personaje. Según la historia que quieras contar y el efecto que quieras conseguir en el lector (empatía, rechazo, complicidad, admiración…), así debes construir a este personaje narrador. Tiene que tener una forma de expresarse concreta, de acuerdo con su carácter, su edad, su procedencia, su estrato social, su formación, etc…
  3. La voz del autor no es la voz del narrador en primera. Tiene un punto de vista de los hechos limitado y subjetivo. El lector vivirá la historia a través de sus ojos, opiniones, pensamientos y emociones. Pero tiene que tener vida propia y coherencia, no ser el punto de vista del autor. Ojo, que muchas veces puede confundirse.
  4. El narrador en primera persona suele narrar su historia en tiempo pasado. Esa distancia temporal le permite tener todos los datos de los acontecimientos que cuenta. La historia ya ha finalizado y el narrador sabe todo lo que ha pasado. A veces, esa distancia se come parte de la tensión de la narración. Y si se trata de una novela de acción o suspense, el lector sabe que el narrador ha sobrevivido a todo lo narrado porque lo está contando. En este último caso, para mantener la tensión puedes hacer tres cosas:
    • Usar el tiempo presente en la narración, aunque resulte chocante y difícil de construir.
    • Hacer que el narrador deje su historia escrita (en primera persona) y sea una segunda persona quien la lea. Así, hasta el final no se sabe si el manuscrito se interrumpe porque algo le sucedió al escritor/personaje en primera que le impidiera concluirlo.
    • O puedes hacer que tu narrador no corra riesgo de muerte. Puede haber otras cosas importantes que estén en peligro: la vida de un ser querido, su estabilidad mental, su libertad…

Hay miles de ejemplos de novelas actuales contadas por un narrador en primera, por ejemplo «Funes, el memorioso» de Borges; “Viaje de Gulliver a Liliput” de Jonathan Swift, «El guardián entre el centeno» de J.D. Salinger;…

Es un narrador empleado con frecuencia en la novela negra. También se utiliza en otros géneros como el epistolar, el diario íntimo, la biografía, el monólogo interior… Uno de los ejemplos clásicos de utilización de múltiples narradores en primera (y mi favorito) es «Drácula» de Bram Stoker. Si no la has leído (no vale haber visto la película :-), no sé a qué esperas.

}

Si se te ocurren ejemplos de historias contadas en primera persona, te ha gustado este post o las dos cosas, me harás muy feliz si me dejas un comentario y más si lo compartes.